Cordero posa con Pina en su renovación como director deportivo.
Cordero posa con Pina en su renovación como director deportivo.

Cádiz CF

Cordero quiere quedarse

La mano derecha de Quique Pina contempla el interés de Levante y Deportivo pero aún le quedan tres años en la entidad cadista

Por  18:43 h.

La verdad es que las cosas están en el Cádiz CF como para pensarse dos veces las cosas. Por un lado, el consejero delegado con la justicia persiguiéndole los talones; por el otro, el presidente –también con cuentas pendientes por el caso Invercaria– que se lleva de uñas con el que es tu mejor amigo. Y en el medio, Juan Carlos Cordero, un director deportivo al que le acompaña un currículum envidiable y que, como no puede ser de otra manera, interesa a muchos equipos de Primera División.

La situación del actual director deportivo del Cádiz CF, ahora mismo, la pieza más importante del proyecto de Locos por el Balón en la entidad cadista no se puede decir que sea inestable porque el murciano tiene firmado las tres próximas temporadas de amarillo. Por supuesto que está al margen de toda la operación Líbero y por supuesto que tiene la patente de corso de hacer lo que le venga en gana ya que su relación con Quique Pina es ed profunda amistad, por lo que es libre de hacer lo que le parezca en todo momento. Eso sí, si algunos de los clubes que lo quieren para hacerle su director deportivo tendrían que ponerse en contacto con el Cádiz CF para ofrecer una cifra por su fichaje.

De momento, se sabe que tanto Levante como Deportivo de La Coruña ya han entrado en contacto con él para saber su situación e interesarse por su futuro. La respuesta del dirigente murciano es que su intención inicial es quedarse en el club gaditano por varias razones. Primero porque él es buena parte de un proyecto que no para de ver el horizonte de Primera División. Segundo porque sabe que muchos de los futbolistas y técnicos que tiene en su nómina van con él a muerte y en cierto sentido se sentirían algo decepcionados si de buenas a primeras acepta una oferta para abandonar la nave que con tan mimo ha fabricado él. Y tercero y más importante: su familia. Tanto su mujer como sus hijos están de maravilla en El Puerto –donde reside de manera habitual– y sería un serio contratiempo para sus vidas tener que hacer las maletas después de adaptarse felizmente en una tierra a la que llegaron provenientes de Granada.

No obstante, todo esto es fútbol y lo que hoy es negro, mañaña puede ser blanco. De momento, todos los clubes están centrados en acabar sus respectivas temporadas y hasta hoy no hay movimiento alguno. Por tanto, tanto Levante como Dépor saben que si quieren a Cordero tendrán que doblar sus apuestas.