Manuel Vizcaíno charla en El Rosal con el conductor del programa Submarino Amarillo, Hugo Vaca.
Manuel Vizcaíno charla en El Rosal con el conductor del programa Submarino Amarillo, Hugo Vaca.

Cádiz CF

El año en que se quedó solo

Manuel Vizcaíno repasa un 2015 lleno de obstáculos, decepciones y un objetivo incumplido

Por  16:26 h.

El presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, repasó ayer en Onda Cádiz el año 2015 que cerca está de agotarse. El mandatario sevillano recordó la decepción de no ascender, los problemas que motivaron ese fracaso deportivo y los obstáculos que se está ecnontrando en el camino. Vizcaíno repitió una frase que se ajusta a la sensación que quiere dar cada vez que es preguntado por su gestión al frente del Cádiz CF. «Si me paro a tirar piedras a cada perro que me ladra no llegaría al final del camino». Y su meta no es otra que la Segunda División A. En cuanto a las piedras y mordiscos que dice estar recibiendo no hay que ser muy inteligente para saber desde dónde le están llegando. Y por supuesto que el nombre de Quique Pina sobrevuela por todos ellos. Carlos Medina, Buitrago, Rafael Fernández…

De entrada, manifestó que debe «ponerse de rodillas ante Fernando Roig (presidente del Villarreal) y José Castro (presidente del Sevilla)» por el préstamo de 300.000 y 350.000 euros, respectivamente porque sin ese dinero le hubiera sido muy complicado cuadrar las cuentas para esta temporada. En el mismo sentido, aseguró que la cantera «no está en nigún sentido hipotecada» y explicó que tan pronto como el Cádiz CF quiera devolver ese dinero se acabaría el acuerdo por el que tanto el club castellonense como el sevillano tienen una opción preferencial de compra sobre canterano «que en otros años se hubieran ido gratis, como así ha sido». De la misma manera, Vizcaíno agradeció también al Atlético de Madrid, que como el Sevilla, «vino a jugar el pasado Trofeo Carranza sin pedir un duro ni para el autobús».

«La soledad te hace fuerte»

Manuel Vizcaíno se siente tan atacado desde el entorno de Pina, que incluso ha tenido que poner una querella criminal contra Carlos Medina, periodista unido al presidente del Granada y que actuó de apoderado de Locos por el Balón en una mañana que, como explicó el propio presidente del Cádiz CF, «entendimos que era la persona idónea para que Sinergy no entrase en la subasta» por su condición de comunicador y jugar al despiste.

Precisamente, Vizcaíno repitió varias veces durante el programa que a partir del 1 de julio se sintió «muy solo», especialmente, en el apartado financiero. «Había dos caminos que coger y elegí el más complicado pero el más bonito porque el viernes 3 de julio había que pagar a Hacienda y a los jugadores para no bajar y la ruina económica, sin ascenso, era absoluta. Poco a poco, y a medida que veíamos que salíamos adelante nos fuimos viniendo arriba y comenzamos a hacer una nueva plantilla esperanzadora», dijo. Una plantilla en la que Jorge Cordero y Quique Pina tuvieron buena parte de culpa en hacer llegar a los jugadores tras un trabajo de consenso.

Añadió que la decisión de mantener a Claudio pese al fracaso de los ‘play off’ estuvo basada en que «era la persona idónea y equilibrada para gestionar un vestuario que debe hacer frente a una categoría en la que te encuentras partidos de Segunda A (Murcia), de Tercera (ElPalo) y de Segunda B )San Roque de Lepe)».
Enfatizó, mirando a cámara, que él no se ha llevado un duro del Cádiz CF pese a las acusaciones que se vierten contra él y no quiso entrar en debatir las declaraciones de Buitrago, el poseedor del 5’% de las acciones de Locos por el Balón. Sí quiso decir que el nuevo accionista de la sociedad que manda sobre el Cádiz CF y de la que es administrador único Manuel Vizcaíno, «es un buen chaval que puede estar siendo utilizado».

Por último, mandó un mensaje tranquilizador al cadismo y dijo que «en estos momentos de la temporada estamos en mejor momento (económico) que la pasada».