Eddy Silvestre en un partido con el Cádiz CF
Eddy Silvestre en un partido con el Cádiz CF

CÁDIZ CF

«Eddy Silvestre va a jugar; tenemos que recuperarlo»

Sin descartar a Mantecón, Cervera desvela que el centrocampista va a ser titular ante el Valladolid y pide el apoyo de la afición

Por  13:38 h.

Eddy Silvestre. Es uno de los hombres del momento en el Cádiz CF pero como nota discordante, como borrón en un equipo en el que abundan los elogios. El almeriense, internacional con Azerbaiyán, ha chirriado cada vez que ha saltado con la camiseta amarilla, tanto desde el inicio como partiendo del banquillo; tanto en las victorias como en las derrotas. Ha unido a toda la hinchada en la crítica a un jugador que ni de lejos ofrece el nivel que se espera.

Pero Cervera se niega a arrojar la toalla. Este viernes cuenta con las bajas de dos hombres claves en el plante y sobre todo en la medular. José Mari se recupera de su operación de hernia inguinal y Garrido veía en Elche la quinta cartulina amarilla. El míster mira en el banquillo y tiene la seguridad de Abdullah, junto a las incógnitas de Mantecón, Eddy e incluso Abel (aunque al sevillano se le ubica en la mediapunta).

El míster no quiere dejar lugar a la duda, ni desea que haya un ‘runrún’ extraño cuando antes de saltar a Carranza se cante la alineación por megafonía. “Eddy va a jugar porque quiero que se sepa”, apunta Cervera ante los medios. “Tenemos que recuperarlo a él y nos tiene que echar una mano. Es un jugador que debe ser importante para nosotros. Es un jugador del Cádiz CF, creo que deberíamos apoyar a nuestros jugadores. El es parte de que nosotros vayamos cuartos aunque haya gente que no lo vea”.

Por ello lo lógico es que el ex del Murcia acompañe a Abdullah en la sala de máquinas, pero entonces el entrenador sí juega al despiste. “No he dicho que Mantecón no vaya a jugar. Todos no caben, podemos jugar con tres centrocampistas”.

Por último, define a Abdullah, capaz de lo mejor y de lo peor. “Es un buen jugador pero tiene su parte personal. Es un chico tímido que quizás le impide ser mejor. Hay días que lo ves que no sabes donde está y otros animando a la afición. Te da frío y calor. Tienes que dejarle a su aire. El otro día parecía que estaba ausente y otros momentos eufórico”.