El Cádiz CF se dejó dos puntos ante el CD Lugo.
El Cádiz CF se dejó dos puntos ante el CD Lugo.

CÁDIZ CF

Cádiz CF-CD Lugo (1-1) Un punto con sabor amargo

El equipo cadista, que acaba con diez por la expulsión de Garrido, deja escapar dos puntos en la recta final ante un rival directo en la lucha por el ascenso

Por  23:20 h.
Cádiz
1
Lugo
1
Cifuentes; Carpio, Kecojevic, Servando, Brian (Mikel Villanueva, 70'); Garrido, Abdullah (Eugeni, 36'), Álex; Salvi, Aitor (Álvaro García, 79') y Carrillo.
1-0: Eugeni (52'). Eugeni recibe el esférico en la frontal tras una combinación entre Garrido y Álex, y clava el cuero en la escuadra. El guardameta Juan Carlos se estira pero no llega a un balón que toca en la madera y se marcha al fondo de la red.
Juan Carlos; Leuko, Luis Muñoz, Josete (Pita, 78'), Kravets; Azeez, Seoane, Iriome (Nico Albarracín, 63'), Jaime Romero, Fede Vico; y Mario Barco (Cristian Herrera, 59').
1-1: Cristian Herrera (86'). Córner que saca Vasyl Kravets, toca en la testa de Carrillo y Fede Vico recoge el cuero en el segundo palo para ponérsela en bandeja a Cristian Herrera, que marca a puerta vacía.
Ocón Arráiz, comité riojano. Expulsó con doble amarilla a Garrido en el 88'. También mostró cartulina amarilla a los locales Abdullah y Álvaro García, y al visitante. Leuko.
Encuentro correspondiente a la 24ª jornada de LaLiga 123.
Ramón de Carranza. Buena entrada.

Dos puntos volaron del Ramón de Carranza cuando el cadismo ya se frotaba las manos. Eugeni se había vestido de Aketxe para adelantar al Cádiz CF y Cifuentes cumplía con su parte del trato como cada semana. Todo estaba en orden. Sin embargo, Cristian Herrera puso el 1-1 en la recta final. El plan no salió esta vez a la perfección.

Había ganas de volver al césped después de la derrota en Alcorcón. En una nefasta mañana en el sur de Madrid se había truncado una excelente racha, Cervera (que ya había avisado semanas antes) se encargaba de ponerle las pilas a los suyos durante estos días y la ilusión por recuperar la mejor imagen era una realidad. Y qué mejor manera de hacerlo que en un encuentro en el Carranza ante el CD Lugo, un rival directísimo al que se podía dejar a seis puntos más el ‘goal average’.

Cervera sorprendía con dos cambios. Por un lado, el capitán Servando regresaba al centro de la zaga en detrimento de Mikel Villanueva, señalado en el gol de Santo Domingo. Por otra parte, Aitor, al que su buena actuación en tierras madrileñas le abría las puertas de la titularidad en detrimiento de Alvarito. Sí, de Alvarito, tocado días atrás por un proceso vírico. Más esperada era la presencia de Brian en el lateral izquierdo debido a la sanción de Lucas. Además, Moha, que suena para salir en este mercado de invierno, fue el descarte en una lista de 19 en la que sí estuvieron el recién llegado Fausto Tienza y el ‘perdonado’ Barral. Eso sí, no jugaron.

A todo eso, el CD Lugo llegó a Carranza, el mismo escenario que le catapultó a Segunda hace más de un lustro, sin temor alguno y con mucha personalidad. Tal es así que se apropió del esférico e incluso avisó antes del primer minuto a Cifuentes con un chut de Fede Vico que atajó seguro el guardameta manchego. Poco después, el cordobés buscó el penalti en su incursión por la derecha, pero el veterano Servando no entró en su trampa.

Pero poco a poco, con el paso de los minutos, el equipo de Cervera se fue adaptando y empezó a arrinconar a los norteños. Los centros se hacían cada vez más persistentes, Aitor era el primero en probar fortuna (sin suerte) y Brian, pasado el cuarto de hora, se sacaba un zapatazo tremendo que ponía contra las cuerdas a Juan Carlos. Sin embargo, el arquero del CD Lugo se lució con un buen despeje.

Hasta ahí se pudo leer porque el partido entró en una fase de imprecisiones e irregularidades de ambas escuadras que llevó el sopor a Carranza. De hecho, únicamente hubo que reseñar una acción y fue muy negativa para el Cádiz CF y, sobre todo, para Abdullah. Algo más de media hora duró el centrocampista sobre el césped. Aunque lo dio todo para no abandonar el terreno de juego, el francés se tuvo que marchar lesionado tras una desafortunada acción en la que, además, recibió la amarilla por cometer una falta. Otro percance más que sumar a su lista de infortunios. Cervera tiró de Eugeni, otro de los refuerzos invernales, para llevar la manija en la medular. La jugada le salió bien.

