El Cádiz CF de Cervera ilusiona a sus seguidores.
El Cádiz CF de Cervera ilusiona a sus seguidores.

CÁDIZ CF

Brian y Aitor: dos luces que vuelven a encenderse

El lateral y el extremo, recuperados para la causa cadista tras la brillante labor de ambos en la victoria sobre el Betis en la Copa del Rey

Por  17:09 h.

Han aprendido la lección. Lejos de enfadarse con el mundo, más allá de echarle las culpas al empedrado o recelar de su entrenador por mandarlos al ostracismo, Aitor y Brian han hecho autocrítica y han entendido perfectamente que lo que le tocaba a ambos era el banquillo o la grada directamente.

No estaban al nivel, eso lo primero. El equipo no funcionaba y ellos tenían su parte de responsabilidad al estar dentro de los habituales. Porque ni Brian ni Aitor eran los mismos del curso pasado. Y otra cosa más y no menos importante. Ni uno ni otro podían quejarse de faltas de oportunidades porque desde el comienzo de Liga fueron de la partida. Simplemente, su paso a la reserva se debe a que jornada tras jornada ambos iban perdiendo crédito hasta quedarse sin él de manera justa.

El equipo se ha recuperado. Ha salido de la crisis con victorias incontestables. Y ellos, felices por el equipo, no han tenido otra que levantarse, aplaudir a sus compañeros y apretar los dientes para intentar de nuevo salir en la foto. Y han vuelto a salir. Y de qué manera. Cervera confió en ellos dentro del once de suplentes que tenían que intentar obrar el milagro visto el pasado jueves en el Benito Villamarín.

Aitor y Brian se presentaron en el once y desde el primer minuto de juego le comenzaron a decir a su entrenador que puede volver a tirar de ellos, que pueden ser los mismos que eran, que han aprendido la lección y que han vuelto gracias a la autocrítica y al tesón que tenían abandonado y que el mismo Cervera se encargó de decírselo con mensajes transparentes en sus ruedas de prensa, muy críticas con según qué jugadores .

Un mensaje claro y contundente

El entrenador del Cádiz CF fue muy claro. No era para menos. Se le hundía el equipo y muchos de sus jugadores los veía desconocidos. «Es más problema de querer que de poder», afirmó para explicar los males del Cádiz CF durante esas ocho jornadas sin ganar. Y otra más directa. «Hay jugadores que se han acomodado a la categoría», manifestó días antes de mandar al banquillo a Aitor y a la grada a Brian.

Ambos jugadores brillaron el año pasado en Segunda, donde se estrenaban el curso pasado. Blanco y en botella. Pero el tirón de orejas no ha caído en plato roto. Tanto el onubense como el catalán han admitido lo que era una verdad. Han salido de la cueva de la única manera que se puede salir en este Cádiz CF de Cervera: trabajando y dejándose la piel en cada entrenamiento y el día de la cita.

Aitor marcó de penalti, asistió a Dani Romera en otro gol y le anularon sin razón otro con el que ponía la guinda a un partidazo en el que se vació.

Brian, que compartía banda con Aitor, volvió también a ser el que era. En defensa cumplió con nota y en ataque no se cansó en los 90 minutos de subir la banda con el desparpajo que nunca tuvo que perder.

Ambos han vuelto en Heliópolis pero donde quieren volver, y de seguir así volverán, es en Carranza.