Ortuño, durante una sesión de entrenamiento.
Ortuño, durante una sesión de entrenamiento.

Cádiz CF

Cádiz CF-Reus (PREVIA) Toca levantarse con alegría y convicción

El once amarillo regresa a su casa para enderezar el rumbo que se torció con injusticia en una fría tarde en Getafe

Por  21:33 h.
Cádiz
0
Reus Deportiu
0
Cádiz CF: Cifuentes, Carpio, Aridane, Servando, Brian, José Mari, Abdullah, Salvi, Álvaro, Rubén Cruz y Ortuño.
Reus: Édgar Badía, Campins, Olmo, Atienza, Ángel, Folch, López Garia, Fran Carbià, Querol, Miramón y Édgar Hernández.
Árbitro: Prieto Iglesias, navarro.
Partido correspondiente la vigésimo-sexta jornada de Liga.
Ramón de Carranza. 16.00 horas.

Hay que levantarse. Hay que hacerlo cuanto antes. Ya. Además hay que hacerlo de una manera convincente, contundente, necesaria. Y hay que hacerlo con alegría. Lo hay que hacer de esta manera porque hoy se juega en casa, ante la gente que quiere al equipo, ante la gente que sufre con él y que se arañó la cara con rabia la semana pasada después de verlo perder los tres puntos en un partido de locos. La gente, su gente, está deseando volver a verlo sonreír y campando a sus anchas. Hoy vuelve el fútbol a Carranza y lo hace con tremendas ganas de hacer justicia.

Y la justicia no se hace con pañuelos. La justicia se hace con juego y con goles. Basta con uno más de lo que consiga el rival. Si un equipo es mejor, podrán poner a una legión de colegiados arbitrando en contra que el equipo que es mejor acabará triunfando. Siempre. Y eso es a lo que se debe agarrar un Cádiz CF que en Getafe brilló con luz propia pero acabó sucumbiendo. Pero cuando se pierde como se perdió en Getafe se puede conquistar el cielo a la próxima oportunidad. Y hoy se presenta.

No obstante, Cervera debe mantener los pies de su equipo bien sujetos en el suelo. Y a fe que lo está haciendo. Nadie como él para percibir que dentro de la bendita locura que se vivió en el Alfonso Pérez se cometieron muchos errores. ¿Pero quién no resbala en una noche loca? ¿Quién? Quien no lo haga no sabe vivir. Y este Cádiz CF está viviendo como solo lo sabe hacer quien experimenta el tránsito de la tristeza a la más inmensa felicidad encontrada en un lugar que tampoco es el paraíso. No hace ni un año que el conjunto amarillo deambulaba deprimido por campos de regional y ahora se pasea con elegancia y coquetería por estadios con aroma a Primera. Este Cádiz CF se lo está creyendo, pero se lo está creyendo como solo sabe creérselo el que admite que está viviendo algo que forma parte de un privilegio. Pero, ojo, de un privilegio buscado y encontrado a fuerza de trabajo y tesón.

Por eso este Cádiz CF está sabiendo hasta perder. Dentro del máster acelerado que está haciendo en la División de Plata del fútbol español, el Cádiz CF ha aprendido a perder de todas las formas posibles. Injustamente y con un arbitraje deleznable como en Anduva. Justa y torpemente como en Tarragona. De malas formas como en Vallecas. Sin sangre y sin vida como en Carranza ante Oviedo y Valladolid. Y con brillantez como en Getafe. De todos los golpes se ha levantado pero esta tarde hay un problema. Siempre es más fácil levantarse cuando se ha caído con justicia, pero hacerlo cuando se ha hecho todo lo posible por no caer puede resultar más complicado. Y ante esas se encuentra hoy un Cádiz CF que desea darse una alegría ante su gente. Es más, sumar tres puntos puede que resulte lo menos importante de hoy. Lo fundamental, lo primordial, lo capital será ver a un Cádiz CF alegre y con ganas de seguir creciendo. Por descontado que el rival, el Reus, no lo va a poner nada sencillo. Pero si el Cádiz CF consigue una victoria como el que no quiere la cosa se estará afirmando como lo que buscó ser en Getafe: un claro candidato a todo.

Esta tarde el Cádiz CF confía en ganar para no pensar que está en mitad de un sueño del que despertó en el 93’ en Getafe. Allí, al sur de la capital de España, quiso ser algo más de lo que es y el destino le dio del revés. Hoy, aquí, al sur del sur, ante su gente, desea y confía en seguir escribiendo un libro tan divertido como ilusionante. Y para ello, Cervera mantendrá el mismo bloque qu venció al Mirandés y perdió en Getafe aunque con la entrada en el once de Servando por Sankaré en la retaguardia. Sin duda, un triunfo en casa sería el estimulante perfecto para volver a la senda de la confianza y afrontar dos jornadas seguidas alejados de casa.