Claudio junto a Nono Fernández Cubero en Murcia
Claudio junto a Nono Fernández Cubero en Murcia

Cádiz CF

Claudio salvó un ‘match-ball’ que le da mucha vida

El técnico del Cádiz llegaba con el agua al cuello a La Condomina y se fue con mucha moral y confianza en el equipo

Por  10:38 h.

La victoria del Cádiz en Murcia ha supuesto mucho para un equipo cuestionado y un entrenador, Claudio Barragán, que estaba más en la cuerda floja que nunca. No escapa a nadie que una derrota ante el líder hubiera sido prácticamente su sentencia como entrenador amarillo ya que la situación habría sido sostenible.

Pero por fortuna para los intereses amarillos ha sucedido todo lo contrario con un triunfo importante y que puede ser clave en esta recta final de temporada. Claudio llegaba con el agua al cuello y salió de la Nueva Condomina con la marea por los tobillos. Síntoma de que los tres puntos cadistas eran vitales y pueden ser un punto de inflexión. El tiempo dirá si es así esto último.

Y todo ello a pesar de que con el gol de Chavero en la segunda parte, la parroquia cadista se temía lo peor tras un cambio en el descanso que extrañó bastante. Machado era sustituido por un Isaac Nana que formó un trivote en el centro del campo junto a Abel y David Sánchez que permitió al ex del Córdoba adelantar su posición, lo que influyó en el segundo gol cadista.

El cambio de piezas de Claudio le salió bien, las cosas como son. No sólo por la remontada, sino porque el Cádiz supo atar bien el partido y no sufrió apenas en la recta final del choque, defendiendo como mandan los cánones: presión fuerte arriba sin dejar salir de su campo al Murcia. Todo ello además en un choque con bajas importantes y que no se notaron en el campo.

La victoria ha dado mucha moral a una plantilla ávida de triunfos y buenas noticias, seguro que el viaje de vuelta fue una fiesta para un vestuario consciente, no obstante, de que aún no han hecho nada. Para Claudio, la victoria ante el Murcia le da mucha vida como entrenador del Cádiz. Va a tener una semana plácida antes de un duelo en Carranza ante el Melilla que debe ser la continuidad de las buenas sensaciones de solidez mostradas en la Nueva Condomina.

Moral y confianza, aspectos que regresan a un vestuario con Claudio como líder que espera seguir enderezando el rumbo.