Cervera en el banquillo de Carranza
Cervera en el banquillo de Carranza

Cádiz CF

El bajón del equipo y los cambios de Cervera

El Cádiz CF, como ya ocurrió en la temporada anterior, está sufriendo en esta fase de la temporada justo antes de conseguir los 50 puntos

Por  16:49 h.
Sacar conclusiones negativas tras uno de los partidos del año en el que el Cádiz CF ha creado más ocasiones  no resulta apropiado, pero la realidad es que el equipo se ha estancado en sus resultados en las últimas jornadas, algo que también le pasó el año pasado en la misma época del campeonato, justo antes de llegar a los ansiados cincuenta puntos. Será por la presión, por la preparación física o por un cúmulo de circunstancias, pero el caso es que la escuadra de Cervera no está bien. Eso es una realidad. Más allá de las ocasiones falladas ante el débil Lorca, el equipo tampoco jugó un choque para tirar cohetes. Creó más juego, sí, pero siguió mostrándose muy vulnerable atrás ante un rival con jugadores de un nivel bastante bajo.
Como el año pasado, el Cádiz CF ha pasado de estar como un tiro en diciembre a bajar su rendimiento en los primeros meses del año. Esto se puede deber al tipo de preparación física que le gusta a Cervera, que va por fases, y en este momento el equipo se encontraría en un momento bajo. El alto debería llegar a final de temporada. Es cierto que los amarillos llegaron la campaña anterior muy fuerte al final, por encima de sus rivales en el apartado físico.
Eso sí, en estos momentos, hombres como Salvi o Álex están saturados de minutos y lo están pagando con su juego. El extremo sanluqueño está en los últimos partidos muy desacertado en el pase y en la toma de decisiones y el canterano del Real Madrid está llegando fundido al final de los partidos.

Cambios en la zaga

Cervera, tras el horrible partido de Soria, decidió darle una vuelta al equipo. Dejó fuera de la convocatoria a los dos laterales titulares, Carpio y Lucas, y colocó en el once a Rober Correa y a Villanueva. El experimento no le salió demasiado bien. El lateral pacense fue un coladero en los primeros minutos y no aportó demasiado en ataque. El central venezolano, fuera de sitio, sufrió cada vez que le llegó un extremo y en ataque no ayudó a Alvarito. Cervera castigó a los culpables del gol de Soria, pero el perjudicado acabó siendo el equipo.

Cambio en la medular

El que sí funcionó, muy positivamente, fue el cambio en el Centro del campo. Cervera dejó por primera vez en la temporada en el banquillo a Jon Ander Garrido y dispuso un doble pivote con mucha calidad, el formado por Álex Fernández y Abdullah. Aunque es cierto que dejaron que el Lorca llegase con peligro en alguna contra, lo cierto es que el Cádiz tuvo más juego ofensivo que en cualquier otro partido disputado por los amarillos este año. Álex y Abdullah acumulan muchos minutos juntos esta campaña, se entienden bien y tienen calidad, pase, llegada y visión de juego de sobra para liderar a este grupo. Eso sí, al final del partido llegaron fundidos y ambos tuvieron que ser sustituidos.

El eterno problema de la media punta

La posición de media punta le lleva trayendo quebraderos de cabeza a Álvaro Cervera desde el año pasado. A nivel táctico el hombre que mejor ha funcionado ahí ha sido Álex Fernández, aunque el ‘inmortal’ ha sido más un tercer medio que un segundo punta. A nivel de efectividad, Aketxe aportaba disparo y balón parado, aunque no entrara demasiado en juego.

El último que ha jugado en esa posición, Perea,  estuvo completamente perdido frente al Lorca. Y, claro, si un media punta de calidad como él no entra en juego ante una de las peores defensas de la categoría, es que algo falla. Álvaro sigue sin dar con la tecla, aunque Romera, que no es la primera vez que cuenta con minutos en esa posición, no estuvo del todo mal en la recta final del choque. Es una opción más para una posición que parece ‘maldita’ en el Cádiz CF actual.