David Barral es de los pocos fichajes que están jugando esta temporada.
David Barral es de los pocos fichajes que están jugando esta temporada.

CÁDIZ CF

El Cádiz CF, a la espera de los fichajes

Salvo Barral y Mauro, los nuevos apenas están aportando esta temporada

Por  18:49 h.

El Cádiz CF se encuentra sumido en el momento más difícil de la temporada que prácticamente no ha hecho más que comenzar. Cuatro jornadas sin ganar, con tres derrotas, y especialmente ese cero constante en el marcador a favor machacan a un equipo que se labró un pequeño colchón al inicio y por ello huye de la tragedia.

Pero que necesita cortar la racha desde ya. Máxime, con la visita al colista del miércoles y la posterior visita del recién ascendido Cultural Leonesa.

Explicaciones para entender este bache existen y son numerosas. Una realidad flagrante es que los nuevos integrantes del vestuario aún no han aportado lo que se espera de ellos. De los doce fichajes confirmados en la época estival, tan sólo dos se han hecho indiscutibles.

Marcos Mauro (620 minutos) y David Barral (323) se han consolidado en la alineación diseñada por Álvaro Cervera. El central, que abandonaba el último choque lesionado, ha ido creciendo y forma una excelente pareja con Servando en el eje de la retaguardia.

El isleño, con sus altas y sus bajas, con sus problemas de indisciplina tanto dentro como fuera del terreno de juego, ha marcado cinco goles y conseguido puntos para el plantel además de dos pases coperos.

A partir de ahí, la nada. En competición liguera, el míster ha otorgado oportunidades tanto a Dani Romera como a Carrillo para suplir las ausencias de Barral y paliar la falta de remate. El ex del Barça B ha entrado en el once pero ni ha encontrado portería ni ha convencido con su juego. Su inicio ha sido decepcionante, a la espera de que sólo sea un proceso de adaptación. Ha disputado 257 minutos en Liga. Por su parte, el ex del Sevilla ha peleado desde el banquillo (206 minutos), siendo titular en Oviedo, si bien ha evidenciado problemas con el remate. Es terrible que en diez partidos ya disputados sólo hayan anotado Barral (5) y Alvarito (2).

Por terminar con la ronda de delanteros, sale mejor parado Moha Traoré, pese a no contar con la confianza total de Cervera por su juego anárquico. Fue clave en la victoria de Lugo y en los choques coperos. Pero sólo ha participado en 52 minutos.

No ha debutado aún Rubén Yáñez en Liga, a la sombra de Cifuentes aunque cumpliendo en Copa, y tampoco Mikel Villanueva. Lo del venezolano empieza a cansar. Lo ha jugado todo con la selección vinotinto en su clasificación para el Mundial de Rusia, a pesar de no tener ninguna posibilidad. Ha parado a jugadores de la talla de Suárez, Cavani y Messi, pero por Carranza sólo se le han visto las buenas maneras en el torneo del ko.

El problema no está en defensa

Kecojevic, con su actuación en Oviedo (90 minutos), demuestra que el problema no está en la defensa. Empieza en el medio. Por ejemplo, con un Álex Fernández que todavía espera el visto bueno del entrenador para aportar su calidad y experiencia.con José Mari lesionado desde la primera jornada y Abdullah sin enganchar, 65 minutos resulta escaso bagaje. Correa (13) y Lucas Bijker (180) no han logrado arrebatarle el puesto a sus competidores, que han impuesto su experiencia en el equipo.

Y acaba de llegar Alberto Perea, a quien la apendicitis del verano le ha llevado a perderse casi dos meses de competición. En 31 minutos repartidos en dos encuentros poco se le puede pedir.

La idea de Pina y Cordero en el mercado invernal era reforzar al plantel para eliminar las carencias de la pasada campaña, por lo que se hace imprescindible que los nuevos comiencen a adoptar un papel decisivo. Máxime después de que tres piezas claves en el antiguo once de Cervera, Ortuño, Aketxe y Aridane, han dejado un hueco en el grupo.

De ahí que futbolistas como Servando, Aitor o Abdullah estén teniendo más protagonismo en la actualidad, cuando en la temporada anterior no eran de los más habituales. Las lesiones de Alvarito, José Mari y Sankaré han resquebrado esa alineación de gala del míster, que tiene que buscar otros efectivos que no encuentra entre los nuevos.