Güiza se saludó con Dani Pendín, un viejo conocido que ahora entrena al nuevo Xerez Deportivo.
Güiza se saludó con Dani Pendín, un viejo conocido que ahora entrena al nuevo Xerez Deportivo.

Cádiz CF

El día que Güiza no se convirtió en canterano del Cádiz CF

Manuel Torres Lapi, ex gerente deportivo del club, explica en una carta dedicada al delantero como 'presiones externas' evitaron que fichara por el equipo amarillo hace 19 años.

Por  13:25 h.

Manuel Torres Lapi, ex gerente deportivo del Cádiz CF en el año 1996, ha escrito una carta para Dani Güiza en la que relata como el ahora delantero amarillo pudo haberse convertido en jugador cadista hace ya casi veinte años y su fichaje se vio frustrado por presiones externas al club al que por entonces pertenecía el jugador jerezano, el Liberación CF.

Torres Lapi explica como un ojeador del Cádiz CF le animó para ir a Jerez de la Frontera para ver a un prometedor futbolista de 16 años que jugaba en el Liberación CF. “Cuando te observé, pensé que eras un joven con gran proyección y que sería bueno realizarte un seguimiento, así lo hicimos”, relata en las primeras líneas de la carta.

Encantado con su rendimiento, el ex gerente solicitó que le hicieran una prueba a Güiza en la ciudad deportiva de El Rosal donde todos los técnicos quedaron maravillados con las habilidades de Dani, tal y como explica Torres Lapi: “de cuantos jóvenes vimos, fuiste de los pocos en que de forma unánime considerábamos acertado tu fichaje”.

Tras aquella prueba, Torres Lapi se reunió con los directivos del Liberación para negociar el fichaje de Güiza. En aquella reunión el Cádiz CF acordó con el presidente del club jerezano en aquella época, Fermín Mateo, el fichaje de Güiza por 150.000 pesetas. Una cifra que la comisión deportiva del Cádiz CF, formada por Antonio Muñoz, presidente del Cádiz CF, y los señores García, Puig, Macías y Tejada, veía de una manera un poco reacia pero que tras escuchar la valoración de Torres Lapi, accedió a pagar la cantidad solicitada por el Liberación CF.

Con todo acordado, Torres Lapi se citó con Fermín Mateo para cerrar el acuerdo, no si antes pedirle que hablara con los padres de Dani para comentarles la operación que tenía a su hijo menor de edad como protagonista. El día de la reunión, los padres no aparecieron. “El Ayuntamiento de Jerez ha mandado un emisario para decirme que si Dani se va al Cádiz CF no terminarán las obras de nuestro campo”, le comentó el presidente del Liberación a Torres Lapi. Unas obras valoradas en 300.000 pesetas a las que el Cádiz CF no podía hacer frente por la contratación de un prometedor futbolista pero al que todavía le faltaba muchísimo camino por recorrer.

“Tu querías venir, sólo quedaba hablar con tus padres. Solo la poca clase de la gente que utilizaron el chantaje te impidió llevar a cabo el que entonces era tu deseo”, señala un dolido Torres Lapi llegando al final de la carta, una carta que concluye aconsejando al jugador, al que recrimina decir en el pasado “lo que no debía”, que se gane la afición del cadismo, “la mejor que nunca has podido tener”, en forma de entrega y de goles.

La historia de Dani Güiza en el Cádiz CF sólo acaba de empezar pero gracias a esta carta, podemos conocer como en el pasado del delantero jerezano, al que sólo se le atribuyen palabras de odio hacia el conjunto gaditano, hubo un deseo de fichar por el equipo en el que ahora es tan cuestionado y que, quien sabe, aquel fichaje frustado le impulsó para desilusionarse con el club y realizar aquellas desafortunadas declaraciones que hoy son motivos de desconfianza en ciertos sectores de la aficion cadista con el que está llamado a ser la gran figura del equipo amarillo.