Laura cambió este domingo su asiento en Carranza por la cama del Hospital, pero desde allí dio fuerza a su Cádiz CF.
Laura cambió este domingo su asiento en Carranza por la cama del Hospital, pero desde allí dio fuerza a su Cádiz CF.

CÁDIZ CF

Cadismo hasta la médula

Laura, diagnosticada de leucemia, ha recibido la respuesta de la afición en su necesidad de trasplante de médula ósea: "No me voy a perder el ascenso"

Por  8:10 h.

Laura Ortega, con sus cumplidos 16 años, ya ha jugado más de un partido decisivo. No le tiembla el pulso. Siempre enfundada en su camiseta amarilla, segunda piel, ha burlado a sus enemigos desde que a los 12 le diagnosticaran leucemia, esa enfermedad de la sangre poderosa pero incapaz de borrar su sonrisa.

A su corta edad superó el marcaje, dribló sus males y anotó el primer gol. La victoria parecía segura. Pero cuando solo restaban nueve meses para celebrarlo, la vida le ha vuelto a hacer una violenta entrada por detrás con alevosía. La cruz da de nuevo la cara, y para ganar, para el triunfo definitivo, necesita un trasplante de médula ósea que ponga fin al sufrimiento.

Laura reúne las tres grandes ‘Cs’ de Cádiz: carnavalera, cofrade y cadista. Amante de la fiesta grande e integrante del Coro juvenil de Los Estudiantes. Hermana de Cigarreras y del Perdón. Y cadista hasta la médula, como esos aficionados que saben que para vencer hay que jugar en equipo y ya se han unido a su causa. La afición, como todo Cádiz, se ha movilizado para ir a donar médula, ya sea al hospital Puerta del Mar de la capital como a los demás centros de la provincia.

El proceso es bien sencillo. En rasgos generales, para donar médula, en un proceso indoloro, solo hay que tener entre 18 y 55 años y gozar de buena salud  (más información en el teléfono 900 323334 y en la web de la Fundación Josep Carreras). Familiares, amigos, vecinos y hasta desconocidos han acudido a esta llamada y se han acercado para efectuar su donación, que se recoge en el REDMO (Registro de Donantes de Médula Ósea) y entonces se busca a la persona compatible. Y sí, en el fútbol no hay nada escrito, no hay rival pequeño y donar médula es dar vida: con este tópico no hay debate.

Brigadas Amarillas ha organizado un acto este miércoles (10 horas) para ayudar a Laura con su donación, mientras que el Cádiz CF se ha volcado con la chica al igual que las redes sociales, que la convirtieron en tendencia en Twitter en la noche del domingo. Esa misma noche en la que cambió su asiento en el Ramón de Carranza por la cama en el hospital, pero le transmitió toda la fuerza del mundo al equipo de Claudio como se aprecia en la imagen. Las banderas no faltaban en ese habitáculo a pocos metros del estadio.

“No me voy a perder el ascenso”, adelanta Laura, que se guarda las energías porque ha vuelto a jugar. Por desgracia ha regresado al terreno de juego. Se alegra y emociona al ver como tanto cadista anónimo le ha tendido la mano y se dispone a luchar hombro con hombro para el triunfo final. En el mismo equipo, con la misma camiseta. Son cientos, miles. Esta vez la victoria no se puede escapar.