El Municipal de Barbate registró un gran ambiente.
El Municipal de Barbate registró un gran ambiente.

Cádiz CF

El Cádiz CF hizo provincia en Barbate

Los aficionados disfrutaron con la presencia del equipo amarillo, se hicieron fotos con jugadores y técnicos y demostraron que la vecina localidad rebosa cadismo por todos sus rincones

Por  16:50 h.

Barbate era una fiesta en la noche de ayer sábado. Y todo porque visitaba el Municipal el mismísimo Cádiz CF, recién ascendido a Segunda y equipo de los amores de más de un aficionado de la vecina localidad. Y es que por cada uno de sus rincones se puede respirar la pasión por un equipo que cuenta con muchos y muy fieles seguidores entre sus vecinos.

Por tercer verano consecutivo, el Cádiz CF se desplazaba hasta Barbate para medirse al equipo local. Por tercer verano consecutivo el resultado era muy favorable al cuadro de amarillo. Pero el marcador siempre fue lo de menos. Desde más de una hora antes de que diese comienzo el choque, cientos de seguidores ya merodeaban por las inmediaciones del campo de fútbol para esperar el autobús en el que llegaba el Cádiz CF. Cualquier oportunidad para acercarse a sus ídolos en busca de un saludo, una foto o un simple autógrafo era buena.

Dentro del estadio, el ambiente fue de bandera. Alguno que otro lamentaba la suerte de ‘su’ Barbate, pero todos se alegraban de poder ver al equipo referencia de la provincia pisando el césped de su casa. Muchos críos saltando al campo para saludar a sus ídolos, pedir autógrafos y hacerse fotos, y todos respondieron con buena cara al reclamo. Tanto los nuevos como los que ya estaban la temporada pasada se pudieron dar un baño de masas.

Además, los anfitriones tuvieron la acertada idea de inmortalizar la foto del once que confirmó el ascenso en el Rico Pérez de Alicante, y se repartieron decenas entre los asistentes. No se quedó un solo crío sin su foto, que aprovecharon para que se la firmaran pues todos estaban allí presentes.

Al finalizar el encuentro, la esperada invasión de campo para abrazarse con los protagonistas, y tras la protocolaria entrega de trofeos, los dos equipos, directivas e incluso algún que otro aficionado posaron para la foto de familia.