El gol de Servando en Valladolid puede ser determinante.
El gol de Servando en Valladolid puede ser determinante.

Cádiz CF

Dos goles y un mismo camino

El gol de Servando en Pucela se asemeja al marcado por Ortuño en Huesca hace un año

Por  19:35 h.

Dos goles que deberían seguir el mismo camino. Los dos fueron de cabeza y los dos también fueron en los minuto del alargue. Los dos fueron lejos de Carranza e incluso los dos pudieron resultar injustos. Pero los dos dejan un sabor muy similar. Además, los dos también fueron marcados en el mes de abril. Uno, en el de 2017. El otro es más reciente. El pasado sábado. Por cierto, que ambos también llegaron el mismo día: en sábado.

El primero de ellos lo marcó un delantero que responde al nombre de Alfredo Ortuño. Fue en la jornada 34 de la pasada temporada. El Huesca ganaba al Cádiz CF y suponía que los oscenses adelantaban a los gaditanos en la clasificación puesto que ambos equipos llegaban al choque en ElAlcoraz muy igualados en la tabla. ElCádiz CF era quinto con 52 puntos, mientras que el Huesca era séptimo con 50. La victoria del conjunto aragonés ya se saboreaba en la grada local cuando Aketxe botaba un saque de esquina que remataba de cabeza en el segundo palo el ariete murciano. Gol ‘in extremis’ que hacía saltar al cadismo de su butaca. No era para menos porque los de Cervera acababan la jornada en puestos de ‘play off’ y, lo más importante, mantenían la distancia con el equipo aragonés en una jornada más que psicológica para todos.

Las similitudes con aquel partido son varias. No ya solo el gol marcado en el descuento, también el momento de dudas por el que pasaba el equipo de Cervera hace casi un año. Porque antes de visitar Huesca, el once amarillo no andaba muy bien de confianza ya que acababa de empatar en Carranza ante el Lugo (1-1) y poco antes en la Vieja Condomina ante el UCAM(1-1) y un tropiezo en casa (0-1) ante el Tenerife una semana después de ilusionarse trasn vencer al Girona 1-2 en Montilivi.

El caso es que el gol de Ortuño reactivó la esperanza amarilla, que a la semana siguiente conseguía empatar (1-1) ante el intocable Levante en Carranza. Ortuño y su testarazo levantó el ánimo de un equipo que acabó consiguiendo su pase para la fase de ascenso donde acabaría eliminado por el Tenerife.

El gol de Ortuño en el minuto 93 fue celebrado a lo grande.

El gol de Ortuño en el minuto 93 fue celebrado a lo grande.

Un año ha pasado de aquel importantísimo gol de Ortuño en ElAlcoraz que devolvía la ilusión al Cádiz CF de Cervera cuando peor se le ponían las cosas en la lucha por el ‘play off’. Un año ha pasado para que la fortuna se haya vuelto a aliar con el equipo gaditano. El mismo equipo que este pasado sábado volvía a hacer enmudecer a un estadio, en este caso, el José Zorrilla de Valladolid.

Y otra vez el gol llegó como consecuencia de una jugada a balón parado. Esta vez no fue un saque de esquina, pero sí que fue una falta alejada de la portería. Eugeni Valderrama, que acaba de saltar al terreno de juego ponía un balón en el corazón del área vallisoletana para que Servando, prácticamente solo y sin marca, cabecease a gol para desatar la locura del cadismo.

Entonces, como ahora, alHuesca se le puso un freno en plena remontada. El mismo freno que ha sido empleado para reducir al Valladolid, que se las prometía muy felices antes de que Servando rematase ese centro de Eugeni. Y es que si el Valladolid llega a sumar los tres puntos ante el Cádiz CF, las cosas se le hubieran puesto muy feas al conjunto de Álvaro Cervera ya que la distancia antes del encuentro era de cuatro puntos. Sin embargo, el empate conseguido en el último suspiro por el combinado amarillo motiva que los de Pucela sigan a cuatro puntos y no se metan de lleno en la órbita de la fase de ascenso.

Hace un año, al Cádiz CF le quedaban por delante ocho jornadas. En esta ocasión lo que resta hasta el final de la temporada regular son cinco jornadas. El impulso que los jugadores cadistas han tomado en Valladolid debe multiplicar la moral de un equipo que ya suma cinco partidos sin ganar un partido. Sin duda, la dinámica en la que ha entrado el equipo no es nada positiva aunque los partidos ante Sporting y este último en Valladolid han devuelto la confianza a un equipo que se niega a dejar de soñar.