Manuel Vizcaíno y Jorge Cordero, en la renovación de Juan Villar.
Manuel Vizcaíno y Jorge Cordero, en la renovación de Juan Villar.

CÁDIZ CF

El Cádiz CF trabaja para el regreso de Jorge Cordero

La vuelta del cartagenero a la dirección deportiva simbolizaría la paz entre Vizcaíno y Pina

Por  14:49 h.

Al finalizar el encuentro de la cuarta jornada entre Cádiz CF y Algeciras, en Carranza, Jorge Cordero anunciaba su dimisión como director deportivo de la entidad. Una decisión inesperada para quien todavía no imaginaba esa guerra Vizcaíno-Pina que estaba a punto de explotar (lo haría menos de 24 horas después).

El cartagenero se marchaba de forma sorprendente, aunque en el comunicado con el que se despidió de la afición cadista aseguraba que era una decisión “valorada, estudiada y consensuada hasta límites que sería muy difícil poder expresar a través de estas líneas”. Aducía “cuestiones meramente personales dentro de mi ámbito profesional”, declarando que “la situación era insostenible”.

Un disparo en la línea de flotación, esa gota que colmaba el vaso y hacía reaccionar a Quique Pina. Al día siguiente, informaba de que su relación con el presidente del Cádiz CF era inexistente y que no colaboraría con el club gaditano mientras el sevillano permaneciera en el cargo.

Pasada la tormenta, Manolo Vizcaíno desea recuperar la calma. Reforzó su liderazgo conversando con terceras personas y realizó los movimientos necesarios para que Pina al menos firmarse la tregua ante los medios de comunicación. Un gesto simbólico a la espera de que los acontecimientos, los hechos, demuestren si es verdad que esta guerra se ha terminado.

Entre ellos, el más significativo sería el regreso de Jorge Cordero a la dirección deportiva del Cádiz CF. Es un hombre de confianza de Quique Pina, de su más estrecho círculo de colaboradores, y ha servido de enlace entre la gestión administrativa y deportiva del club amarillo.

El Cádiz CF desea que vuelva y para eso está trabajando de forma interna con la finalidad de restablecer esta relación.

Vizcaíno habló el lunes pasado de que perdía un amigo, y el miércoles le abría de nuevo las puertas dando a entender que su regreso era una posibilidad. Los futbolistas, a través de su capitán Josete, demandaban el retorno de Cordero. La intención de despedirse de la plantilla la semana pasada quedó abortada, otra prueba de que aún hay posibilidad de enmienda.

Mientras, el protagonista descansa en casa con su familia a la espera de recibir noticias. Sabe que no se puede descartar nada aunque de momento no se han acercado las posturas suficientemente. ‘Pertenece’ a Pina y acatará lo que manden sus superiores en la empresa. Además, su figura no se pisa con la contratación de Enrique Ortiz. Cordero sería director deportivo mientras que el extremeño es secretario técnico, una función que realizaba Barla en las últimas campañas y que se ha echado de menos en los últimos tiempos porque se hubieran evitado conflictos burocráticos.

Hay que esperar. Jorge se perdió el partido del Cádiz CF en Marbella, pero sí estuvo presente en el palco su hermano Juan Carlos, mano derecha de Pina. No es prueba de que se hayan restablecido relaciones, sino que el del Granada vio en directo a los tres futbolistas que los nazaríes tienen cedidos en Carranza (Cuero, Álvaro García y Aridane, aunque este último no participó).

Las conversaciones continúan, pero esta vez ya no las irán narrando en directo. Se hará de puertas para adentro. Los trapos sucios se lavarán en casa.