El Cádiz CF de Calderón ganó el año pasado en la ciudad deportiva sevillista.
El Cádiz CF de Calderón ganó el año pasado en la ciudad deportiva sevillista.

Cádiz CF

Calderón y su Cádiz CF rompieron una maldición de tres años

El técnico gaditano fue destituido cuatro jornadas después de una victoria brillante en la carretera de Utrera

Por  13:15 h.

Desde que el Sevilla Atlético se dejó de ‘favores’ y comenzó a jugar sus partidos como local en su ciudad deportiva, el Cádiz CF sufrió siempre con la visita al campo principal del complejo deportivo sevillista José Ramón Cisneros Palacios, situado en el primer kilómetro de la carretera de Utrera. Y es que las cosas funcionaban medianamente bien para el Cádiz CF cuando el club hispalense, por eso de tratar con deferencia a la afición cadista, abría las puertas del Ramón Sánchez Pizjuán para que el Cádiz CF jugase su partido con su filial en el primer estadio del club de Nervión.

Sin ir más lejos, la última vez que el Cádiz CF jugó en Nervión ante el filial sevillsita, la victoria fue para los muchachos de Jose González. Corría la jornada 36 y el Cádiz CF se jugaba la vida en su intento de pelear un puesto en los ‘play off’ de ascenso. Un solitario gol de Velasco -que también marcaría una semana después ante el Roquetas en Carranza garantizando el cuarto puesto para un Cádiz CF que sería eliminado a las primeras de cambio por el Mirandés en el desastre de Anduva- en el minuto 66 daba tres puntos de oro para el club cadista, que gracias al orden defensivo impuesto por el entrenador gaditano conseguiría un puesto para la fase de ascenso dentro de una temporada que comenzó con el serbio Risto Vidakovic en el banquillo, una apuesta del entonces director deportivo del Cádiz CF, Roberto Suárez. Curiosamente, con el entrenador bético se consiguió esa misma campaña, al comienzo, una goleada en el Cisneros Palacios, pero no fue ante el filial sevillista sino con el Alcalá, al que el Cádiz CF goleó 0-3 en la ciudad deportiva debido a que el campo del entonces club recién ascendido a Segunda B no estaba en condiciones.

Paso a la ciudad deportiva

El Cádiz CF, triste y lamentablemente, tuvo que volver a enfrentarse al Sevilla Atlético la próxima campaña, la del centenario del club. No obstante, en esta ocasión el Sevilla FC mandaba a su filial a la ciudad deportiva, donde se encontraba mucho más cómodo. Así lo comprobó el Cádiz CF 2011/12, confeccionado por Quique Pina y entrenado por Jose. Era la jornada 13 de un comienzo de Liga dubitativo del equipo que ese año acabó llorando desde los once metros ante el Lugo cuando el Sevilla Atlético se convertía en el primer equipo en batir al sólido once de Jose. Un gol olímpico en el 93′ de Alberto Moreno, previa cantada de Aulestia, daba la victoria a los de Nervión. Comenzaba la maldición.

Temporada 2012/13. Sí, la peor que se recuerda en la última época en Segunda B. Raúl Agné en el banquillo. El aragonés había relevado al añorado Ramón Blanco, que antes había hecho lo mismo con Alberto Monteagudo, la apuesta de Gaucci. Era la jornada 26 y el Cádiz CF acudía a la ciudad deportiva sevillista en una dinámica buena de resultados tras la llegada de Josete, Luque, Peragón, Carlos Álvarez y Granell. Ahí es nada. Dos goles de Pablito Sánchez, uno de penalti, sirvieron para que el Cádiz CF se fuese al descanso ganando 1-2. Pero la maldición del Cisneros Palacios sobrevoló nuevamente sobre un equipo de Agné timorato y sin experiencia. Juanan, otra vez, y Álex Rubio en el 76′ volvieron a darle la vuelta a un marcador que acabó con el definitivo 3-2 y dejaba al Cádiz CF mirando hacia la parte trasera de la clasificación. Fue el comienzo de un ridículo espantoso que acabó con la patética ‘fiesta de la salvación’ en El Palmar de Sanlúcar en la penúltima jornada de Liga.

Año siguiente. Mismo entrenador, Mismo ridículo. Porque en la visita a la ciudad deportiva José Ramón Cisneros Palacios de la temporada 2013/14 comenzó a verse como el Cádiz CF de Agné tropezaba una y otra vez, una y otra vez (no es una errata repetida), una y otra vez,  una y otra vez, en la misma piedra. Apenas habían pasado quince jornadas cuando el Cádiz CF se presentaba en la ciudad deportiva hispalense para evidenciar que lo que funcionaba en Carranza no lo hacía fuera. Aquel Cádiz CF de Agné que ganaba sus partidos por castigo en su propia casa no era capaz de ganar nada fuera. El Sevilla Atlético venció (2-1) con un gol de Moi en el 82′ y dejaba en nada el gol de Luque con el que once amarillo había empatado el partido. Esa misma temporada, Agné fue destituido por Locos por el Balón a falta de ocho jornadas y se fichaba a Antonio Calderón, que en una trepidante recta final de Liga metió al equipo en ‘play off’, donde se caería a las primeras de cambio ante el L’Hospitalet.

La temporada 2014/15 fue la del final de la maldición de la José Ramón Cisneros Palacios. La visita del Cádiz CF de Antonio Calderón, que comenzó la temporada, como Claudio la presente, de una manera dubitativa en la Liga pero cumpliendo con la exigencia de la Copa del Rey, coincidió con la décima jornada. El once amarillo, sobre todo su entrenador, llegaban a la Carretera de Sevilla con la presión de la tabla clasificatoria, donde ya resaltaba el UCAM Murcia, el principal verdugo de Calderón semanas después de la victoria ante el Sevilla Atlético. Fue un partido práctico y bueno de los cadistas, que remontaron el gol inicial de Carlos Fernández en el minuto 25 de partido. Pero ese tanto no sacó del partido a los de Calderón, que con dos goles psicológicos, uno de Fran Machado en los últimos compases del primer tiempo y otro de Jona en el inicio de la segunda mitad, daban la vuelta a un marcador que terminaría sentenciando en el 52′ Josete, tras un saque de esquina. Esa victoria acalló temporalmente las exageradas críticas que recibió el técnico gaditano, que vería como tan solo cuatro jornadas después era cesado tras caer en La Línea y después de dos empates consecutivos ante Almería B (fuera) y El Palo (en casa).

Este domingo el Cádiz CF vuelve a la ciudad deportiva donde tantas cosas ha vivido. . ¿Continuará la buena dinámica abierta el año pasado por su antecesor o, por contrario, caerá rendido a la maldición?