Fernando Hierro, cabizbajo, en el banquillo visitante del Nuevo Arcángel.
Fernando Hierro, cabizbajo, en el banquillo visitante del Nuevo Arcángel.

Cádiz CF

Duras críticas en Oviedo a un equipo que se cae del ‘play off’

Los de Fernando Hierro, gran señalado por la afición, cayeron 4-2 en su visita al Córdoba

Por  13:28 h.

“El Real Oviedo dijo adiós a sus opciones de entrar en el ‘play off’ tras perder, 4-2 ante el Córdoba. Sin embargo no fue lo peor, lo peor es que lo hizo con una imagen lamentable y de un equipo que parecía que no se jugaba nada. Los azules desplegaron un catálogo de errores y una falta de actitud que no es nueva esta temporada a domicilio y que no se remedió por Fernando Hierro en toda la temporada. Los ovetenses encajaron el primer gol a los 37 segundos de partido, en el primer error grave del equipo y desde entonces no levantó cabeza y fue un juguete roto en manos de un Córdoba que , sin hacer demasiado, encontró el remedio a sus males. Los ovetenses tampoco tuvieron fortuna, ya que Toché falló un penalti con 2-0 y Kieszek realizó varias paradas de mérito. En ningún caso los azules merecieron, pese a ello mucho más”.

Así comienza la crónica de los compañeros de El Comercio, un texto que vale para comprender la decepción que se vive en el Principado de Asturias con un equipo que se ha bajado del tren del ‘play off’ de ascenso de una manera que ha cabreado mucho a su hinchada pese a ser este el segundo año que compiten en Segunda A tras su ascenso en Carranza hace dos campañas.

Como se ve, la exigencia en un club que hasta hace nada luchaba por salir del pozo de la Segunda B, tras provenir de Tercera después del castigo administrativo que sufrió hace ya más de una década por impago a sus futbolistas, es total. La historia del Real Oviedo no olvida los éxitos del pasado y como suele pasar en este tipo de aficiones, poco o nada importa que hasta hace poco el equipo estuviese batiéndose el cobre en el fango de categorías regionales. Dicen que el fútbol no tiene memoria y este es un claro ejemplo. Un ejemplo que por otro lado pasa en la mayoría de las aficiones de los clubes. Sin ir más lejos, habrá que ver si el año que viene en Carranza no se pide ya ascender sí o sí.

Pero el caso es que este Oviedo se ha cavado su propia tumba en las últimas jornadas, donde ha perdido fuelle de manera sorprendente. En el recuerdo queda la segunda parte en Tarragona, donde los de Hierro dejaron ir un 2-0 al descanso y con un jugador más para acabar empatando a dos.

Y es que los partidos a domicilio es lo que se le ha atragantado a un equipo ovetense que el pasado domingo se despedía de la lucha por el ‘play off’ de ascenso. Fernando Hierro, entrenador del equipo, es el máximo señalado por una afición que ya busca culpables.