Óscar Grafenhain, responsable del Consejo Superior de Deportes, tendrá que decidir.
Óscar Grafenhain, responsable del Consejo Superior de Deportes, tendrá que decidir.

CÁDIZ CF

El CSD, ‘mosca’ con el Cádiz siempre detrás de la oreja

El Consejo Superior de Deportes anda alerta a los movimientos de accionariado en el club, convencido de su error en la anterior ocasión

Por  8:00 h.

Otra vez el CSD. De nuevo la pelota en el Consejo Superior de Deportes. El ente gubernamental deberá poner la lupa en el nuevo movimiento accionarial que ha ocurrido en el Cádiz CF tras la compra de David Buitrago del 50% de las acciones de Locos por el Balón, propietaria de la entidad cadista.

El cartagenero, amigo personal de Quique Pina y en su momento mano derecha del murciano, ejercía la opción de compra para adquirir esos títulos, una medida de presión para pedir ahora la firma de Manuel Vizcaíno que permita una gestión mancomunada del club gaditano.

Pero como ya informó este medio, esa acción ha de ser aprobada por el CSD porque afecta a más del 5% del accionariado de un club de fútbol, como apunta la Ley de Sociedades Anónimas (artículo 10.2). Condición ‘sine qua non’ para hacer efectiva esa compra. Y como bien sabe el cadismo por los precedentes, la reglamentación impide que una misma persona, de forma directa o indirecta, pueda controlar dos clubes de fútbol para evitar la adulteración de la competición.

CSD: El punto clave

En este terreno se juega ahora mismo la batalla entre Vizcaíno y Quique Pina. El presidente del Cádiz CF implicó publicamente al murciano en esta venta a través del comunicado del viernes 20 de noviembre. «Nunca he hablado con David García Buitrago, ya que siempre lo he considerado empleado del señor Enrique Pina y del Granada Club de Fútbol». Eso en una nota, a saber lo que habrá informado el sevillano al entorno de este órgano gubernamental. Está convencido de que el CSD tumbará esta jugada, como ya hizo en febrero del año pasado cuando Juan José Pina no pudo ser presidente amarillo, y es su carta ganadora.

Canal Amarillo ha podido saber por fuentes cercanas al Consejo Superior de Deportes que allí están con la ‘mosca’ detrás de la oreja. Han recibido varios informes procedentes desde Cádiz en los que se corrobora la relación de Buitrago con Pina, quien niega que exista vínculo laboral ni ahora ni anteriormente, teniendo solo una buena amistad.

El CSD tiene la «sensación» de que le engañaron en la anterior ocasión, cuando cambiaron el nombre de Juan José Pina por el de Manolo Vizcaíno. Entienden que Pina estaba detrás de la gestión, como se afirma continuamente en prensa y como se sospechaba cuando no se perdía un encuentro en el palco de Carranza, Jorge Cordero era el director deportivo y su padre Presidente de Honor.

Óscar Grafenhain, decisivo

El enfado es evidente. Además, menos de dos años después tiene otra vez sobre la mesa al Cádiz CF como protagonista de un conflicto, y con las mismas personas alrededor. Se va a investigar con mucho detalle la figura de Buitrago. Además, algo ha cambiado en el CSD.

Ana Muñoz Merino aprobaba la anterior operación, y ahora ha sido relevada en el cargo como Directora General de Deportes por Óscar Grafenhain de Codes. Él tiene el poder de decisión, tendrá la palabra que puede resolver esta complicadísima situación.

«Las consignas son muy férreas», señalan. Graefenhain apoya su mandato sobre dos pilares: la lucha contra el dopaje y la corrupción. Están más severos que nunca. Eso sí, deberán demostrar que existe esa vinculación entre Buitrago y Pina que ambas partes se han encargado de negar. Como no podía ser menos.

Pero no queda aquí el asunto. La revista Ese Cádiz..oé, de Línea 6 Comunicación, reflejaba en sus páginas este sábado que el CSD podría investigar la relación de Vizcaíno con el Sevilla. «No se puede descartar que se pregunte y se pidan documentos sobre esa relación que podría alterar una situación que ya fueconflictiva en sus inicios», señala el Consejo Superior de Deportes.

El presidente del Cádiz CF se desvinculaba del club hispalense, presentaba su dimisión, para poder tomar las riendas de la entidad de Carranza y por eso recibía el visto bueno. Esta afirmación demuestra que en este órgano ya están cansados de tantos movimientos extraños y que dudan de que estuvieran acertados cuando permitieron la entrada de Locos por el Balón en el Cádiz CF.

La partida se encuentra estancada en este movimiento. Las demás acciones, como la aparición de Rafael Fernández como nuevo accionista tras comprar los títulos a Puig y González y la ampliación de capital dependerán en gran parte de lo que decidan desde Madrid.

También Canal Amarillo adelantaba el pasado martes que Manolo Vizcaíno iba a proponer una ampliación de capital en el Cádiz CF, clave para inyectar liquidez y así poder afrontar las deudas. Saldrá adelante por su voto mayoritario (es administrador único de Locos por el Balón) y entonces deberá demostrar, con mucho dinero de por medio (millones de euros) que su apuesta por el club es absoluta. Hoy podría convocarse esa Junta General de Accionistas para finales de diciembre, probablemente el 30. Este curso la Navidad llegará ‘cargadita’ de regalos.