Álvaro Cervera y su segundo Roberto Perera, en el banquillo
Álvaro Cervera y su segundo Roberto Perera, en el banquillo

Cádiz CF

Cervera espera perfeccionar su plan

El técnico cadista confía en mejorar las prestaciones de su sistema con los recién llegados

Por  21:09 h.

«Nuestra vida cambió en Jaén, donde ganamos 0-1. No hacía falta ganar porque ya estábamos metidos en ‘play off’, pero se consiguió. Reservamos a gente porque era la última jornada y el equipo no debía resentirse de cara al primer partido de ‘play off’. Pues bien, casi que sin buscarlo, pusimos la primera piedra de lo que iba a ser este equipo. No es un equipo brillante, pero sí que podía ganar los partidos de otra manera. Sí, el día de Jaén empezamos a creer».

Son palabras de Cervera en mitad de unos ‘play off’ gloriosos. Aunque aún no se había conseguido el ascenso, el técnico de Guinea ya estaba marcando las líneas maestras de un equipo que no paró de crecer hasta tocar el cielo en Alicante. Y sí, Cervera no se cansó de repetir que estaba preparando el equipo para una liguilla de seis partidos y no para una temporada de 42 partidos. Pasado el reto, todo indica que Cervera seguirá confiando en el ‘abc’ que le hizo ascender y se dejará de probaturas en busca de un sistema más vistoso, más ofensivo, más creativo, más ‘cool’.

No obstante, seguirá machacando y machacando lo que tantos frutos le ha dado. Se vio en el primer amistoso más o menos serio de la pretemporada. Ante el Osasuna, en Los Barrios, donde el Cádiz CF ganó 1-2 gracias a un orden defensivo ante el que el Osasuna quedó maniatado. Casi como que ayer el Almería. En Jaén empezaron a creer y desde Jaén que este Cádiz CF no da su brazo a torcer en un partido oficial. En total, ocho partidos invictos. ahí es nada para un equipo destrozado poco antes de jugar en la Nueva Victoria, donde se ganó con un gol de Salvi calcado al de Alvarito en Ferrol. Una jugada que el Cádiz CF no parará de repetirla jornada tras jornada dado los buenos resultados que está dando gracias a la explosión de dos estiletes magníficos como son los pequeños extremos que Cervera tiene en su poder.

Pero Álvaro Cervera es consciente de que el Cádiz CF necesita refuerzos de primer orden en una categoría superior. Si todavía, a veces, el técnico se sigue preguntando en su interior cómo fue posible conseguir el ascenso con un equipo ‘tieso’ en lo físico pero repleto de orgullo, ahora más que nunca se siente sabedor de que necesita mucha más gasolina para aguantar el ritmo en una eterna temporada en Segunda.

Por eso mismo, el plan tiene que seguir siendo el mismo aunque mejorado. Es decir, el bloque tiene que seguir creciendo. El contragolpe debe ser la seña de identidad. El fútbol directo, también. Las dos líneas tienen que seguir estando más unidas que nunca. Las bandas deben seguir siendo las más veloces de la categoría. Y la solidaridad y el sacrificio, la pelea, como dijera en Almería, no se negocia. Con eso, y añadiéndole los jugadores que deben dar ese plus de calidad por el que, en teoría, han salido hombres como David Sánchez, Despotovic, Fran Machado o Carlos Calvo, este Cádiz CF debe mejorar un plan que ya sirvió para el primer gran objetivo.

Cervera sabe que desde la llegada de Pina y Cordero aquí el que manda sobre la plantilla es murciano. Fiel a su carácter de hombre de club, no se queja. Asume su rol y entiende el negocio. Eso sí, espera y desea que los jugadores que le han traído le sirvan para perfeccionar su plan.