Y así, cuando ya enfilaban el camino de los vestuarios los jugadores y los espectadores el del ambigú, Salvi entró en acción, percutió por su banda y puso un balón de dulce para Aitor. El de Gibraleón chutó aunque apareció Luis Muñoz para cruzarse en su camino y enviar el balón a córner.

No quedó ahí el asunto en el final de una primera parte que pasó de ser soporífera a convertirse en eléctrica. En el último aviso local, Aitor combinó con Álex y el madrileño envió un lanzamiento cruzado que no encontró portería ni Eugeni pudo cazar. El descanso fue la mejor noticia para un Lugo, liderado por el excadista Josete en la retaguardia, que pedía a gritos el descanso.

Eugeni se viste de Aketxe

Salvi había esquivado la lesión en el epílogo del primer tiempo y saltaba de nuevo al verde, ya calentaba Álvaro García…. En otras palabras, bastante bien pintaba el panorama. O eso podía esperarse. Sin embargo, el segundo tiempo comenzó con el mismo guion que el primero. Fede Vico enfiló su banda izquierda, colocó el esférico en el área e Iriome puso el corazón del cadismo en un puño hasta que apareció un veloz Brian para evitar que marcara a puerta vacía. El catalán estuvo raudo e intuitivo. Cifuentes se lo agradeció.

El paso al frente del equipo de Francisco era evidente. El intermedio le sentó de lujo. Y así llegó una nueva aproximación en la que Mario Barco no pudo definir ante Cifuentes tras una dejada de Iriome.

Hasta que todo cambió en el minuto 52. Eugeni se marcó ‘un Aketxe’. Tal cual. El centrocampista catalán recogió el cuero tras una combinación entre Garrido y Álex, y la clavó. Su disparo se fue alejando de la estirada de Juan Carlos, tocó en la madera cerca de la escuadra y se alojó en el fondo de las mallas. Carranza estallaba de júbilo. Puso la bala donde puso el ojo. Otros ojos, los de Juan Carlos Cordero, los habían puestos antes en él y ahí está la recompensa. El director deportivo del Cádiz CF la volvió a clavar una vez más.

Lejos de amilanarse y echarse atrás, el CD Lugo buscó la igualada. Vasyl Kravets lo intentó a balón parado tras una falta cometida sobre Jaime Romero. A continuación, Francisco movía el banquillo dando entrada a Cristian Herrera y Nico Albarracín en apenas unos minutos. Mario Barco e Iriome eran los sustituidos. Más adelante dejaba Josete su puesto a Pita.

Cervera también tuvo que mover su banquillo y lo hizo cambiando de planes a última hora. Álvaro García, que pudo disputar los últimos 15 minutos, tuvo que esperar porque Brian, tocado también por el infortunio, se lesionó. Mikel Villanueva entraba en su lugar como remedio de urgencia.

Gol, expulsión y lesiones

Hasta que apareció el de siempre. Cifuentes, fiel a su cita, sacó una mano de oro para desviar el cuero tras un potente testarazo de Jaime Romero que llevaba marchamo de gol. En el rechace, el chut de este último se iba desviado. La reacción de Carranza fue clara y contundente: primero llegó el suspiro y, posteriormente, la aclamación. Cifuentes es de otra pasta.

Sin embargo, el manchego no pudo evitar poco después el empate. Era el minuto 86 cuando Vasyl Kravets sacaba un córner, Carrillo la tocaba de cabeza en su intento de despeje y Fede Vico recogía el cuero en el segundo palo. El cordobés tuvo tiempo para ponérsela en bandeja a Cristian Herrera, que marcaba a puerta vacía. Mazazo.

El Cádiz CF, que una vez más se lo había jugado todo al orden defensivo y a la electricidad de sus bandas en la recta final, no tenía esta vez recompensa ante un CD Lugo intenso que fue a por todas. Y para más inri, Garrido era expulsado por doble amarilla. Tocaba sufrir.

En el último suspiro, Salvi no pudo hacer el definitivo 2-1 en otra contra que no pudo rematar de la mejor manera. Juan Carlos estuvo firme y el empate acabó en el marcador. Al final, una igualada que, al menos, deja al CD Lugo a tres puntos y con el ‘goal average’ a favor del equipo de Cervera. El vaso está medio lleno.