Los jugadores del Cádiz CF, en un entrenamiento en El Rosal.
Los jugadores del Cádiz CF, en un entrenamiento en El Rosal.

Cádiz CF

Cádiz CF-Linares: Seguir en la misma dirección

Carranza recibe a su equipo con la fe de sumar la cuarta victoria consecutiva

Por  14:58 h.
Cádiz CF
0
Linares
0
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Aridane, Migue González, Andrés Sánchez, Isaac Nana, David Sánchez,, Salvi, Álvaro García, Lolo Plá y Dani Güiza.
Linares Deportivo: Lopito, Bauti, Álvaro Vega, Jonathan Rosales, Huginio, Lara, David Gámiz, Joselu, Corpas, Carles y Rafa Payán.
Árbitro: Víctor Pérez Peraza, tinerfeño.
Partido correspondiente a las trigésimo jornada del grupo IV de la Segunda División B.
Ramón de Carranza.

La victoria en Lepe ha terminado de arrimar a los más escépticos, ese sector del cadismo que sigue dudando mucho de un equipo, el Cádiz CF, que ha conseguido enderezar la nave hasta un punto que hasta la quimera del primer puesto puede ponerse esta jornada a tiro si acompañan los resultados. Claudio ha despejado las flechas y se ha erigido en el principal responsable del resurgir amarillo. Porque si él fue el máximo culpable de la caída que dejó al Cádiz CF a once puntos del líder, también es justo decir que habrá sido él el protagonista de una milagrosa reacción que comenzó a obrarse en el segundo tiempo ante La Hoya Lorca en la que los jugadores se unieron más que nunca en la adversidad para salvar el honor y, de paso, a su entrenador.

Aquel pírrico empate en Carranza hizo que Vizcaíno abriera negociaciones para buscar un sustituto para Claudio en caso de caer en Murcia. Pero nones. Ni el técnico de marras, ahora en Primera, estaba por la labor, ni el Cádiz CF dobló las rodillas en la Nueva Condomina. Claudio y su tropa volvieron a unirse en el peor momento y el equipo levantó un 1-0 que ponía el liderato a catorce puntos para remontar y quedarse a nueve, que ahora son cinco.

Tres victorias consecutivas han levantando la moral del cadismo. Renacido el Cádiz CF, todo es posible. La reacción ha llegado en el mejor momento posible. Porque ha llegado inmerso el Cádiz CF en la recta final de la temporada y en esos últimos diez partidos que tanto repetía el Sabio de Hortaleza que era cuando hay que llegar bien a los exámenes finales. Y sí, el Cádiz CF de Claudio se ha sacudido el polvorón a tiempo y ha llegado preparado para todo. Hasta para sortear un odisea de seis partidos de ‘play off’ por culpa del imperdonable bache de resultados que metió al conjunto amarillo en un pozo sin luz ni esperanza. Pero ha salido. El Cádiz CF, a fuerza de empeño, sacrificio y trabajo, ha sacado la cabeza a tiempo. Y lo que es más importante. Lo ha hecho apoyado por los suyos, que sin duda son clave para que en el lento caminar hacia el ascenso no desfallezca nadie, ni los más pesimistas escépticos.

A fuerza de errar

Claudio no ha empleado ninguna barita mágica. De tantas veces chocarse contra sus propios planteamientos el de Manises ha enderezado la nave reconstruyendo sobre el error. Porque es cierto que, poco a poco, partido a partido, triunfo a triunfo, parece inclinarse ya por un once, más o menos, tipo. Consolidadas la portería, la defensa y las bandas, está por ver si se decide por un doble pivote que promete y que ya brilló en Lepe. Y arriba, más de lo mismo. Seguirá con sus cambios, seguro, pero sobre una base no apta para revoluciones.

Por ello, el once que hoy saque ante el Linares, mejor visitante del grupo IV, no debe diferir mucho del que salió de inicio ante el conjunto lepero. Aunque con Claudio, ya se sabe, todo es posible.

Si el técnico del Cádiz CF opta por la continuidad, Cifuentes estará en la portería. Juanjo, Aridane, Migue y Andrés Sánchez repetirán en la retaguardia. David Sánchez y Nana compartirán el centro del campo mientras que Salvi y Álvaro tratarán abrirán el campo por sus bandas. Y Lolo Plá, irrenunciable por su racha de goles (cuatro en dos partidos), se situará por detrás de Güiza, que tratará de enchufarse por todos los medios al despertar del equipo para llegar en un estado óptimo al momento más importante de la temporada.