Dani Güiza, tras marcar el penalti ante la Balona.
Dani Güiza, tras marcar el penalti ante la Balona.

Cádiz CF

Dani Güiza, un lanzador de penaltis poco efectivo

El jerezano solo ha marcado diez penas máximas en toda su carrera en España, siendo la última en el año 2006 con el Getafe en Primera División

Por  9:30 h.

Quizás pudo llamar la atención que el pasado domingo fuera Dani Güiza el encargado de ejecutar la pena máxima que el colegiado del encuentro ante la Balona señaló cuando quedaban poco más de diez minutos para el final del encuentro.

El linense Javi Gallardo derribó a Lolo Plá en el área y el árbitro no se lo pensó, al igual que tampoco lo hizo un Dani Güiza que tomó la responsabilidad de intentar convertir el primer penalti de la temporada para el Cádiz CF.

Fue en ese momento antes de lanzar la pena máxima cuando algunos pensaron que quizás pudo enfrentarse al penalti otros jugadores como Abel Gómez, especialista en otros equipos en los que el sevillano ha jugado.

Sin embargo fue Güiza el que lanzó y falló. Mateo adivinó su intención de disparar al centro, aunque la fortuna sonrió al jerezano para que tras el rechace marcara su segundo gol de la temporada. 

El caso es que la duda en torno a Dani Güiza como especialista desde el punto de penalti se expresa en datos que reflejan que ni mucho menos es un gran lanzador. De hecho solo ha anotado diez penas máximas en España, tal y como recuerdan en la web de Cadistas Finos.

Una décena de penaltis que se resumen en tres en la temporada 2000-2001 con el Mallorca B, dos en la campaña 2001-2002 también con el filial bermellón, uno en la temporada 2003-2004 con el Ciudad de Murcia, tres en la la siguiente campaña en el mismo equipo y uno con el Getafe, en el curso 2005-2006.

Precisamente ese penalti con el conjunto madrileño lo anotó en la jornada ocho de dicha temporada ante el Zaragoza en Primera División, siendo aquel la última pena máxima transformada en España por Dani Güiza, que el domingo desperdició la oportunidad de anotar su 11º disparo desde los once metros.