José Ángel Carrillo se tuvo que marchar lesionado ante el Barça B.
José Ángel Carrillo se tuvo que marchar lesionado ante el Barça B.

CÁDIZ CF

Carrillo y el amargo premio del gol

A falta de confirmación oficial, el delantero del Cádiz CF se lesionó en la celebración de su primer tanto ante el Barça B; Jose González ya vivió en su época una experiencia similar

Por  16:47 h.

Nueve minutos sobre el césped, dos balones tocados y dos esféricos al fondo de las mallas. Mejor, imposible. Así fue la estelar actuación de José Ángel Carrillo el pasado viernes desde que relevara a Rubén Cruz en el minuto 60 y se marchara para dejar su puesto a David Barral en el 69′.

“La entrada de Carrillo revolucionó el partido”. Las palabras de Álvaro Cervera tras la victoria de su equipo frente al filial del FC Barcelona reflejaban lo que supuso la entrada de un ariete murciano que tras marcar el tercer tanto del Cádiz CF pidió el cambio. Las alarmas saltaban y el míster cadista apuntaba en la rueda de prensa: “No sé si ha sido en la celebración del gol o en una jugada posterior, el caso es que parece que tiene algo en la rodilla y el jugador está muy preocupado“.

Las imágenes del encuentro parecen indicar que el percance lo sufrió el delantero al celebrar su primer gol deslizándose sobre el césped. Tal es así que apenas dos minutos después, en la jugada que da origen al 3-0, Carrillo ya aparece cojeando y con molestias. E incluso al volver de celebrar su primer gol ya se le nota la preocupación en su rostro. Fueron Dani Romera, primero, y Álvaro García, sobre el que cometen el penalti, los que luchan en esa jugada hasta el final. Eso sí, Carrillo no duda en lanzar el penalti y marca su segundo gol. Después se tiene que marchar lesionado y con notables gestos de dolor.

Ahora, a expensas de las pruebas a las que se someta el delantero en los próximos días, Carrillo tendrá que esperar. Si algo tiene claro es que la euforia, imposible de reprimir, a veces puede pasar factura.

Se repite la historia

Celebrar un gol y acabar lesionado. Una historia que no es la primera vez que sucede. La alegría que supone marcar un gol da origen a multitud de celebraciones de todo tipo. Algunas, por desgracia, tienen este final. En el Ramón de Carranza ya lo saben.

Hace 28 años sucedió algo parecido en el coliseo gaditano. Una historia con un inicio idílico y un final no tan feliz. Aquel 29 de noviembre de 1989 tuvo lugar en la capital gaditana un encuentro de la Copa del Rey, con un Cádiz CF que militaba en Primera y un Betis que lo hacía en Segunda. Se trataba del partido de vuelta de los octavos de final de aquella Copa del Rey y acabó con un 2-0 a favor del Cádiz CF, que remontó la eliminatoria gracias a los goles de Barla (72′) y Jose González (82′). 1-0 ganaron los verdiblancos en la ida con gol de Zafra. Ese día Jose González se fracturó el peroné celebrando el segundo y decisivo gol y el Cádiz CF ya no podía hacer más cambios.

Y no han sido los únicos que han sufrido estos percances en una lista tan extensa como sorprendente. Pablo Diogo (Servette), Raúl Ruidíaz (Universidad de Chile), Antonio Candreva (Lazio), Roque Júnior Maurides (Internacional de Portoalegre), Fabián Espíndola (Real Salt Lake City), Charyl Chappuis (Buriram United), Martín Palermo (Villarreal), Sergio García (Betis), Saulo (Sport Recife)… Son muchos los que pueden dar fe de ello.

El que no podrá hacerlo es Peter Biaksangzuala. Su celebración fue en 2014 la más traumática de todas. El jugador indio del Bethlehem se fracturó la columna vertebral al golpear su cuello contra el suelo celebrando una diana. Murió cinco días después con 23 años. Él no pudo contarlo.