El autobús será el medio de transporte del Cádiz CF en los próximos días
El autobús será el medio de transporte del Cádiz CF en los próximos días

CÁDIZ CF

Copa del Rey: De la ilusión a la obligación

El Cádiz visita a un Murcia en horas bajas con el reto de sacar dinero de la Copa, mostrar la amplitud de la nueva plantilla y premiar a su afición

Por  9:00 h.
Real Murcia
0
Cádiz
0
Real Murcia: Fernando, José Ruiz, Ruso, Sobregrau, Hostench, Armando, Sergi Guilló, Isi, Chavero, Sergio García y Azkorra.
Cádiz CF: Pol Ballesté, Juanjo, Aridane, Josete, Tomás, Abel, Garrido, Álvaro García, Hugo, Lolo Plá y Wilson Cuero.
Árbitro: Gil Coscolla (valenciano)
21 horas (8 Cádiz Televisión)
Campo: La Nueva Condomina

La Copa del Rey es el torneo de la ilusión, de los sueños, de la esperanza. Pero para el Cádiz CF también es una obligación. El descanso no ha lugar para un club de tal magnitud inmerso en la Segunda B.

Y el trofeo de su Majestad se asume como un reto, como un nuevo objetivo, por varios condicionantes. En primer lugar el económico, y es que el fracaso de la pasada campaña, el no ascenso, supone otro año más en una categoría de bronce que se le queda muy pequeña a la entidad amarilla. Las arcas tiemblan, el desequilibro presupuestario (Cordero ‘dixit’) mantiene intranquilo a los actuales rectores, que deberán encontrar dinero debajo de las piedras o aportar su patrimonio para que la temporada no acabe con déficit.

Y la mejor inyección, amén del ascenso y los ‘play offs’, se encuentra en la devaluada pero aún así todavía valiosa Copa del Rey. El Cádiz CF ingresó 130.000 euros la pasada campaña tras superar las tres rondas ante rivales de su nivel, con el infortunio de que cayó en (mala) suerte el Villarreal. Un enfrentamiento con uno de los Gordos de Primera supondría solventar este problema financiero de raíz. Carpetazo absoluto. Así que el presidente ya se lo ha dicho a Claudio y a sus chicos: hay que ganar en Murcia, y luego el otro y por supuesto el tercero. Nada de chorradas.

La segunda motivación es deportiva. Recién cerrado el mercado, sin cotejar aún si esta plantilla es superior o inferior a la del pasado año, se ha enarbolado la bandera de que es mucho más amplia, completa y competitiva. Dos jugadores por puesto, casi dos equipos completos. Y esta noche en La Nueva Condomina (21 horas) le toca a esa segunda fila, a los menos habituales en este inicio liguero, con tres que se mantienen y varios más dispuestos a luchar por su plaza en el once liguero, el que ofrece continuidad.

Pol Ballesté cubrirá el arco, partiendo en desventaja inicial con su competidor Cifuentes debido a la diferencia de experiencia y a que el malagueño apareció por Cádiz un mes después. Juanjo retoma el lateral derecho, un puesto hecho a su medida hasta que se lesionó en pretemporada y dejó vía libre a Cristian. Aridane encuentra una magnífica oportunidad para resarcirse de su agosto y empezar a ganarse la confianza de sus nuevos seguidores. Josete y Tomás completan la zaga al no disponer de sustituto, al igual que Garrido.

Peligro por las bandas en la Copa

Mantecón asumirá el papel de Abel Gómez, con Hugo y Álvaro García por las bandas, dos extremos de garantías que serían titulares en casi todos los equipos del grupo. En ataque, con el obligado descanso a Güiza, Cuero y Lolo Plá formarán una inusual pareja ofensiva. Aquí reside la principal incertidumbre.

El tercer aliciente es sentimental. Después de la hecatombe del pasado junio, esta hinchada ha reaccionado rozando los 11.000 abonados, liderando esta tabla en toda la Segunda B. Merece disfrutar sin sufrir, y ese regalo puede llegar en diciembre en forma de Barça o Real Madrid.

La Copa llega en un momento álgido para el Cádiz CF después del espectacular intercambio de golpes del pasado sábado con el Cartagena, con el amarillo como vencedor. Lejos del estado de euforia, no hay motivos para ello al ser muy temprano y con los problemas defensivos bien presentes, sí que se respira cierto optimismo por Carranza. Hay gol, hay pegada, hay fútbol, hay equipo para volver a creer.

Todo lo contrario que en Murcia. En territorio Samper las alegrías del pasado, los dispendios de épocas pretéritas, han desembocado en la frustración del presente. Al fracaso del curso anterior se le suma un verano nefasto en cuanto a incorporaciones, aderezado con unos abonos carísimos (casi el doble que el del Cádiz CF) y un pésimo inicio de Liga, con derrota en Marbella y empate en casa frente al Villanovense.

Un cambio positivo

La parroquia local está de uñas, el ambiente es negativo y en ese mar encrespado puede pesar el cuadro gaditano su clasificación. Pero sobre el césped se juega al fútbol y el conjunto pimentonero posee argumentos suficientes para ganar a cualquiera.

Además, el técnico Aira realizará rotaciones y ese viento fresco le vendrá de perlas para airear el asunto. La promesa Jordi Hostench debutará en el carril zurdo, con Jesús Ruiz por derecha, Ruso en el centro y muchas dudas en cuanto a su acompañante. Y en ataque se estrenará como titular el veterano Azkorra, un clásico de Plata y el fichaje más ilusionante de los granas. El entrenador pretende combinar titulares con menos habituales pues el entorno no permite demasiados experimentos y se volverá en contra si no le responden como es debido.

Los malos resultados han condicionado un estilo que se aventuraba atractivo, con mucho toque en la medular y jugadores asociativos. Ahora, los jugadores han perdido el rumbo a la espera de recuperarlo esta misma noche.

Recreativo, Cartagena, y ahora Murcia. El inicio del Cádiz CF es durísimo, lo que deja a los pupilos de Claudio enchufados y sin tiempo a lamentarse del pasado, a pensar en el futuro. Hoy comienzan la andadura en la Copa, esa competición donde se rubricó una de las páginas gloriosas del equipo amarillo (en semifinales ante el Madrid) y que ofrece el billete para soñar a bajo precio. Ya no es solo ilusión; es una obligación.