Juan Carlos Cordero y Álvaro Cervera, en un entrenamiento en El Rosal.
Juan Carlos Cordero y Álvaro Cervera, en un entrenamiento en El Rosal.

Cádiz CF

¿Qué busca el Cádiz CF?

Juan Carlos Cordero busca reforzar la columna vertebral de un equipo sin delanteros

Por  16:56 h.

La temporada ha finalizado con un éxito asumido y admitido por todos. Y claro, a todo esto no estaba acostumbrado desde hace muchos años un cadismo hecho al vocabulario veraniego de ‘limpia’, ‘revolución’ y ‘reestructuración’ de la plantilla que había terminado la temporada de turno en fracaso. Ni tan siquiera el año pasado hubo normalidad ya que el ascenso de categoría se había conseguido casi que sin quererlo y a nadie se le escapaba que pese al éxito de Alicante, a Juan Carlos Cordero le quedaba bastante trabajo por delante para rejuvenecer una plantilla compuesta por muchos veteranos que, tarde o temprano, tuvieron que hacer las maletas o pasar a un segundo plano como fueron los casos de Carlos Calvo, Abel, Mantecón, David Sánchez, Güiza o Migue González, hasta entonces, auténtica columna vertebral del equipo.

Pero todo ha cambiado este año. La plantilla conformada el verano pasado por Pina y Cordero ha sorprendido gratamente a todo el mundo, comenzando por los propios creadores de un invento que casi que acaba en Primera División. La satisfacción es tal, que el personal no anda desesperado preguntando día tras día por fichajes que refuercen la plantilla, entre otras cosas, porque la actual plantilla se ha ganado con creces el derecho a la duda.

Pero es verano, y en verano lo que toca es fichar. Y preguntar. Y la pregunta, antes de formularla por este u otro futbolista, es la siguiente: ¿Qué busca el Cádiz CF? ¿Qué demarcaciones son prioridad reforzar?

Ya se sabe que la idea del director deportivo del Cádiz CF no es otra que hacer un total de siete fichajes, aproximadamente. De momento, ha llegado el jugador de 22 años Moha Traoré, que tendrá que ganarse un puesto este verano en una posición en la que se medirá a compañeros como Nico Hidalgo o Aitor ya que aunque su posición vocacional sea la de delantero centro, sus habilidades tendrán más posibilidades partiendo desde una de las bandas. Al margen del internacional sub’23, a Cordero le queda centrarse en un trabajo capital para que el bloque de Cervera siga siendo temible.

Solo un órdago de Jesús Fernández, con el que pidiese jugar o salir, provocaría problemas en una demarcación que, tras la renovación de Cifuentes, está bien cubierta. No así del todo esán las cuatro zonas que siguen a la portería, esto es, lo que viene siendo la columna vertebral del equipo.

Por tanto, y a bote pronto, Cordero tiene la misión de hacer traer a un central, un mediocentro, un mediapunta y varios delanteros. Jugadores que den o mantengan al equipo de Cervera ese empaque que le ha llevado a ser un equipo muy difícil de batir.

La salida en la defensa del veterano Migue González, de 37 años y que se le renovó como premio por el ascenso a Segunda, es más que evidente dado los pocos minutos que ha disputado este año. Su recambio se antoja que será del mismo perfil pero, obviamente, mejorado. Cordero, por tanto, anda detrás de centrales jóvenes, rápidos, de mediana estatura y con sentido de la anticipación que cuadre bien con los titulares del equipo Aridane y Sankaré, más robustos y lentos de lo que en un principio busca el director deportivo del Cádiz CF. Centrales del tipo morfológico de Abraham Paz, César Caneda, Dani Fragoso o similares viene a ser la idea. Por su parte, Servando seguirá cumpliendo y haciendo las veces de ‘apagafuegos’ en la reserva.

Más complejo es lo que busca solucionar Cordero en el centro del campo, que con Abdullah, Garrido y José Mari tiene buena parte del trabajo hecho. Y sí, se busca un sustituto de Eddy Silvetsre, al que le resta un año de contrato pero del que se sigue esperando mucho más de lo que ha dado este curso ya terminado. Hasta lo que se conoce, Cordero ha preguntado por el mediocentro de perfil ofensivo Maikel Mesa, que saldrá del Mirandés. Se trata de un jugador muy parecido, en teoría, a Eddy. Alto, de toque de balón fino y elegante y que va bien por arriba aunque se le achaca algo de indolencia y vulnerabilidad en el cuerpo a cuerpo.

El puesto de mediapunta es donde se la juega Cordero. Tras la marcha de Aktexe, el puesto ahora mismo podría recaer en Jesús Imaz y, tal vez, Rubén Cruz, un jugador que cumple contrato a final de mes y que se desconoce las intenciones del club. Todo indica que el utrerano, que no ha visto puerta en todo el año, no seguirá. Ante esto, el Cádiz CF centrará sus esfuerzos en fichar a un mediapunta contrastado y que marque las diferencias en un puesto crucial para que el esquema de Cervera pueda triunfar de nuevo. No se descarta incluso que Cordero traiga a dos jugadores que puedan jugar de enganche ya que para Cervera Imaz es más interior que mediapunta.

Y es arriba donde, sin duda, Cordero pondrá toda la carne en el asador. Las salidas de Ortuño, Santamaría y la más que probable de Rubén Cruz dejan al Cádiz CF con solo un desapercibido Dani Güiza con contrato en vigor. La llegada de dos delanteros centros ‘top’ será vital para que este equipo no eché demasiado de menos la figura de Ortuño.

Reforzar la columna vertebral, sobre todo en su parte delantera, es la primera obsesión de un director deportivo consciente de que tendrá que dar en el clavo para que cualquiera de los jugadores que traiga hagan olvidar la precisión milimétrica de Aketxe o la depredadora pegada e Ortuño.