Los jugadores saludan a la afición tras la derrota ante el Sevilla Atlético.
Los jugadores saludan a la afición tras la derrota ante el Sevilla Atlético.

CÁDIZ CF

El cadismo mantiene su confianza

El tropiezo ante el Sevilla se considera «un accidente» en un «partido tonto»

Por  20:23 h.

Aires nuevos en el Cádiz CF. Raúl Agné, a poco de su llegada, definía que este club vivía montado «en una montaña rusa». De emociones, de pensamientos, de críticas, de alegrías y tristezas en el cadismo. Pero con Claudio todo ha cambiado. Es el entrenador con mayor respaldo que se recuerda desde la figura de Víctor Espárrago, ganado con su ascenso a Primera. Pocos discuten la labor del técnico, y menos se han preocupado por el tropiezo del equipo amarillo el domingo ante el Sevilla Atlético.
A todos les cogió de sorpresa, pero una vez consumada la pifia ante el filial hispalense, el cadismo ha cerrado filas y ha mandado un mensaje homogéneo e inequívoco a sus futbolistas: «Confiamos en vosotros».
Se lo demostró el mismo día de la derrota, al finalizar el choque, cuando aplaudió a sus chicos y les pidió incluso que saludaran a la grada. Lo reafirman con el compromiso de acudir a Lepe para animar al Cádiz CF en su cita con el San Roque. Y así lo manifiestan en los distintos foros útiles para pulsar su opinión.
Los seguidores amarillos califican este tropiezo de «accidente», de «partido tonto». «Alguna vez tenía que llegar la derrota». Desde que el técnico de Manises se situara en el banquillo gaditano, su escuadra había ganado 12 de 14 partidos, con sólo una derrota, siendo el equipo menos goleado de las tres primeras categorías y rondando marcas históricas de la centenaria entidad.
«Por eso la confianza sigue intacta, las sensaciones son las mismas», insisten. Los hinchas valoran la actitud de los suyos y creen que «cometieron errores» pero también se dieron «las circunstancias negativas propicias» para que se consumara la derrota.
«Este encuentro no va a marcar un punto de inflexión, ni ahora se va a poner todo cuesta arriba», comenta Juan García, miembro destacado de Brigadas Amarillas. «También las decisiones del árbitro nos perjudicaron, como la expulsión de Airam y otras jugadas en contra nuestra, señala Luis Jiménez, de Norte Trompetero. «Quizás por la alineación los jugadores salieron un poco confiados, pero son cosas que ocurren a veces en el fútbol», comenta Javi Caravaca, de la Sección Varela.

Falta de concentración

Aceptado el error, perdonado por la afición cadista, ahora los seguidores sólo piden que sean los jugadores los que mantengan la confianza en sus posibilidades. Y sobre todo la concentración. Coinciden en que el principal enemigo del Cádiz es el propio Cádiz y su autocomplacencia, que se relaje en exceso y no salga al campo con la intensidad necesaria.
Para que eso no ocurra, el cadismo se desplazará este sábado a Lepe para animar a sus jugadores. La Federación de Peñas Cadistas ha fletado un autobus que se completó en apenas media hora, por lo que rápidamente se concertó otro. La intención es que ningún seguidor que desee acudir se quede sin el viaje.
Además, las negociaciones han dado sus frutos y se ha reducido el precio inicial: el billete de autobús más la entrada cuesta 20 euros (suelta vale 15 euros para el público en general). El cadismo se hará notar en Lepe pues la entidad onubense ha declarado el partido como ‘día del club’, por lo que los abonados sanroqueños deberán abonar la entrada a diez euros y puede que acudan menos hinchas locales al Ciudad de Lepe.