Abdoulaye Fall, en un partido con el UCAM Murcia de esta temporada.
Abdoulaye Fall, en un partido con el UCAM Murcia de esta temporada.

Cádiz CF

Fall: “Calderón contaba conmigo, pero los de arriba no”

El actual jugador del UCAM agradece al Cádiz CF "lo mucho" que aprendió en su año y medio de amarillo

Por  18:29 h.

En el momento de la llamada (jueves; 20.00 horas) de Canal Amarillo a Abdoulaye Fall, el jugador senegalés del UCAM se encuentra en su domicilio jugando a la Play Station junto a su compañero de equipo, el portero suplente Buba. Al ex del Cádiz CF, le tiran los colores y no tiene reparo en decir que juega a los mandos del FC Barcelona, el equipo grande con el que simpatiza. Encantado de recibir una llamada de un medio de Cádiz, el centrocampista africano que llegó a prueba con el Cádiz CF procedente del Badajoz y embelesó a Alessandro Gaucci, que lo contrató para una buena temporada. Años después, el senegalés no entró en los planes de Locos por el Balón y acabó rescindiendo con el Cádiz CF para defender los colores de la Balona tras una estancia en la Primera División checa. Todo esto lo cuenta con suma claridad Fall, un jugador que en algún momento prometió cargar las arcas del club gracias a un buen traspaso. Al final, como tantos otros, quedó en agua de borrajas.

Fall llegó a la UCAM este verano y suele ser uno de los utilizados por el técnico Salmerón. Lleva diez partidos y aunque no se ha convertido en el jugador importante que fue el año pasado en la Balona sí que suele contar. El UCAM no está ofreciendo la misma imagen sólida en su feudo que el año pasado, pero el africano cree que el equipo “va a mejor después de perder dos partidos en casa (uno ante el líder Murcia)”. Además, entre el poco español que maneja, se ha quedado con un lema ‘cholista’. “La Liga es muy larga y hay que ir partido a partido, no tener prisas”.

Preguntado por si afronta el encuentro ante su exequipo con una motivación especial, sostiene que no. “Cuando juego cualquier partido no recuerdo que hay mucha gente mirándome. Si la gente te grita, te anima o te pita solo me doy cuenta cuando acaba el juego. Durante, no escucho nada. Si me tomase este partido como algo especial, igual me entran nervios y eso es precisamente lo que todo jugador debe esquivar”.

En el Cádiz CF estuvo un año y medio. Llegó con Monteagudo en el banquillo y se fue con Agné a mitad de la temporada siguiente. “De allí tengo muy buenos recuerdos. Aprendí muchísimo”, recuerda. Fall no cree que el equipo que salvó la temporada en Sanlúcar fuera tan malo como era. “Creo, sinceramente, que teníamos buen equipo, lo que pasa es que todos éramos nuevos y eso siempre es más complicado”.

Pasado ese curso, Raúl Agné siguió contando con él para la temporada en la que llegan Nafti, Airam Cabrera, Ceballos y compañía… Fall juega algunos partidos y hasta marca un golazo de cabeza en el campo de La Roda en lo que sería su último partido con la elástica amarilla antes de partir a la República Checa como cedido al SK Sigma Olomouc. “Estuve seis meses y estaba siendo una bonita experiencia como futbolista porque siempre es bonito mirar arriba y jugar en la Primera División aunque sea de un país menor. Comencé muy bien pero lesioné y no pude seguir destacando. Quise descubrir otro fútbol”, narra con entereza.

A su vuelta, Fall llegó con el tiempo necesario para ver el choque de ‘play 0ff’ de ese año ante el L’Hospitalet. En su cabeza no estaba otra cosa que regresar a la disciplina cadista y convencer al entrenador, entonces el recién renovado Antonio Calderón. Y no iba mal de no ser por otros. “Calderón me quería y así me lo dijo, pero la gente de arriba (directivos de Locos por el Balón ya) había hecho ya el equipo y yo no entraba en los planes. Querían hacer un equipazo y no estaba dentro“, cuenta con humildad y sin rencor aparente.

Manuel Vizcaíno era ya presidente pero el equipo el Quique Pina ya confeccionaba la plantilla. Pese a no entrar en los planes y llevarse una gran desilusión, Abdoulaye Fall no da problemas para marcharse. “Yo a Pina no lo conozco, y con Jorge Cordero nunca hablé con él. Sí conozco a Vizcaíno y me parece una buena persona“, dice del presidente con el que acordó su marcha. Y sigue. “Hablo poco con él, pero le deseo lo mejor porque conmigo siempre está muy atento. Le mando de vez en cuando algún mensaje y no tiene problemas en dejarme alguna entrada cuando se la pido, como hice por ejemplo para el partido ante el Oviedo. Creo que lleva bien el club”.

De su estancia en el Cádiz CF, queda para el recuerdo las grandes broncas en los entrenamientos que se llevaba de Raúl Agné. Al jugar en el centro del campo, al no manejar el idiona y su ya de por sí juego anárquico, el entendimiento con el entrenador aragonés era harto complicado. Pese a todo ello, Fall pone a Agné por las nubes. “De Agné me llevo grandes cosas, aprendí muchísimo a su lado porque es un técnico que domina muy bien la táctica. Me ayudó bastante”. De la misma manera que de los malos entrenadores “mando a la basura lo que aprendo”, con Agné “la mayoría de cosas que retengo son buenas. Me ayudó muchísimo”, asegura agradecido.

Hace dos años y medio que salió del Cádiz CF y su trayectoria sigue anclada en la Segunda B aunque en uno de los equipos que lucha por el ascenso. Su método sigue siendo el mismo de siempre. “Ir partido a partido y hacer en el campo lo que me pide el entrenador”.

Fall cuelga. Retoma los mandos. Y se pone a manejar a Iniesta en la ‘Play’. ¡Qué cosas!