Recortes de prensa con algunas de las declaraciones curiosas de Dani Güiza.
Recortes de prensa con algunas de las declaraciones curiosas de Dani Güiza.

CÁDIZ CF

Dani Güiza, en 2005: “Soy jerezano pero me gustaría ver al Cádiz en Primera”

El delantero elogiaba a los amarillos hace una década aunque después aseguró que nunca vestiría la camiseta cadista; ahora viene a Carranza en son de paz

Por  18:46 h.

Dani Güiza no es un futbolista cualquiera. No es uno más. El delantero, muy cerca de firmar por el Cádiz CF, se ha labrado una carrera a base de goles y escándalos, de éxitos deportivos y conflictos fuera del terreno de juego, de amores y odios por igual. De Jerez de la Frontera, de la provincia de Cádiz CF. De una familia “humilde y de chabolas”, de ser “uno de los malos” del colegio, a ser Pichichi de la Liga Española y campeón de Europa con la España de Luis Aragonés.

Y durante todos estos años, con muchas páginas de periódicos, muchos minutos de radio y televisión y hasta crónicas en papel ‘couché’ de la prensa rosa por su relación con Nuria Bermúdez, con la que incluso tuvo un hijo. Repasar la hemeroteca es leer que se quedó dormido en una sesión de vídeo con Bernd Krauss en el Mallorca y que llegó tarde al primer entrenamiento con el Sabio de Hortaleza; recordar sus orígenes humildes, sus traspiés delante de los micros, su irregular trayectoria en la que ha tocado el cielo y besado el suelo en mínimos plazos de tiempo, su relación paterno-filial con su representante Quique Pina (cuando ambos comenzaban en esto del fútbol)…

En Cádiz, y en el cadismo, se quedan con esas declaraciones en cierto modo de desprecio en las que aseguraba que no vestiría nunca la camiseta amarilla (lo dijo en la revista Don Balón tanto en mayo de 2007 como en agosto de 2011). Como es lógico, ha elogiado siempre sus orígenes, defendiendo su jerezanía y asegurando que quiere retirarse en el Xerez CD (o quien sabe si ahora en el Xerez Deportivo FC). También se unen capítulos de infausto recuerdo con piques en la grada de Carranza y con el duelo ante el Sanluqueño de por medio de la temporada 2012-13.

Sí. Güiza es así. El presidente Ángel Torres lo señaló como “el mejor definidor de la Liga solo por detrás de Ronaldo” (el ‘gordito’) a la vez que uno de los más golfos. Cara y cruz de este deporte, capaz de lo mejor y de lo peor. Y por ello en el Cádiz CF creen que con el arrepentimiento en su presentación y tras pedir perdón públicamente a los cadistas por sus palabras, además de marcando goles cada semana sobre el césped, la hinchada terminará aceptando el fichaje del delantero jerezano.

La vida es imprevisible y los tiempos cambian. Hace justo una década, el 24 de mayo de 2005, LA VOZ entrevistaba a un ‘semidesconocido’ Güiza que ya era santo y seña en el Ciudad de Murcia. Y dejaba estos titulares: “Soy jerezano pero me gustaría ver al Cádiz en Primera”; “Me llena de orgullo que los dos clubes de mi tierra estén tan arriba”; “Quiero marcarle al Cádiz por mi equipo, no siento ninguna rivalidad”; “El partido del ‘play off’ ante el Barcelona B lo ganaron por su afición, que tira mucho”; y “Me arrepiento de no haberme ido al Cádiz”.

Un año después, Güiza apuntaba que “Fue una lástima que el Cádiz no quisiera pagar mi cláusula. soy un profesional y donde esté el pan que le dé de comer a mis hijos pues ahí estaré. Además, estaría cerca de mi familia”.

Son las palabras de Güiza antes del ser el ‘gran’ Güiza, el personaje que se creció con los éxitos, a fuerza de goles. Cada cual es esclavo de sus palabras en una sociedad donde se defiende la posibilidad de redención, de reinserción. Sus cadenas podrán caer con el único sortilegio que existe en el fútbol: con goles, con victorias, con ascensos.