El Cádiz CF B ha conseguido el ascenso a Tercera División.
El Cádiz CF B ha conseguido el ascenso a Tercera División.

Cádiz CF

El filial del futuro ya está en marcha

Asentar al Cádiz CF B en Tercera División, primer capítulo de un proyecto de cantera que solo acaba de empezar

Por  17:10 h.

El titular no es del todo correcto, pero suena a actual y tiene más fuerza, porque en realidad sería más justo decir que el filial se puso en marcha el verano pasado, justo en el momento en que a Juan Carlos Cordero, director deportivo del Cádiz CF, piensa en Baldomero Hermoso ‘Mere’ para ponerlo en frente del Cádiz CF B.

La mano derecha de Quique Pina lo cuenta así. “Fue la primera decisión que tomamos. Recuerdo que estábamos en Mijas, en la concentración del primer equipo de Cervera, y lo llamo desde allí (a Mere) para un primera toma de contacto”. Así empezó todo.

Lo primero que se hizo, una vez que no se pudo lograr el ascenso a Tercera, fue comunicarle a Fernando Niño que no iba a seguir al frente del filial tras dos temporadas en las que descendió al equipo y no pudo ascenderlo.

Cuando al responsable deportivo se le pregunta sobre cuáles son los objetivos y las ideas que tiene el club para con su filial, Cordero se muestra tan claro como el primer día en su presentación. “Lo primero que dijimos es la permanencia del primer equipo en Segunda y el ascenso, sí o sí, del filial. Se ha conseguido ambas cosas y ahora tenemos tiempo suficiente para planificar bien la temporada del Cádiz CF B”.

De entrada, “tener al filial, como mínimo en Tercera, es fundamental para la formación de profesionales”, destaca por encima de todo Cordero.

Lo primero para dar forma al proyecto, mejor dicho, para seguir dándole forma, es la continuidad de Mere al frente del banquillo. Para ello, la semana próxima Cordero y el entrenador portuense se sentarán para dar oficialidad a la continuidad de uno de los artífices del ascenso a Tercera. Una vez atado el técnico, se comenzará a planificar una plantilla que estará compuesta en buena medida por los mismos jugadores que han conseguido el reciente éxito.

Para los rectores deportivos del Cádiz CF, Mere ha sido, es y será fundamental en el proyecto de cantera. Tanto Cordero como Pina conocían al técnico portuense de verlo al frente del Algeciras, al que ascendió a Segunda B y no pudo mantener por poco, y no tuvieron duda en darles las riendas del Cádiz CF B. Ni la tuvieron ni las tienen. Algo que les enamora de Mere es su forma de trabajar, su metodología y su preparado cuerpo técnico con el que cuenta. “No se les va ningún detalle”, afirma Cordero, un hombre hecho al fútbol actual donde todo está estudiado y nada se deja a la improvisación. De igual forma, el club agradece la apuesta del entrenador, que quiso bajar una categoría con tal de embarcarse en el proyecto de cantera que el Cádiz CF de Pina le presentaba. “Ese empujón que nos ha dado Mere y ese hambre que traía ha sido clave”.

Y si ya eran buenas las referencias que tenían para su elección, mejores se han hecho después de un año trabajando codo con codo. “Controla el día a día y, para lo meticuloso que soy yo, me ha dado una confianza tremenda jornada tras jornada. Sin duda, Mere ha sido el golpe de efecto que necesitaba el filial para conseguir el ascenso. Si a todo esto le sumamos el ADN cadista que tiene metido en vena, nos sale el entrenador perfecto que queríamos tener”, sostiene Cordero sobre el exfutbolista del Cádiz CF y actual entrenador de su filial.

Pero como todo en el fútbol, no ha sido sencillo el ascenso. De hecho, hubo semanas en las que el Cádiz CF B cosechó malos resultados y por un momento el colchón de puntos se veía reducidos a pocos hasta temer que ocurriera como pasó el año pasado en el que el equipo de Niño se fue desinflando tanto que se quedó sin el premio del ascenso. Pues bien, en esa situación también Mere “mantuvo la confianza en sus jugadores y nos la transmitió a nosotros”, asegura el director deportivo, que no olvida “las bajas por lesión que tuvimos y el buen funcionamiento que dio los fichajes de invierno” como Weiss.

Los elogios de Cordero no se centran exclusivamente en Mere, también en el “amor propio de una plantilla que ha demostrado mucha rabia por no ascender el año pasado y querer conseguirlo por todos los medios este”, atestigua Cordero, que destaca “la continuidad que se le dio a la plantilla, unida a la llegada de algunos fichajes que incrementasen el potencial del equipo”.

El futuro

El Cádiz CF B ha vuelto a su sitio, del que nunca tuvo que salir y del que sus nuevos rectores no quiere que salga salvo si es a mejor. Pero quietos, todos. La paciencia y la prudencia serán las señas de un filial que “no tendrá prisas por salir de Tercera”, promete Cordero, que quiere para el filial lo mismo que para el primer equipo. Y eso no es otra cosa que consolidarse en la categoría y si, a fuerza de saber competir, se puede ascender a Segunda B, pues miel sobre hojuelas. Pero se repite, por activa y por pasiva, que ahora mismo el objetivo no es otro que mantenerse en Tercera bajo todos las circunstancias.

Para empezar, “los ascensos son muy difíciles; da igual la categoría”, indica. Así que el camino del Cádiz CF B no es otro que “asentarse en Tercera mientras se van renovando, como se está haciendo, a jugadores y estabilizarse en la categoría. A partir de ahí, competir lo más dignamente posible con un equipo que no será nuevo porque mantendrá la base del que lleva siendo los dos últimos años”.

Recalca Cordero que este año, a diferencia de otros, “se puede aprovechar el tiempo desde ya para planificar la temporada del Cádiz CF B gracias a que el primer equipo ha conseguido consolidarse bien y no tener tantas urgencias” llegados al mes de junio.

La idea del club sigue siendo la de que la gran mayoría del filial esté compuesto por jugadores en propiedad y que no obligatoriamente deban tener una edad entre 17 y 21 años. En este aspecto, las cosas están muy claras. “Seguro que traeremos a tres jugadores por encima de la media -que está en 20 años- para darle a cada línea del equipo mayo empaque. Por supuesto que seguiremos cuidando a los jugadores que nos han subido y que seguirán siendo la columna vertebral del filial, pero en Tercera también tiraremos de jugadores expertos que nos den más potencial y que digan ‘aquí estoy yo’ en los campos difíciles que nos encontremos.