Los futbolistas del Cádiz CF han preparado a conciencia el partido ante el CD Laredo.
Los futbolistas del Cádiz CF han preparado a conciencia el partido ante el CD Laredo.

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Laredo: El enano antes del gigante

El humilde Laredo de Tercera es el último obstáculo del Cádiz CF para echar la Lotería a ver si sale el Gordo

Por  12:10 h.

Más Pulgarcito que Cenicienta. En este bonito cuento de fantasía el pequeño Laredo asoma por el sobrecogedor escenario de Carranza. Humilde, a pasitos cortos para que no se note su presencia, semiescondido, ha sorteado los obstáculos de Racing de Santander y Cultural Leonesa y representa la gran ilusión de la denostada Copa de su Majestad, tan real que ya solo queda al alcance de los poderosos.

En los ojos de sus futbolistas se percibe el brillo de la felicidad y la esperanza. Modestia por bandera en una expedición con un sueño que no cabe en la maleta. Es el partido de sus vidas, esa noche en la que olvidarán su rutina diaria en el bar o en el taller para sentirse futbolistas profesionales. Suenan los violines, la flauta, entra la percusión y… ¡hasta aquí!

Porque al Cádiz CF le ha tocado en suerte el papel de verdugo inmisericorde, el reservado para el abusón que debe acabar con las correrías del travieso. Ha de asumir ese personaje si dentro de unas semanas desea cambiar totalmente de función. Tiene que eliminar al enano para medirse con ese gigante que alimente sus maltrechas arcas.

Y no hay más. Es tan favorito que hasta le puede pesar una enormidad ese cartel colgado a la espalda, rotulado con capitulares. Porque, con respeto máximo, un equipo formado por camareros, repartidores de refresco, mecánicos, un conductor de autobuses y demás labores al margen del fútbol no puede eliminar a un plantel confeccionado a golpe de talonario con figuras de Segunda B dedicadas exclusivamente a este deporte. El problema es de corte semántico porque no ‘debe’, pero ‘sí puede’: con intensidad, concentración y un puntito de azar, clave para las sorpresas.

Para evitarlas, Claudio exprimirá su plantel hasta sacar su mejor jugo. El Cádiz CF se juega muchísima esta noche (20:30 horas) y por ello el entrenador apostará por sus mejores hombres. Incluso no forzó a Güiza y Salvi el sábado pasado ante el Real Murcia, pese a la importancia del duelo, para que estuvieran óptimos frente al Laredo.

En lo material, la eliminatoria es decisiva pues otorgaría el pase a la siguiente ronda, cumpliendo uno de los tres objetivos marcados (los otros dos son ser campeones de grupo y el posterior ascenso). Allí espera el titán, un adversario de la Primera española que dispute competición europea: y si ese es el Real Madrid o el Barcelona, el dinero dejará de ser un problema esta temporada. ‘Taquillazo’.

Por economía, por confianza

Al margen de esto, clave pues el poderoso caballero sigue mandando, el Cádiz CF se juega gran parte de su credibilidad. El tropiezo ante el Murcia ha arruinado el arranque liguero, que venía condicionado por los empates a domicilio. Un traspié frente a un equipo de Tercera en el mismo Carranza, en una noche lluviosa de miércoles, puede dejar las esperanzas creadas en el inicio en papel mojado.

Claudio ya no concede pista alguna ni siquiera sobre los tocados (curioso que desde que pusiera en práctica esa medida aún no haya ganado), pero salvo sorpresa Dani Güiza liderará a sus compañeros en la punta de ataque. Con el jerezano sobre el campo el cuadro amarillo eleva sus prestaciones ofensivas, marque o no marque, pues hace jugar a sus compañeros e infunde respeto en sus rivales. Máxime en unos zagueros de Tercera División.

Güiza y diez más. Entre ellos Pol Ballesté, ese enorme portero que solo juega en Copa y que se ha perdido las últimas citas por problemas de espalda. Mantecón apunta al lateral tras perderse el último encuentro por sanción, Tomás repite porque no hay otro hasta que Pavez se ponga en forma, y Aridane recalará en el eje de la zaga en compañía de Servando o Josete. Quintana merece una oportunidad en mediocampo, y Lolo Plá y Salvi tendrán continuidad en este torneo.

No será cuestión de nombres, pues cualquier suplente en el Cádiz CF jugaría en el Laredo. Es cuestión de actitud. Y de concentración, eso que empieza a faltar en este plantel (que supuso la cabeza de Calderón) y que comienza a costarle dinero a los futbolistas. De intensidad para competir al mismo nivel de un rival que entregará su vida. Y de personalidad para sobreponerse a un Carranza que puede volverse en contra y pasar a ser enemigo si atisba desgana en los suyos. El principal enemigo, al margen de la motivación cántabro, será un Cádiz CF con mucho que ganar y muchísimo que perder.

Ningún profesional

Enfrente se encontrará con unos jugadores ‘amateurs’ que sobre el campo serán profesionales como el que más, con un hambre atroz y dispuestos a pegar el gran y último bocado. Su técnico José Gómez anda pendiente de los tocados, la lacra en un bloque que compagina el fútbol con su trabajo y no acostumbra a jugar bajo tanta presión y cada cuatro días. Del Olmo es baja segura, mientras que Manu tiene difícil ser de la partida. Camino, Bubu y Vinatea piensan arriesgar para no perderse un choque histórico para los norteños.

El caramelo es demasiado goloso como para perderse en disquisiciones que impidan saborearlo con determinación. Está ahí, al alcance de la mano, otro año más. Es echar el boleto para que te toque el Gordo en el sorteo. Nunca el Cádiz CF lo tuvo tan fácil. Y ahí, precisamente, radica el peligro.

FICHA TÉCNICA

Cádiz CF: Pol Ballesté, Mantecón, Servando, Aridane, Tomás, Abel, Quintana, Salvi, Lolo Plá, Álvaro o Kike y Güiza

CD Laredo: David Moral, Toño, Vélez, Pablo García, Montiel, Óscar, Asier, Dani, Bubu, Camino y Vinatea.

Árbitro: Ricardo Escudero Marín.

Campo y hora: Ramón de Carranza (20.30 horas).