Del Castillo controla el balón ante la mirada de Eddy, Sankaré y Ortuño.
Del Castillo controla el balón ante la mirada de Eddy, Sankaré y Ortuño.

Cádiz CF

Cádiz CF-Rayo (Previa) Este sueño necesita otro ‘empujoncito’

La derrota en Oviedo motiva que hoy se necesite de los puntos ante el Rayo para mantenerse con fe en los puestos de arriba

Por  8:00 h.
Cádiz
0
Rayo Vallecano
0
Cádiz Cf: Cifuentes, Carpio, Aridane, Sankaré, Brian, José Mari, Abdullah, Imaz, Álvaro García, Rubén Cruz y Ortuño.
Rayo: Gazzaniga, Quini, Amaya, Dorado, Nacho, Trashorras, Jordi Gómez, Ebert, Álex Moreno, Embarba y Javi Guerra.
Árbitro: Jorge Valdés Aller. Leonés de 35 años.
Incidencias: El Cádiz CF jugará con una camiseta con bordes rosas conmemorativa en homenaje a la mujer.
Estadio: Ramón de Carranza. 18.00 horas. Televisado por Movistar Plus, 'El Partidazo.

Queda poquito para la recta final de Liga y, sobra decirlo, llegar bien colocado al último sprint resultará determinante para conseguir el sueño del ‘play off’. Es verdad que para llegar a la fase de ascenso es primordial, antes, atar la permanencia. Tan cierto como que sentirse satisfecho con solo salvarse sería una prueba evidente de conformismo, tal y como se ha dicho ya desde el propio vestuario del Cádiz CF.

Hoy por hoy, y así están las cosas, el objetivo no es otro que ir sumando puntos a cascoporro, pasar a velocidad de crucero por el escalafón de los 50 puntos que garantizan la permanencia y seguir remando como un poseso en busca de más puntos para meterse, casi que sin pensarlo será hasta lo mejor, en la batalla por el tercer puesto. Porque sí, porque puestos a meterse en el maravilloso lío de un ‘play off’, qué mejor que hacerlo con el mejor salvoconducto de los cuatro que dan derecho a jugarlo. Y sí, ser tercero sería la bomba.

Pero antes, y aquí lleva razón el bueno de Cervera, es importante llegar a la primera posta. Y esa no es otra que la barrera de los 50 puntos, que en estos momentos se encuentra a seis. Dos partidos, dos. Una vez conseguidos, que se espera sea pronto, lo demás ya será disfrutar. Y ya se sabe que como mejor se trabaja, como mejor se consiguen los sueños es de buen humor, con optimismo y sin la presión, responsabilidad y exigencia de tenerlo que hacerlo bien porque así viene en el guión. No. El guión de este Cádiz CF es bien distinto al que tenía en Segunda B. De ahí cómo vuela en Segunda en su retorno y de ahí cómo le costaba avanzar con el peso de salida con el que siempre salía en el pozo de la Segunda B. Por tanto, si este Cádiz CF consigue pronto llegar a esos ansiados 50 puntos, que se aparten los demás porque es capaz de no parar.

El caso es que en las últimas jornadas la velocidad del submarino amarillo se ha visto frenada. Cuatro puntos de doce es un pobre bagaje para mantener de una forma inquebrantable la ilusión de un sueño que hoy necesita un nuevo empujón después del mal trago de ha ce una semana en el Nuevo Tartiere.

Porque la derrota ante el Oviedo dejó al cadismo tocado. Cierto que por muy poco tiempo porque la inmensa mayoría de la parroquia amarilla es consciente de que ni en los mejores planes allá por septiembre del pasado año se veía en esta linda y prometedora situación.

Por descontado que de nada sirve seguir rajándose las vestiduras. Del error táctico en Oviedo ya ha hecho autocrítica Cervera, que no tuvo empacho en reconocerlo el pasado viernes en la previa del encuentro de hoy.

Su respuesta táctica a la lesión de Salvi fue desacertada y el partido, controlado y dominado hasta ese maldito momento, pasó de manos gaditanas a asturianas con la rapidez que desaparecen las críticas en cuanto llega otra victoria. Y eso es lo que perseguirá esta tarde el Cádiz CF ante un Rayo Vallecano que se presenta en puestos de descenso, con nuevo entrenador y con un modelo de fútbol, al menos sobre el papel, que bien puede costarle la categoría a un club madrileño que la pasada campaña se paseaba por Primera División.

La llegada de Míchel tras la destitución de Baraja, que previamente había relevado a Sandoval, ha llevado al once vallecano un fútbol de toque, de posesión y de controlar los partidos con el balón en los pies. Miel sobre hojuelas a ojos del Cádiz CF, que prefiere renunciar a la pelota, robarla y dirigirla al arco contrario con toda la velocidad de la que no podrá disponer hoy tras la lesión de un Salvi al que siempre le visitan las molestias cuando mejor rinde sobre el campo. Será por algo.

El caso es que a Cervera, que estaba encantado con la ‘vuelta’ del sanluqueño a su mejor versión, se le presenta hoy un problema al que no sabe muy bien cómo meterle mano. En un principio, el jugador más parecido a Salvi es Nico, que lleva bastante tiempo en el ostracismo aunque tiene el alta deportiva desde hace un mes. Sin embargo, el técnico cadista no puede olvidarse de Rubén Cruz, suplente desde que en Soria irrumpiera el refuerzo invernal Jesús Imaz. Una última opción es centrar en la mediapunta a Alvarito para encontrar acomodo a Aitor en la derecha.

Sin embargo, y mucho más después del ‘mea culpa’ de Oviedo, Cervera quiere recomponer su ataque con el mínimo movimiento posible de hombres por lo que el regreso de Rubén Cruz a la mediapunta, que echaría a la banda derecha a Imaz, parte con cierta ventaja antes que perderse en multitud de variantes y un dibujo difuso que podría hacer perderse a sus delanteros en una tarde nada dada para ello. El resto, los mismos que tan bien iban ante el Oviedo antes de que Salvi pidiese el cambio.

Es el momento de sumar los tres puntos. Este Cádiz CF ya demostró suficiente madurez al llevarse con autoridad en Soria los tres puntos e ir encarrilándolos de maravilla en Oviedo para terminar perdiendo en cuanto cambió su seña de identidad. Aprendido eso, el Cádiz CF quiere retomar protagonismo en la zona noble de la tabla a costa de un Rayo que, hermandad al margen, le hizo mucha pupa en el partido de ida.