Salvi, en un entrenamiento.
Salvi, en un entrenamiento.

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Albacete (Previa) Otra, ¿serán capaces de otra?

Los cadistas vuelven a la Liga ante un Carranza entregado y un contrincante expectante

Por  8:59 h.
Cádiz
0
Albacete
0
Cifuentes; Servando, Marcos Mauro, Kecojevic, Lucas; Garrido, José Mari, Salvi, Álex, Álvaro García; y Carrillo.
Tomeu Nadal; Arroyo, Chus Herrero, Gaffoor, Saveljich, Bíttolo; Susaeta, Erice, Dani Rodríguez; Jeremie Bela y Héctor.
Valdés Aller, castellano-leonés.
17ª jornada de LaLiga 123. Televisado por Canal LaLiga 123 TV.
Ramón de Carranza.

Golear al Sporting en El Molinón fue la apoteosis. Ganar al Valladolid en Carranza en lo que fue la cuarta victoria consecutiva de los de Cervera en Liga y volver a los puestos de ‘play off’ parecía ya el no va más. Todos contentos y para colmo, sobre la mesa del cadismo, un apetecible partidito entre semana de Copa por la noche y con este frío. Su tele, al margen de esos benditos locos que igual que se fueron a Ferrol en busca del maná acudieron al Villamarín en busca del milagro, sus refrescos, sus cacahuetes sobre la mesa del salón o de la barra el bar y su ‘Cadi güeno’ en la pequeña pantalla con la idea de ver a los suplentes y con el deseo de que la formasen. Y cogen y la lían. ¡Vamos que si la lían! El acabose. Manita en el Villamarín, orgasmo cadista y ¿qué más se puede pedir? Enorme.

Este Cádiz CF de Cervera es enorme. Todo corazón. Y cuando a una afición se le entrega el corazón, la grada palpita con el de sus muchachos. Hagan lo que hagan y siempre y cuando se vea compromiso. Y lo hay. En cantidades industriales. A tope. El Cádiz CF vuelve a la Liga este domingo. Se baja un momentín del jaleo de la Copa en donde se ha metido con orgullo y pasión y regresa a sus quehaceres cotidianos. Y lo hace con una sonrisa que no cabe en Carranza. Hay tanta alegría, tanta euforia, tanta algarabía y tanto honor que hasta hoy se le permitiría al equipo bajar los brazos después de un día de farra bien merecido. Pero no. El equipo no bajará los brazos ni de coña. No los bajará porque cuando sale al verde convencido en lo que hace no sabe más que correr, sufrir, combatir y competir. Podrá perder, podrá empatar, podrá ganar. Pero hoy sí, ya sí, querer es poder.

Las cosas se están haciendo tan bien, más allá del fantasma de las lesiones, que hasta los pilares de este Cádiz CF llegan de categoría a la cita. José Mari directamente ni se vistió de corto el jueves. Garrido jugó los minutos de la basura para gestionar la dulce clasificación copera en Sevilla y las alas de Álvaro García y Salvi apenas corretearon unos veinte minutos. Sólo los centrales Kecojevic y Marcos Mauro podrían estar algo más cansados después de cubrir con nota el expediente en Sevilla. Razón más que de sobra para que Cervera apueste por ir a por el partido desde el inicio para cargar todo el juego del partido en sus hombres más descansados.

Un recién ascendido sin su ‘killer’

Dicho eso, Cervera puede hacer lo que le dé la real gana. Pero el caso es que si se gana… Pffff… si se gana… Y el caso es que viene el Albacete, que por mucho que tenga al aparato al grande de Enrique Martín no deja de ser un recién ascendido metido en problemas. Y lo hace sin su ‘killer’, Zozulya, por lesión.

Cierto es que Cervera, como la gran mayoría de futboleros del barro, es un fiel discípulo de creencias no escritas y difícilmente demostrables. Esas que dicen majaderías sostenibles de tipo ‘cuando se gana mucho tiempo se está más cerca de perder’ o aquella de que ‘ganar dos partidos seguidos en casa sin salir de ella es harto complicado’. Pues en esa anda metido el Cádiz CF desde hace un tiempo. Pero si es posible asaltar los cielos en el Villamarín quien se va a atrever a decir que el Cádiz CF no es capaz de ganar esta tarde. ¿Que qué? Capaz y capataz. Que dure.