Lolo Plá acabó lesionado y desolado el partido.
Lolo Plá acabó lesionado y desolado el partido.

Cádiz CF

De la euforia a la indignación en diez minutos

Los cadistas desplazados regresan muy enfadados por la segunda parte de su equipo

Por  17:44 h.

La ciudad deportiva Luis del Sol ha cambiado una barbaridad. La nueva grada de tribuna (llamada preferencia allí), con doble planta y una cafetería acristalada desde donde se puede ver los partidos del filial tranquilamente dista mucho de lo que se encontró el Cádiz CF en su último enfrentamiento anterior al de hoy.

De eso hace ya algo más de cinco años. Muchos de los cadistas que se desplazaron aquella temporada (para un partido en el que el Cádiz CF se impuso 0-2) recordaban hoy su última y accidentada visita -debido a los incidentes previos– y comentaban que el avance de una ciudad deportiva más propia de un club de Primera División que la que antes estaba. Normal que el Betis B juegue todos sus partidos en la ciudad deportiva independientemente del rival que llegue. Por no hablar del césped, que era una alfombra. El caso es que para los cadistas desplazados hoy a Sevilla todos estos avances más bien quedaron en nada porque a ellos les tocó ocupar la vetusta grada de preferencia que persiste en el campo principal de la ciudad deportiva. La misma que había, entonces era la única, hace ya cinco años.

No obstante, todo esto pasó a un segundo plano en cuanto comenzó el choque, muy abierto, pero que se puso de cara con el gol de Güiza. El jerezano lo celebró con los cadistas desplazados haciendo la estampa del arquero.

Pintaba bien la cosa y mejor se pondría al poco de comenzar la segunda parte. La euforia de muchos, antes de que Güiza encarase la pelota para intentar transformar el rigurosísimo penalti a David Sánchez, pasaría en pocos minutos a transformase en decepción y, a la larga, en indignación. Primero Güiza falló su penalti, el segundo en lo que va de Liga pese a que ante la Balona metió el rechace de cabeza. Y más tarde, al Cádiz CF le entra la pájara y comenzó a tirar los tres puntos, uno a uno, por la borda.

Un error en el despeje de Aridane propició una contra que acabó en el penalti (y expulsión) de Andrés Sánchez. Desnortado y sin rumbo el Cádiz CF llegó el segundo del Betis B tras una jugada en la que los amarillos comienzan a pelearse con el trío arbitral al considerar que Loren estaba en fuera de juego. Perdidos los papeles, llega el tercer gol bético tras un absurdo penalti de Cifuentes. Nadie más que a él se le ocurre encararse con un rival con el balón en su poder, pero en juego. Penalti, gol y desolación en la grada ocupada por los cadistas, que no se explicaban como sus jugadores habían dejado marchar una renta tan clara en un campo propicio para acabar la jornada a tres puntos del líder. Insólito.

La indignación en el viaje de regreso a Cádiz fue la nota predominante de una afición que ve como la posibilidad de discutirle la primera plaza al Murcia se ve seriamente perjudicada. Y lo que es peor, observaron como su Cádiz CF volvió a dar la de arena en un día señalado.