Claudio acabó muy enfadado tras el partido de Sevilla.
Claudio acabó muy enfadado tras el partido de Sevilla.

CÁDIZ CF

Balona-Cádiz CF: La brújula señala al Sur

El Cádiz CF necesita enderezar el rumbo tras encallar en Sevilla frente a una Balona tan intensa como tocada

Por  8:00 h.
RB Linense
0
Cádiz CF
0
Real Balompédica Linense: Mateo, Palancar, Olmo, Carlos Guerra, Gallardo, Ximo, Ismael Chico, Juanpe, José Ramón, Zamorano o Stoichkov y Buitrago.
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Servando, Migue, Pavez, Nana, David Sánchez, Abel Gómez, Lolo Plá, Álvaro y Despotovic.
Árbitro: Gadella Kamstra (colegio tinerfeño).
Campo y hora: Municipal de La Línea. 17 horas.

Al sur del sur. Con la panorámica del Peñón, oliendo a mar, con la sal penetrando por los poros y curtiendo la piel. Allí, en territorio balono junto a aguas en continua disputa, donde manda la Recia, la brújula señala el lugar para enderezar el rumbo. Después de encallar en Sevilla, a orillas del Guadalquivir, el Cádiz CF necesita reencontrar su hoja de ruta, excelentemente marcada con las cuatro victorias consecutivas y extraviada con la debacle frente a los cachorros de Heliópolis.

Con mínima fiabilidad, el equipo de Claudio se presenta una nueva jornada ante una afición a la que tiene hastiada de tanta intriga. Cada domingo es un misterio, el cadista se pregunta qué Cádiz CF se encontrará ese día. ¿El que impone su calidad o el veterano con alma de niño? ¿El que ilusiona o el que desespera? Lástima que ningún experto, técnico incluido, advierta con cierta precisión el papel de los suyos en el siguiente compromiso.

El problema es que pese al buen clima no es verano ni el plantel se encuentra en pretemporada, sino que restan siete jornadas para el final de la campaña regular, es tercero y el ‘play off’ se adivina ya en el horizonte. Por tanto, las excusas se acaban, el tiempo es más enemigo que aliado.

La Balona es dura, un hueso; su parroquia aprieta, los jugadores son intensos y el tapete es artificial. Características, ya no excusas. Porque el Cádiz CF, condicionado por la irregularidad, guarda la obligación de vencer en el municipal linense y subir los tres puntos al autocar camino de la capital.

Ha de lanzar ese mensaje de que lo de Sevilla sólo fue un accidente, una advertencia de la que extraer conclusiones positivas para no repetirlo en un futuro que no permitirá tales desmanes. Y debe mantener esa disputa por el campeonato, en una lucha alentada más por las matemáticas que por las sensaciones, presionando a los dos murcianos que la semana próxima se restarán puntos en su enfrentamiento directo.

Ahora mismo, los cadistas se encuentran a seis puntos del líder y a cuatro del perseguidor, por lo que el objetivo depende en gran parte de su buen hacer.

Claudio promete cambios. No le queda otra, ya que Andrés se expulsó en La Línea en el inicio de la tormenta. Pavez reemplazará al murciano en el carril zurdo. Y no se descarta otra revolución, a la espera de ver si al míster se le ha pasado el enfado u opta por dar un nuevo toque de atención a sus vacas sagradas.

Entre los advertidos se encuentra Aridane, inconmensurable en muchas facetas pero falto de contundencia en momentos puntuales y que además acabó tocado del último choque. Las sensaciones incluyen a Servando con Migue en el eje de la zaga. El Cádiz CF puede repetir el trivote, con Nana, David y Abel, y puede relegar a Güiza al banquillo para dar más trabajo a Despotovic o Lolo Plá en la hierba artificial. Calvo y Jandro buscan un hueco pero no reúnen méritos para encontrarlo.

Mucho más tocado en lo físico llega la Real Balompédica Linense. Con lo justo. Cinco bajas y dos serias dudas (Ximo y Zamorano) que este mismo domingo se probarán para comprobar sus sensaciones y que condicionan el once inicial. Manolo Ruiz tirará del Juvenil para completar la convocatoria, así que el duelo se le puede hacer largo por los problemas físicos y la falta de profundidad del banquillo.

La clasificación, con la Balona undécima, no refleja la dificultad del envite. Los albinegros son víctimas de una pésima primera vuelta, que condenaba a Rafa Escobar y les privaba de la lucha por el ‘play off’, que ahora han cambiado por la clasificación para la Copa del Rey. Pero se han fortalecido, han frenado la sangría en defensa, han juntado las líneas y sólo les falta puntería para avanzar más deprisa. Las bajas de Espinar y Mauri, más la ausencia del cadista Canario por la cláusula del miedo, restan pólvora a un ataque por el que pelean Stoichkov y Buitrago.

Un Balona-Cádiz CF es un seguro de pasión, de emoción, y una fiesta en las gradas. Seis autobuses parten desde la Tacita y numerosos vehículos particulares recorrerán la A-381 para acompañar a su equipo, sin freno pese al último batacazo. Más de medio millar de cadistas darán colorido a un coliseo que ya suena, sabe y huele a fútbol con los cánticos de la afición balona. La hermandad exige deportividad a los de abajo, que deben pelear en buena lid por los puntos.

La próxima jornada los amarillos reciben al Sevilla Atlético y los murcianos se juegan el campeonato en un derbi en la cumbre. Los cuatro primeros se enfrentan entre sí. Todo muy bonito, pero que perdería su sentido si el Cádiz CF no gana hoy en La Línea. El liderato se juega esta misma tarde.