Los aficionados cadistas tendrán que llevarse el paraguas y el chubasquero a tierras gallegas.
Los aficionados cadistas tendrán que llevarse el paraguas y el chubasquero a tierras gallegas.

Cádiz CF

Cuando llueve en Carranza, ‘de gratis’ a tribuna

La medida solidaria provocó algunos tumultos y demasiadas personas viendo el fútbol desde los accesos a la grada

Por  21:07 h.

Todo es genial si no se tienen 11.000 socios. Todo es maravilloso si hay sitio para todos y todos quieren compartir. Todo son halagos si no pasa nada. Todo es felicidad si todo el mundo entra y sale sin agobios, sin presiones, sin colapsos. Pero hay que tener cuidado. De entrada, el club se puede exponer a una multa por no controlar el aforo de su grada de tribuna. Y ojo, que lo que cae del cielo es agua, no metralla. Si llueve, lo normal –siendo socio de fondo o preferencia sin cubrir–, lo de toda la vida, lo obvio es llevarse paragüas o pensarse dos veces en acudir al fútbol. Lo obvio no es abrir las puertas de la grada con visera para dar cobijo a toda esa gente que se está mojando. Suena frío, pero es lo más seguro. De hecho, el pasado sábado se vivieron situaciones peligrosas en los accesos a tribuna, cuando el club decidió retirar los tornos y abrir las puertas de tribuna para dar refugio a los aficionados de las demás gradas. Y todo eso, sin contar que en buena parte de la nueva grada de la tribuna uno se moja como el que está en el campo. Por tanto, la medida puede que no merezca la pena.

Y no lo merece, sobre todo, por motivos obvios de seguridad. Es matemática pura que todos los aficionados de las demás gradas no entran en tribuna y la apertura de puertas que se hizo el sábado pasado ante el Real Murcia se hizo como estaba jugando el equipo de Claudio, es decir, sin orden ni concierto alguno. Abrir las puertas así, sin ton ni son, puede motivar avalanchas descontroladas en las que se encuentren involucrados personas mayores. Y todo eso, sin contar con el agravio económico que se le hace al socio que ha pagado su abono en tribuna para, precisamente, ahorrarse esos problemas de lluvia, viento, sol o lo que tenga que caer.

Colapsos

Algunos aficionados que fueron partícipes de la migración a tribuna dan fe que se produjeron colapsos de personas en las salidas y entradas a la grada de tribuna que había demasiada gente, más de lo que permite el aforo. Además, también se pudo ver como muchos aficionados vieron el partido desde los accesos a los asientos dado que estaban todos llenos.

La medida dice mucho de un club que quiere cuidar a sus abonados cada vez que la climatología se pone seria, pero la seguridad es mínima en el caso de que todos los aficionados se empeñen en entrar en una grada que no puede dar cabida a tanta gente por muy desolada que parezca estar durante la Liga.

Ya el día contra del partido de vuelta del ‘play off’ por el ascenso ante el Real Oviedo en el estadio Carranza, donde 155 aficionados del club carbayón se tuvieron que quedar fuera por motivos de seguridad pese a tener entradas compradas, el Cádiz CF se expuso a una multa de la Federación por un motivo similar, además de las denuncias que cursaron los aficionados damnificados.

Por tanto, el club deberá estudiar una medida tan solidaria como temeraria.