Rober Correa cabecea un balón en El Rosal.
Rober Correa cabecea un balón en El Rosal.

Cádiz CF

Correa: “Hay que estar preparado para ser feliz”

Ha pasado un calvario de lesiones a la sombra de Carpio, ahora se centra en disfrutar su oportunidad y sujetarse al once

Por  14:32 h.

Apenas ha entrado en los planes de su entrenador esta temporada. Las lesiones no le han parado de visitar. Ha sufrido mucho pese a estar contento con su vida en Cádiz. Ha luchado y trabajado en el gimnasio, en la camilla con los fisios y se creía metido en un túnel. Pero ahora le ha tocado su momento y le toca disfrutar. Y lo hace. Él, como todos, quiere ser feliz. Y cuando le dan la oportunidad de serlo, la aprovecha. Se llama Rober Correa y en la actualidad es el lateral derecho titular del Cádiz CF.

Rober Correa está disfrutando ahora de la titularidad y se muestra esperanzado en aportar al equipo todo lo que no le ha podido dar en la primera vuelta debido a la gran regularidad de su compañero Carpio y a la sombra de las lesiones. Él mismo lo ha reconocido este jueves. “Ha sido un año bastante duro porque yo nunca había tenido tantas lesiones y esta vez entre el dedo del pie, el hombreo y la rodilla he tenido muy mala suerte”. Pasado el infortunio, el lateral derecho toca madera y espera que lo que le quede de temporada pueda dar todo lo que lleva dentro. “Ahora he tenido la suerte de recuperarme y el míster me ha dado la oportunidad y la estoy intentando aprovechar al máximo para quedarme en el once”.

En un plano más general, el jugador extremeño analiza lo que está siendo la temporada del equipo. “Al principio había mucha gente nueva y aunque el míster dejó claro desde el primer momento lo que quería siempre cuesta adaptarse porque cada uno venimos de un equipo y de una filosofía diferente”, comenta en alusión al arranque liguero. Y si el inicio no fue fácil, ya adentrada la temporada y tras enlazar siete victorias consecutivas, de nuevo vuelven las curvas tal y como admite Correa. “Ahora está costando otra vez, pero creo que llegaremos pronto a los 50 puntos porque el equipo esta trabajando y creando ocasiones, y lo que es más importante, no nos las están creando. Lo único que falta es un poco de acierto. Y seguro que llegará”, desea.

Un pasado indeseable

Rober Correa, como Álex Fernández, procede del Elche, un equipo que el año pasado descendió a Segunda B -lo hizo tras caer en Carranza- después de entrar en una dinámica muy negativa que recordó a la que tomó el Cádiz CF del año en el que se bajó en Alicante. El defensa pacense lo resume en pocas palabras. “La cosa se torció al final y fue una catástrofe, una pena. Aquí estoy muy feliz y contento y trabajando con ilusión en cada entreno”, comenta queriendo olvidar el fracaso ilicitano del que formó parte pese a las enormes expectativas que tenía el cuadro franjiverde al comienzo de Liga. “El Elche estaba hecho para ascender y teníamos buenos jugadores que ahora están en los equipos de arriba pero el fútbol es así de caprichoso. Es un deporte en el que hace mucho la cabeza porque cuando un equipo esta bien mentalmente se puede atrever con todo y cuando no lo está le hacen mucho daño”, sostiene este jugador de 25 años.

Volviendo al Cádiz CF, Correa se muestra esperanzador y cree que las victorias están muy cerca de llegar porque “el equipo está creando muchas ocasiones y le crean pocas; lo que pasa es que antes tirábamos poco y marcábamos y ahora es al revés. Son rachas y sabemos que somos capaces de todo”.

El año pasado también se atragantó un poco llegar a los 50 puntos, y por lo que se está viendo este está pasando igual. Para Correa, como para el vestuario entero, esa cifra es clave en el aspecto psicológico. “Queremos alcanzar el objetivo de los 50 puntos, que es lo que nos marcamos al principio, y liberarnos para soñar con algo bonito que a todo el mundo le gustaría”.

En las dos últimas semanas, Cervera ha rotado en los laterales y producto de ello le ha tocado el turno a Correa, que lejos de acomodarse intenta sujetarse al once como puede. Sobre los cambios sorprendentes del técnico muestra una madurez exquisita. “El fútbol es una rueda en la que un día estás jugando y al siguiente no. Hay que estar preparado para ser feliz cuando estás jugando y trabajar duro para cuando no”. Espléndido lema de cabecera. Sí, señor.

Correa sabe bien lo que es jugar en un filial y cómo se comportan. El pacense ha pasado por las canteras del Espanyol y Rayo Vallecano y conoce de primera mano cómo se las puede gastar uno de ellos por muy desahuciado que parezca como es el caso del rival de este sábado. “Los que hemos jugado en filiales sabemos que si sale el día, puede salir de todo. Y en este caso, el Sevilla Atlético tiene jugadores de mucha proyección y pertenece a una gran cantera. Esperemos que no les salga el día y que nosotros podamos marcar un gol pronto para que se relajen un poco. No hay que dejarles respirar; jugamos en casa y tenemos que apretar al máximo”, insta.

El cadismo, o parte de él, comienza a impacientarse ante la tardanza de una victoria. Por eso mismo, Correa entiende que la grada exija este sábado una victoria ante colista. Pero eso no quita para que pida el apoyo de todos. “Entiendo que nuestro público quiera que ganemos sí o sí. Todos queremos ganar porque para todos es bueno. He tenido la mala o buena suerte de vivir muchos partidos desde la grada y he estado viviéndolo dentro con los aficionados y sé que se disfruta mucho cuando el equipo gana y pelea. Espero que nos den ese apoyo porque nos vendrá muy bien anímica y físicamente porque te dan ese puntito más que aunque no puedas siempre lo das por ellos”.