Dani Güiza, de los pocos jugadores del Cádiz CF que ha mejorado su rendimiento durante la temporada.
Dani Güiza, de los pocos jugadores del Cádiz CF que ha mejorado su rendimiento durante la temporada.

CÁDIZ CF

El Cádiz CF que nunca reaccionó

El equipo amarillo lleva peores números que en la primera vuelta pese a los siete fichajes, a las bajas y a que se ha mantenido la confianza en Claudio

Por  13:28 h.

La temporada 2015-16 llega a su fin y el Cádiz CF aún no ha reaccionado, con la esperanza de que no sea demasiado tarde y sí lo consiga en el instante clave. El club gaditano arrancó el curso con titubeos, entró en un profundo bache de resultados, y pese a que se ha intentado ‘casi’ todo para enderezar la nave, las matemáticas ilustran que el equipo no sólo no ha mejorado, sino que incluso ha ido a peor.

A estas alturas, disputadas 14 jornadas del campeonato liguero, el conjunto gaditano de la primera vuelta sumaba 25 puntos, uno más que el de la segunda. Se han enfrentado a los mismos rivales, con la diferencia de que a quienes recibieron ahora le rindieron visita y viceversa, y poco ha cambiado el asunto.

En ese momento, los pupilos dirigidos por Claudio Barragán ocupaban la tercera plaza por delante del Granada B y ahora han perdido ese lugar en favor del Sevilla Atlético. Seis victorias, siete empates y una derrota, con 18 goles a favor (seis menos que el actual) y siete tantos menos en contra. Se ha ganado pegada y se ha perdido seguridad defensiva.

Y todo después de la revolución invernal, con siete incorporaciones en el mercado de enero y otras tantas salidas, muchas de ellas de jugadores importantes que ahora cuentan con minutos en sus nuevos hogares. El Cádiz CF incorporaba a Migue González, Carmona, Nana, David Sánchez, Jandro, Calvo y Despotovic y abría la puerta a Josete, Cristian, Tomás, Garrido, Kike Márquez, Hugo y Wilson Cuero. Todo patas arriba para acabar en el mismo sitio.

Hay multas económicas para evitar distracciones en los partidos que acaben en goles. Ha habido castigos continuos a jugadores, muchos que ahora no están y otros que han permanecido como Aridane y Mantecón, después de que no cumplieran las órdenes del míster. Se ha cambiado el dibujo, pasando del 4-2-3-1 al triple pivote, y hasta jugando con el Sevilla con el clásico 4-4-2 y Álvaro y Jandro a pierna cambiada.

Rotaciones, broncas, premios, almuerzos de convivencia (con las paellas de Alfredo Santaelena), campañas para demandar el apoyo de la afición (#somosuno) y regalos de entradas a los seguidores que fueron a La Línea.

El Cádiz CF lo ha intentado ‘casi’ todo. La única decisión que no ha tomado es la del cambio de entrenador. Ha mantenido la confianza en Claudio por motivos económicos y por considerar que el problema era de plantilla y no de banquillo.

El club tenía la esperanza de que los jugadores reaccionarían y se irían adaptando al estilo del técnico de Manises, pero éste también ha dado muchos giros y han acabado mareados. Su puesto vuelve a estar en peligro. Manuel Vizcaíno desea recuperar al mejor Claudio y que se mantenga en el ‘play off’ de ascenso, pero será difícil prolongar su estancia en el Cádiz CF si se pincha este domingo ante el desahuciado colista de la categoría, el Almería B.