Chota, jugador del Melilla, se encaró con el futbolista del Cádiz CF Juan Villar al terminar el partido
Chota, jugador del Melilla, se encaró con el futbolista del Cádiz CF Juan Villar al terminar el partido

CÁDIZ CF

Chota acusa a Carranza de racismo y a Villar de insultarlo

El delantero del Melilla denuncia que el jugador le llamó «moro de mierda» y que algunos aficionados del Cádiz CF le abuchearon con sonido «como si fuera un mono»

Por  20:59 h.

El Cádiz CF-Melilla quedará en la memoria del cadista por la tangana final, en la que Chota acabó expulsado por amenazar a Juan Villar, además del melillense Richi. El partido estaba muy caliente y el delantero de 39 años veía la roja por parte del árbitro cuando buscaba al cadista.

Una vez acabado el encuentro, el atacante ha querido explicarse ante los medios de comunicación locales,en este caso en los micrófonos de Onda Cero Melilla. Y acusa de racista tanto a parte de los aficionados cadistas que estuvieron en Carranza como al propio Villar, que según Chota le insultó gravemente, lo que provocó su reacción.

El delantero del Melilla es muy duro en sus declaraciones. Primero, entiende que no hay penalti en la jugada que transforma Jona. «No es penalti. El chico este, Villar, se tira y ha engañado al árbitro».

Se veía resentido. Y aquí los motivos, porque Villar «primero me sacó la lengua, se rió de mí en mi cara y luego me dijo ‘moro de mierda, quédate ahí’. ¿Eso es normal? Si yo pierdo, pierdo honradamente, le doy la mano y me voy. Pero que una persona se ría en mi cara, no se lo consiento a nadie».

Chota también estaba muy molesto con el arquero del Cádiz CF, Oinatz Aulestia. «Fueron el portero y Villar. Más Villar que el portero, porque iba con una chulería… Después del partido me dijo ‘vente a por mí’, amenazando. La Liga es muy larga y a cada uno le llegará su momento».

Chota se sentía «muy mal» con un cántico «como si fuera de mono», algo «que no me había pasado nunca en ningún campo. No nos merecemos esto y menos yo. Siempre que ido a cualquier campo el trato ha sido con educación y en este aspecto no se han portado bien conmigo, pero a mí me da igual porque es el público quien lo gritó».

«Pero que alguien en el campo me diga moro… soy moro, italiano no soy, pero ya es por la forma de cogerme, reírse y sacarme la lengua. Eso nunca lo he visto en mi vida profesional, en 22 años, hasta que ha llegado esta persona y no me ha gustado nada. Pero hay que aceptarlo y se queda ahí»