Aridane, en un entrenamiento con el Osasuna.
Aridane, en un entrenamiento con el Osasuna.

Cádiz CF

Aridane: «Me pensé mucho irme»

El excadista, hoy en las filas del Osasuna, vuelve este sábado a Cádiz, donde fue «muy feliz»

Por  1:19 h.

Aridane ya se ha ganado el respeto de la afición del Sadar. Es tremendo lo que ha madurado un jugador que comenzó su etapa como cadista entre las dudas, la guasa y hasta el cachondeo de su propia afición. Pero sus primeros errores garrafales, su peluca, sus dudas en Carranza forman parte ya del pasado más olvidadizo porque gracias a la confianza que Claudio –el que tuvo que incluso pedir a fondo norte que no se riese de su defensa cuando llegaba una pifia– le dio en los partidos a domicilio, el central canario fue creciendo una barbaridad hasta convertirse en el líder de una zaga que se quedó acariciando el ascenso a Primera tras subir el año anterior a Segunda con la participación sublime de Aridane. Y es que aquellos ‘play off’ de ascenso coronaron a ‘Aridane no falla. Lalalala’.

La experiencia que ganó en Carranza le ha valido para comenzar con buen pie desde el comienzo en toda una plaza como es El Sadar. Un Osasuna recién descendido, con una afición entregada y exigente como la que más, ha acogido a Aridane con los brazos abiertos tras desembolsar 1’5 millones de euros por él. Y por lo que se ve, al canario no le ha pesado lo más mínimo la responsabilidad y la presión que sobre él podría haberle caído. Desde el inicio se ha consolidado en el eje central de la zaga y hasta abrió una importante victoria en Vallecas con un gol de cabeza. Desde entonces, el cuadro navarro no ha perdido y se ha colocado en la cuarta plaza de la clasificación rebasando y aprovechando los tres últimos tropiezos de su rival de mañana, el Cádiz CF.

No es la primera vez que el Osasuna jugará esta temporada en Carranza, pero sí será la primera para Aridane. Aunque el jugador se muestra cauto de cara al posible equipo titular de su entrenador porque «hasta última hora no se sabe».
Lo que sí tiene claro es que «volver a Cádiz, a la que fue mi casa dos años, siempre es un placer». Porque de su paso por el equipo amarillo solo tiene buenos recuerdos. Tan buenos ya, que ni siquiera se acuerda de recordar aquellos primeros pasos complicados que le tocó dar con la afición en contra. «Los dos años que estuve fueron muy bien ya que logramos el ascenso. La gente me trató muy bien desde que llegué hasta que me fui. Solo tengo palabras de agradecimiento. Es bonito que cuando te vas a otro equipo te admiren de esa manera cuando regresas», comentaba ayer a la Cadena Cope.

Ha cambiado la calidez del sur por el frío del norte. Y aunque en los últimos años ha estado cerca del sol, no tendrá problemas en adaptarse ya que se formó en las categorías inferiores del Valladolid, desde donde pasó a las del Real Madrid. «Al final es como todo. Te tienes que adapar y tirar para delante. Es verdad que lo voy a notar el frío un poquito porque ya llevaba varios años sin él, pero toca adpatarse», dice sobre su nueva estancia en Pamplona.

Uno de los motivos de su éxito en el Cádiz CF pese a comenzar con mal pie fue su perseverancia y su confianza en sí mismo. Esto sigue teniéndolo muy presente. «Siempre he confiado en mí. La clave está en el trabajo día a día. Luego se obtiene la recompensa. Siempre hay que seguir creciendo y aprendiendo», dice el central, que seguía en el mismo camino. «Básicamente tienes que confiar en ti mismo porque al final el que está en el campo y el que decide eres tú. Tienes que ser consciente y saber cuál son tus cualidades y defectos para que estos se noten lo menos posible y tratar de estar lo mejor posible para sacar lo mejor de ti».

Su traspaso al Osasuna fue cuestión de días y en ningún momento hubo tiempo para que se crease el debate de si debía irse o no. Aridane tenía contrato con el Cádiz CF, club que no se lo pensó mucho cuando llegó la oferta del club navarro. Solo quedaba su palabra. No le fue fácil pero sabía que se encontraba ante una buena oportunidad. «Me lo pensé mucho. Yo estaba bien en Cádiz, instalado y mi familia también estaba muy bien. Fue un poco duro el hecho de decidir que me iba, pero el Osasuna apostó fuerte por mí y no pude recharza la oferta. Lo comenté con mi familia y mi gente y creo que ha sido muy buena decisión», considera.

Además, su trsapaso también contribuyó positivamente a las arcas del club. «El Cádiz CF ahora está mejor después de tantos años en Segunda B. Lleva dos ya en Segunda y poco a poco se va recuperando económicamente. Espero que con mi traspaso haya aportado mi granito de arena».

Al canario le produce «mucha felicidad» que se acuerden de él en Cádiz. «Eso es lo más importante para un futbolista. Sentirse a gusto, feliz y que te respeten; que vayas por la calle y te reconozcan como a un jugador que siempre dio la cara por el equipo. Que te admiren y que vayas tranquilo por la calle, con la cabeza bien alta y sabiendo que hay gente que te admira es muy bonito», comentaba.

Su buen hacer en el Cádiz CF hizo que aún haya aficionados en Carranza que lo recuerden por su pelo. «Cada vez veía más pelucas en Carranza. Cadiz tiene eso, que son guaseros y contagia», dice entre risas.

Ya centrado en el Osasuna, Aridane comenta que «al principio nos costó coger la dinámica, pero ahora nos estamos adaptando a lo que nos pide el míster».

Si algo se le quedó en la memoria a Aridane fue la tremenda exigencia de la afición de Carranza cuando las cosas no van bien. Desde la distancia, cree que el Cádiz CF «Está bien, pero si no gana o empate la afición ya se sabe como es. Conozco esa casa y desde aquí se le ve bien al equipo», analiza. Aunque puntualiza que «esto no es como empieza, sino como acaba. Es una carrera bastante larga».

Para Aridane, el actual Cádiz CF «es incluso mejor» que el del año pasado. «Han fichado a jugadores de nivel y lo veo para pelear por los puestos de ‘play off’ de ascenso. Es verdad que se le fueron jugadores importantes pero el Cádiz CF ha hecho una buena gestión y ha fichado a jugadores muy buenos. ha conseguido tener todas las líneas muy compensadas».
Por último, tiene claro qué hará en el supuesto de que marque mañana en Carranza. «Pediré perdón y no lo celebraré por supuesto». De bien nacido es ser agradecido.