El Cádiz Cf necesita la victoria hoy en Carranza.
El Cádiz Cf necesita la victoria hoy en Carranza.

Cádiz CF

Cádiz CF-Almería B (PREVIA) Carranza no puede esperar

El once amarillo, obligado a ganar hoy al Almería B con un juego más que aceptable

Por  0:00 h.
Cádiz CF
0
UD Almería B
0
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Servando, Aridane, Andrés Sánchez; Abel, Quintana, Kike, Fran Machado, Hugo y Güiza.
Almería B: Gianfranco, Carmona, Charlie, Josema, Javi Pérez; Carlos Celfa, Joaquín, Fran Pastor, Rubén Sánchez, Azeez e Hicham.
Chavet García, de Málaga.
Partido del grupo IV de la Segunda División B correspondiente a la décimo-quinta jornada.
Ramón de Carranza. 18.00 horas. (Cal Sur TV)

Se acabó la espera. Carranza alberga los partidos de su Cádiz CF desde hace un tiempo con las alarmas activadas. Y no es para menos aunque sea muy temprano para ello pero así están las cosas. Son las mismas alarmas por las que Claudio se ha olvidado en las últimas jornadas de su filosofía de riesgo cero con aquellos futbolistas que están ‘tocados’ o acaban de salir de una lesión para ponerlos a jugar ‘a la voz de ya’ no vaya a ser tarde para utilizarlos y que los tenga que utilizar otro. Por eso mismo, el de Manises no ha esperado más tiempo para colocar a sus dos mejores laterales, Juanjo y Andrés, y, de paso, recomponer el equipo, dejarse de rotaciones y buscar lo que tiene que buscar cualquier entrenador, más incluso si se trata, como lo es él, de un entrenador de Segunda B que no tiene que jugar Liga, Copa y Champios. Y eso no es otra cosa que un once tipo, un equipo que comience a entenderse, que se asocie, que automatice movimientos, que el personal de la grada comience a memorizarlo. O, al menos, a intentarlo.

Ya pasaron aquellas jornadas en las que la competición del ‘ko’ le daba esa excusa a Claudio por la que cada domingo hacía un once que no lo conocía ni la madre que lo parió. Pero desde hace poco, el entrenador del Cádiz CF ha comenzado a buscar ese once. Cierto es que sus jugadores no están ayudando a darle continuidad, tan cierto como que la defensa, al menos, sí que está empezando a conocerse y a hacerse respetar. Tan solo el ingenuo error del canterano Alberto Quintana el pasado domingo en Sevilla ha interrumpido una dinámica que iba camino de alcanzar los cuatro partidos invictos. Y el caso es que la entrada de Aridane, bien hacienco pareja con Servando o bien con Josete, está consiguiendo dotar a la defensa de esa contundencia tan necesaria para un equipo con aspiraciones. Tan necesario como la llegada de otro central de distinto perfil al que ya se tiene.

Mal sabor de boca

Los últimos partidos en casa no han dejado buen sabor de boca en una afición que vio, por la tele, como su equipo daba otra imagen fuera de Carranza. Menos mal, pero con actitud y compromiso. Pero que nadie se lleve a engaños. En Sevilla, más que jugar, se dejó jugar; más que dominar, se fue dominado; más que buscar el gol, se buscó el error del rival. Nada de lo anterior es criticable, pero sí que vierte mucho de lo que Claudio está trabajando con un Cádiz CF que ha perdido la virtud de dominar para ser dominado. Fuera de Carranza, la cosa es fácil de asimilar. Esperar, cual equipo menor, y salir a la contra cuando se pueda o aprovechar un golpe de fortuna, estrategia o calidad de los hombres de arriba. Pero trabajo a espuertas. Nada malo, por supuesto. Pero el problema está encallado en casa, en Carranza, donde ya no se gana por castigo como se hacía prácticamente en todas las temporadas en las que el equipo comenzaba ganando, e incluso goleando, sin mucho sufrimiento aparente. En busca de ello está y sigue Claudio, que para conseguirlo sopesa la decisión de mantener el once que se fue al descanso ganando al Sevilla Atlético tras ser ‘perrito’ durante esos 45 minutos donde, en honor a la verdad, Cifuentes apenas tuvo que intervenir.

Las únicas dudas del técnico del Cádiz CF podrá estar en el centro del campo, donde se debatirá entre Garrido y Quintana, pero al estar en casa, seguramente, ‘olvidará’ la pifia del canterano para darle mayor confianza y le hará repetir en la medular formando el doble pivote con Abel. La otra es si premiar a Álvaro García por sus buenos minutos en Sevilla o, por el contrario, mantener en el once el temple y la finura de Kike, con quien las sigue teniendo tiesas para que suelte el balón en sitios comprometidos.

Con o sin cambios respecto al once sacado por el Cádiz CF en Sevilla, el cadismo no puede esperar más y al equipo no le queda otra que pasar por encima de un filial que fuera de casa es una perita en dulce.