Álvaro anota detalles del entrennamiento.
Álvaro anota detalles del entrennamiento.

Cádiz CF

Cádiz CF- Mérida (PREVIA): Álvaro presenta su croquis en casa

Puesta de largo de un técnico que mostrará su boceto inicial ante el Mérida con el deseo de que valga y guste

Por  0:10 h.
Cádiz CF
0
Mérida
0
Cádiz CF: Pol Ballesté, Juanjo, Servando, Aridane, Andrés Sánchez, Abel, David Sánchez, Jandro, Álvaro García, Lolo Plá y Güiza.
Mérida AD: Raúl Moreno, Javi González, Paco Borrego, César Morgado, Jony, Zamora, Borja, Moscardó, Joaqui Flores, Troiteiro y Pedro Conde.
Árbitro: Ricardo Escudero Marín, castellanomanchego.
Partido correspondiente a las 35 jornada de Segunda B.
Ramón de Carranza. 18.00 horas (8 TV)

Croquis: Dibujo o esbozo rápido y esquemático, dice la RAE. Una definición que se ajusta perfectamente a lo que hoy se escenificará en el Ramón de Carranza, donde llega un nuevo entrenador con poquísimo tiempo por delante para obrar un proyecto pero con un objetivo grandioso. Antes que él ya fracasaron, desde el último regreso del Cádiz CF a los infiernos, siete. Desde Risto Vidakovic a Claudio Barragán, pasando por Jose González, Alberto Monteagudo, Ramón Blanco, Raúl Agné y Antonio Calderón.

La irrupción de Cervera ha llegado en un momento de locura tal, que lo primero que se desayunó el nuevo técnico fue la violenta reacción contra los coches de los jugadores provenientes de unos hinchas que nunca tendrían que ponerse una camiseta de un equipo de fútbol. Ni del Cádiz CF ni de cualquier otro porque mancharían el escudo. Cualquiera que fuese.

Eso no quita para que el clima de agotamiento en la afición se haya incrustado de lleno en la grada. El fichaje de Álvaro Cervera no ha cambiado demasiado el ambiente. La verdad sea dicha. La parroquia espera que se llegue al ‘play off’ y lo hace con la misma sensación que el alumno que se presenta al examen final tras haberse leído por encima un par de temas de los treinta que pueden entrar. Así, desganado pero con la obligación de presentarse por si, oye, la flauta suena.

Y Manuel Vizcaíno ha querido que la flauta sea Álvaro Cervera puesto que con Claudio parecía evidente que el alumno no encontraría ni los apuntes para poder leerlos. O lo que es lo mismo, ni la flauta para poder tocarla.

Recuperada esa pizca de esperanza, solo queda sentarse a ver ‘cómo baila Manué’. O lo que es lo mismo, el nuevo entrenador. Y el nuevo jefe ha llegado con la idea más que clara. Simplificar el mensaje, ordenar al equipo, meterlo atrás y confiar el ataque a la genialidad de Güiza, Salvi y compañía. No le queda otra que resguardar su portería, tratar de hacerla imbatible y que los resultados vayan reconvirtiendo la moral del equipo, ahora, por los suelos.

Hoy la afición, aquella que se preocupa más allá del Mérida, acude a su estadio con la ilusión de ver un Cádiz CF serio. Se da por descontado que la gente quiere ver ganar a su equipo, pero se entiende que el nuevo arquitecto está dibujando planos, probando por aquí, por allá, sobre la marcha. Y que no es fácil que le salga una obra de arte el primer día. Por eso mismo, Álvaro Cervera pretende cosechar buenas críticas a raíz de un trabajo que vaya encaminado a que el bloque sea resistente y sólido dentro de cuatro semanas, cuando vengan los momentos en los que el fútbol poco importará para dejarle todo el protagonismo al resultado.

Así pues, esta tarde el nuevo Cádiz CF enseñará a su gente los primeros trazos, el primer croquis de un proyecto que Álvaro sueña con que llegue a ser enorme.

Su primer once, entendiendo su clarivedente discurso, resulta más fácil de presagiar que uno cualquiera de su antecesor en el año y medio que estuvo al frente del Cádiz CF. Con todo, seguirá siendo una gran incógnita que comenzará despejando Pol Ballesté bajo palos ante la sanción de Cifuentes. El meta catalán es el único que tiene asegurado. Es de suponer que Álvaro no hará probaturas en una defensa que no será muy distinta de la formada por Juanjo, Aridane, Servando y Andrés Sánchez. Abel y David Sánchez serán los mediocentros mientras que las bandas serán para Jandro y Álvaro García, sin descartar a Fran Machado en el caso de que se decida por jugar con un mediapunta, que también podría ser Jandro, que dejaría su banda a Carlos Calvo. Arriba estarán Lolo Plá y Güiza, con el permiso de un Román al que Álvaro ha debido de ver algo que no vieron en sus inicios ni Calderón ni Claudio.

La victoria no es tan necesaria como sí lo debe ser la garantía de unos primeros esbozos de un plano que ojalá lleve al cadismo a la utopía deseada.