Carlos Caballero milita ahora en el Córdoba.
Carlos Caballero milita ahora en el Córdoba.

CÁDIZ CF

Carlos Caballero: «Hay argumentos para ser primeros»

«Me extraña que Abel no esté funcionando, puede que no se haya adaptado a Claudio, pero tiene calidad y carácter para triunfar»

Por  8:00 h.

Carlos Caballero, uno de los héroes del ascenso de Irún, hizo doblete en la última visita cadista a Linares, una plaza donde dejó huella. Desde Córdoba analiza la actualidad amarilla como cadista que es.

–Linares y Cádiz. Muchos recuerdos.

–Y muy buenos. En Linares dejé muchos amigos y quiero ir a ver el partido este domingo. Y Cádiz… pues soy cadista y sin ofender a nadie me gustaría que sacara los tres puntos en Linarejos. Le deseo lo mejor a los locales, que salven la categoría, pero me tira mucho el amarillo.

-El último gol del Cádiz CF en ese campo lo marcó un tal ‘Carlitos’ Caballero.

–Fue un duelo muy bonito. Cuando salí a jugar, me pitaban y me decían ‘chaquetero’, pero cuando Javi Gracia me sustituyó la afición del Linares me brindó una emocionante ovación. Es un lugar en el que he sido muy feliz.

–Y del Cádiz ¿qué me dice? No corren buenos tiempos por Carranza.

–La última vez que estuve en el estadio fue el día del Bilbao. Lástima que el año dejara tan mal sabor de boca. Es un club especial, donde pasé muchos de los mejores años de mi vida, y este curso vuelve a ser candidato para lograr el primer puesto del Grupo IV y ascender.

–¿Tan claro lo ve? Aquí hay muchas dudas acerca del rendimiento.

–Tienen la base del año pasado y han fichado a futbolistas como Abel, que aunque ahora ofrece dudas es un profesional que va a enderezar el rumbo. Güiza aporta un ‘plus’ de calidad… No se va a pasear como en nuestro año (paseo visto desde fuera pero con momentos complicados), porque temporadas así son difíciles de repetir, pero reúne condiciones para ser el campeón.

–Abel fue compañero suyo en el Córdoba. Todavía no carbura, ¿tiene alguna explicación?

–No sé si este año le está costando coger la forma. Me extraña porque se cuida muchísimo y, aunque su físico no sea su principal característica, lo suple con un gran desplazamiento de balón y un carácter necesario para jugar en ese puesto. Quizás no se haya adaptado aún al juego de Claudio. En Córdoba le costó su primera temporada pero luego fue clave el año del ascenso. En Segunda B está señalado para marcar diferencias y pido paciencia porque lo hará. Cuando fichó le dije que tenía que subir a mi Cádiz este año.

–¿Y Cristian?

–Subía con el filial y es un lateral con mucha proyección, que destaca por el físico. Hay jugadores a los que les cuesta un poco más. En Córdoba tengo a Dalmau como compañero y sus sensaciones de Cádiz son radicalmente distintas a las mías. Cristian debe aprovechar este año.

–Con el Cádiz consiguió el ascenso a Segunda. ¿Qué hace falta para dar ese salto?

–No tengo la tecla. Cuando nosotros lo conseguimos es que fue todo muy bien. Pasamos momentos duros, sonando el ‘run run’ en Carranza aunque fuéramos líderes, y el ‘play off’ se decidió por un gol. Son pequeños detalles y es injusto juzgar todo el año por un penalti fallado. En la liga regular sí deben ser los más fuertes posibles, sin excusa, pero en una eliminatoria puedes perder con cualquiera siendo favorito o que suene la flauta cuando menos lo esperas. Hay que cumplir siendo primeros y tener a la gente a su lado.

–¿Se imaginaba que seis años después del ascenso de Irún el Cádiz estaría en esta situación?

–No podía esperar que estuviera en este punto. Cuando perdimos la eliminatoria en Miranda, entendí que por edad tenía que dar el salto a Córdoba y con mucho dolor dejé Cádiz, pensando que volvería muy pronto a Carranza para jugar. Y pasado todo este tiempo aún no he podido. Es alucinante.

–¿Y qué le parece el Linares?

–Nos enfrentamos a ellos en pretemporada y me sorprendió gratamente. Tiene gente joven, canteranos que han escalado desde categorías inferiores y se han consolidado. Son muy competitivos, serios en defensa y van a apretar mucho.

–¿Y cuál sería la clave para conseguir el triunfo?

–El primer punto en Segunda B es igualar en competitividad al rival, para que la calidad técnica individual desequilibre la balanza. Y luego tendrá que estar muy concentrado en pequeños detalles. El Linares va a correr como si fuera el partido de su vida, como si estuviera en contra el Bayern de Munich, así que hay que jugar con concentración y confianza.