Joselu no jugó en Carranza al estar sancionado.
Joselu no jugó en Carranza al estar sancionado.

Cádiz CF

¿En qué cambiará el Racing de Ferrol con Joselu?

El pichichi ferrolano generará más espacios y hará creer más a los suyos

Por  17:51 h.

Ojo, el Racing de Ferrol jugó ‘cojo’ en Carranza el pasado sábado. Si igualado estuvo el duelo, algo más desequilibrado podrá estar este domingo sobre el césped de A Malata. Y es que los de Miguel Ángel Tena contarán con su gran esperanza, su pichichi Joselu, que no actuó en el encuentro de ida ante el Cádiz CF al estar sancionado por simular un penalti en la última jornada de la temporada regular.

Con sus 21 goles, Joselu  (Riveira, La Coruña, 10 de junio de 1987) es el máximo goleador del grupo I. El delantero gallego llegó al Racing de Ferrol procedente del Compostela hace dos temporadas. Sus 23 goles en el Compos le valieron para firmar por el conjunto naval, donde en su primer año sumó solo 16 goles. Pero ha sido en esta temporada donde se ha salido con 21 goles, cinco de penaltis. Desde los once metros es letal. No ha fallado ninguno.

¿Cómo afectará al juego de su equipo su regreso al once? Pues, a bote pronto, genial. En pocas palabras, el Racing de Ferrol es otro con Joselu.

El Racing de Ferrol apenas inquietó la portería del Cádiz CF en Carranza. No era para menos. Le faltaba su ‘killer’. Porque la presencia de Joselu en el equipo aporta mucho más que los goles que provoca. Sin él, el Racing de Ferrol juega sin confianza de cara a portería. Culpa de ello tiene también un tanto su entrenador, Tena, que no confía en el sustituto, Rubén Díaz, al que le achaca su sobrepeso y lo dice a las claras a los medios. Algo que, como es lógico, llega al equipo, que no confía en él. Tal y como se demostró el pasado sábado, donde fue suplente saliendo nada más a jugar los últimos minutos.

Por todo ello, la mentalidad con la que salió el Racing de Ferrol en Carranza no era la más idónea para encarar la portería contraria. La apuesta gallega no fue otra que el control de la pelota. Los jugadores verderones tenían más que asumidos que sin Joselu en la lanza de ataque sus opciones de ataque escaseaban.

Para empezar, el extremo zurdo Heber fue el jugador más adelantado del Racing de Ferrol haciendo las funciones de ‘falso 9’. Una mensaje claro que mandaba Tena a los suyos. Control, control y control. Posesión, posesión y posesión. Los racinguistas temían contragolpes, pérdidas absurdas por buscar a un delantero inexperto y acataron a rajatabla las órdenes de su entrenador. Apenas sufrieron contragolpes y apenas cometieron errores. A cambio de eso, Cifuentes vivió un partido de lo más tranquilo ya que apenas tuvo que intervenir un par de veces para detener dos disparos lejanos.

Distinto será este domingo. Y es que si en Carranza el Racing de Ferrol empleó el balón para contemporizar, en su feudo, y con Joselu, hace lo imposible por llevar el peso del partido. La presencia de Joselu generará espacios y aunque no se trate de un delantero que participe mucho en el juego, sus continuos desmarques abren huecos que suelen ser utilizados por los extremos y el mediapunta. Salvando las distancias, Joselu tiene un juego parecido al que ofrece Fernando Torres. Y es que al ariete gallego le gusta crearse espacios y tener recorrido a la espalda de los centrales. En definitiva, se trata de un delantero que atrae a muchos defensas y eso posibilita mejores acciones de segundos delanteros como Peláez, Diego, Vela, Heber o Pablo Rey, que con Joselu haciendo de referencia juegan mucho más liberados de lo que lo hicieron en Carranza.

Otro de los factores que harán ver a un Racing de Ferrol diferente al de Carranza estriba en la vuelta a su posición de Heber, un zurdo de calidad extrema (lleva cinco goles) que igual parte desde su banda izquierda como lo hace a pierna cambiada para buscar el disparo.

El Racing de Ferrol espera a un Cádiz CF encerrado y que trate por todos los medios de imposibilitar el juego que origina Joselu. Tena y los suyos están acostumbrados a rivales encerrados, por lo que cualquier pérdida de balón puede ser letal. Eso sí, en cualquiera de las dos áreas.