David Barral celebra, con su hijo detrás, la victoria ante el Zaragoza.
David Barral celebra, con su hijo detrás, la victoria ante el Zaragoza.

Cádiz CF

¿Y si Barral no es Ortuño?

El delantero isleño pasa por su mejor momento en plena recta final liguera

Por  18:59 h.

Pues eso. ¿Y si Barral no es Ortuño? A ver, para que se entienda mejor. ¿Y si Barral entra en racha cuando más se necesita de una? ¿Y si Barral ahora todo lo que toca se convierte en oro? En resumidas cuentas, ¿y si ahora le da a Barral por marcar todos los goles que no ha marcado durante la temporada regular? ¿Se imaginan tener a un delantero en racha en plena recta final de Liga y con el ascenso en juego? Sería la…

De entrada, sería lo que no fue, precisamente, el año pasado. Exacto, porque nadie osa recriminar a Ortuño su recta final de temporada porque si se llegó al ‘play off’ fue en buena parte por su culpa. Dicho eso, al delantero murciano se le mojó la pólvora cuando la guerra se hizo más exigente. Su último gol, de los 17 que hizo, lo marcó en El Alcoraz, a ocho jornadas para el final de La Liga. Por medio, hasta falló un penalti que mandó al limbo. En ningún momento, Cervera le movió del once salvo en el último partido de aquel curso que acabó en Tenerife, donde Rubén Cruz fue el delantero titular dejando al pichichi en el banquillo. Aunque fuese (todavía lo es) discutible la decisión, lo cierto es que a Ortuño se le cerró la ventana en Huesca y no volvió a abrirla más.

Ambos delanteros (Ortuño y Barral) fueron los elegidos por la dirección deportiva para rematar la faena. Uno lo fue para la pasada campaña y el otro para el actual. El primero aprobó con nota pero se quedó cerca del sobresaliente debido a su mal final de Liga que dejó al equipo viviendo casi exclusivamente de los balones parados de Ager Aketxe. Los 17 goles que marcó Ortuño valieron su peso en oro ya que el Cádiz CF vivió de ellos hasta prácticamente el final, a excepción de los dos partidos de ‘play off’ de ascenso ante el Tenerife en los que el ariete murciano siguió estirando su mala racha de cara a gol. La trayectoria de Barral ha sido muy distinta. Aunque el comienzo del delantero isleño fue más que prometedor marcando en las jornadas iniciales, además de en las eliminatorias coperas, la verdad es que la constante irregularidad ha sido la dinámica general de Barral.

Porque si el año de Ortuño fue un ‘no parar’ hasta que paró, el de Barral ha estado lleno de altibajos. El isleño empezó en racha. Marcaba en Liga y lo hacía en Copa. Pero llegó Oviedo y se estancó. Superado ya su polémico castigo por llegar tarde a la charla técnica previa al encuentro del Nuevo Tartiere, el delantero volvió a la dinámica de grupo, si bien tuvo que ver como Cervera apostaba por Carrillo por delante de él, que se tenía que conformar con minutos en el segundo tiempo, cuando no con ir en las convocatorias. Y es que Barral, bien por decisión técnica, bien por lesiones, se ha perdido muchos partidos al no estar fino para entrar en la lista. Nunca perdió la esperanza ni siquiera cuando llegó el mercado invernal y los rumores ‘decían’ que buscaría otro destino donde jugar más.

El trato que Cervera le ha dado no ha sido ni tan siquiera similar al que hace un año le dio a Güiza. Porque si el isleño siempre ha estado presente en los planes (iniciales o no) del entrenador cadista, el jerezano vivió su último año en el Cádiz CF con la pena de no poder haber dado más en el campo debido a la alta exigencia física que Cervera le pedía y, a juicio del entrenador, no podía dar. A Barral, solo hay que ver su ímpetu en cada jugada, le sobra físico, pero quizás le falte cabeza. Por eso no ha entrado más veces en los planes de un entrenador tan meticuloso como el que tiene.

Pero las ganas que derrocha Barral están pudiendo con Cervera, que se muestra encantado de recuperar para la causa a un jugador que sabe lo es marcar goles, y muchos, en Primera. Además, la versatilidad de Barral le vale para igual ponerlo de ‘9’ que de extremo, que de mediapunta. Da igual, Cervera sabe que contar con la mejor versión de Barral es contar con un extra- Como prueba, su último gol con la elástica amarilla, el sexto en Liga,

¿Llega Barral a esta recta final en buena forma¿ Quien sabe. Puede que, si se sabe dosificar, muy difícil porque es un caballo desbocado, lo está. No obstante, se puede afirmar que a Barral le va la marcha y que cuando más le gusta aparecer es cuando más se piden a las estrellas, Marcó en Vallecas, marcó al Zaragoza. ¿Quién es el siguiente? Habrá que verlo.