Manuel Vizcaíno, antes del partido ante el Celta.
Manuel Vizcaíno, antes del partido ante el Celta.

Cádiz CF

Doyen, el fondo de inversión de Locos por el Balón, deja seco al Sporting

Concedieron un préstamo de dos millones de euros al club asturiano a cambio de recibir diez millones a través de la venta de jugadores,

Por  11:48 h.

Hace semanas se conocía, a través de la web ‘Football Leaks’, que el fondo de inversión Doyen Sports tenía relación con Locos por el Balón, empresa máximo accionista del Cádiz CF, al cual habría hecho un préstamo. La misma web publicaba días después que tanto la entidad amarilla como el Sporting de Gijón estaban en “serio peligro” por las condiciones del préstamo realizado por Doyen a ambos clubes.

El caso es ‘Football Lekas’ revela que Doyen Sports concedió un préstamo de dos millones de euros al Sporting de Gijón a cambio de recibir diez millones a través de la venta de jugadores, según desvela un contrato firmado por ambas partes divulgado este martes.

El portal “Football Leaks”, especializado en revelar documentación confidencial del mundo del fútbol, publicó el acuerdo alcanzado por el club asturiano y el fondo en septiembre de 2011, sujeto a una larga serie de condiciones y garantías, y que obliga al Sporting a devolver cinco veces más dinero del que le fue prestado.

De hecho, el texto incluye una declaración expresa en la que “el club manifiesta ser consciente de las condiciones económicas en las que recibe el dinero del inversor y de la rotundidad de las obligaciones que asume, y aún así, insiste en su otorgamiento por entender que este contrato responde a sus necesidades e intereses y no menoscaba su situación financiera ni patrimonial”.

Como contrapartida por su préstamo, Doyen se garantizaba recibir siete millones de euros a través de un porcentaje en el traspaso de nueve jugadores del Sporting, entre ellos Canella, Sergio Álvarez y David Barral.

Este porcentaje quedó fijado en el 50 % hasta recibir cinco millones de euros, bajaba al 40 % una vez hubiera ingresado seis millones y caía al 30 % ya en el último tramo.

Una vez abonados los 7 millones, los 3 restantes procederían de la transferencia de jugadores del resto de la plantilla, de los que tenía derecho a recibir el 20 % de sus derechos económicos.

“El presente contrato mantendrá su vigencia entre las partes hasta la fecha en la que el club haya remunerado al inversor con diez millones de euros”, se precisa en el documento.

No obstante, el texto recoge una cláusula que detalla que si no hubiera ingresado los primeros 7 millones de euros antes del 31 de enero de 2015, Doyen tendría derecho a recibir el 50 % de las transferencias de todos los jugadores de la plantilla -incluyendo las nuevas incorporaciones- hasta alcanzar el valor acordado.

El fondo también conseguía a través de este acuerdo “la representación del club como agente futbolístico en exclusiva, de forma que todas las operaciones de compra, venta y préstamos serán realizados” a través de su intermediación.

Otro requisito que incluye el contrato es la obligación para el Sporting de transferir los futbolistas incluidos en este acuerdo en cuanto recibiese una oferta por el valor de venta pactado, y en caso de no hacerlo debía pagar la misma cantidad a Doyen.

Asimismo, el fondo se guardaba el derecho a que cuando un jugador renovase con el club, podía exigir “el pago de los valores de venta” pactados en el documento si entendiese que la extensión del contrato perjudicaba sus intereses.

También se garantizaba recibir el dinero correspondiente al salario de los futbolistas cuando éstos fueran cedidos y su sueldo fuera soportado por otro equipo.

Como garantía por el préstamo, el conjunto asturiano pactó que todo el dinero ingresado por la venta de alguno de los jugadores incluidos en el acuerdo quedase “pignorado en beneficio del inversor” en una cuenta de la Liga de Fútbol Profesional hasta alcanzar los siete millones de euros acordados.

El Sporting justificó la firma de este documento por sus “urgentes e importantes necesidades de tesorería”, en un momento en el que tenía “dificultades para acceder a financiación bancaria por la crisis”.

“Football Leaks” -web creada por portugueses que se mantienen en el anonimato- revela, además, la firma de otro crédito el mismo día entre Doyen y el Sporting por valor de otros 2,25 millones de euros.

En este caso, a cambio del préstamo el fondo de inversión se quedó con los derechos correspondientes a un pago pendiente de abonar por parte del Roma por el traspaso de José Ángel, por valor de 2,5 millones de euros.

Los impulsores del portal que divulga estos documentos aseguran que su objetivo es favorecer la transparencia en el fútbol, frente a quienes les acusan de haber accedido a los papeles a través de ataques informáticos y de intentar chantajear a los afectados.