Álvaro Cervera, durante un entrenamiento reciente.
Álvaro Cervera, durante un entrenamiento reciente.

Cádiz CF

Cervera quiere que su Cádiz CF siga destacando por su capacidad de sufrimiento

El técnico mantiene la misma filosofía con la que logró ascender y recuerda que tienen que venir hombres desequilibrantes

Por  21:15 h.

Ya se sabe que de los partidos amistosos de pretemporaras hay que sacar las conclusiones precisas. Ni muchas, ni pocas, pero sí las suficientes. Si no sirviesen para nada, directamente, los equipos no organizarían estos bolos. El caso es que en verano se comienza a trabajar sobre la base de lo que debe ser la temporada. Eso, en el caso de que todo vaya bien. En caso contrario, ya se conoce lo que suele pasar. Primero se cambia los jugadores, luego el sistema y si la cosa no remonta el vuelo, pues se cambia de entrenador. Todo está escrito. Por eso mismo, los amistosos de pretemporada marcan la senda de lo que el equipo debe explorar en competición oficial. Y si en Málaga, ante el Atlético Malagueño de Tercera, el equipo resbaló de mala manera, ante el Osasuna, de Primera, se comenzaron a corregir muchas de las cosas que fallaron en el duelo ante el filial malacitano. Para empezar, las ganas, el sacrificio, el orden y el derroche, señas de identidad del Cádiz CF que ha conseguido el ascenso en Alicante.

Porque el choque ante el conjunto navarro, Cervera se lo tomó como un examen serio de su Cádiz CF, de su nuevo Cádiz CF, que en realidad no es tan nuevo.Para empezar, dispuso de un once titular que, hoy por hoy, podría ser el más competitivo posible a falta de los fichajes que tienen que llegar. El entrenador del Cádiz CF alineó un equipo donde primaba la base del conjunto que ascendió en ‘play off’. Cervera tiene claro que debe seguir construyendo desde lo que ya tiene y desde ese punto es desde donde está marcando el inicio del camino. Y lo que es más importante, no para de repetirlo cada vez que tiene la ocasión. Como el pasado sábado tras el final del choque de Los Barrios. «La imagen en cuanto a juego esperemos que sea como hoy, un equipo competitivo, aguerrido y que limite las opciones del rival. Tenemos que añadir más cosas. Además hemos tenido la suerte de marcar a balón parado».

Pura filosofía ‘cerveriana’. Entrega, dedicación, garra y poner al límite al rival. Esas van a seguir siendo las consignas y sobre ellas deberá crecer un equipo que espera como agua de mayor mayor potencial físico en todas sus parcelas. Además, de eficacia rematadora.

De hecho, el propio técnico recordaba que sigue esperando que le refuercen el equipo porque «la mayoría de nuestros jugadores han jugado y competido bien en Segunda B pero necesitamos tener variantes para partidos de otro tipo. (Ante el Osasuna) nos hemos puesto por delante dos veces pero el otro día se pusieron por delante nuestra y no fuimos capaces de remontar el resultado y para eso tenemos que tener más capacidad», dijo a las claras para explicar que necesita más calidad en los metros finales, donde se ganan los partidos.