Cadistas en las gradas del Municipal de Reus
Cadistas en las gradas del Municipal de Reus

Cádiz CF

El árbitro Prieto Iglesias truncó la ilusión amarilla

Los cien cadistas presentes en Reus dan colorido al feudo catalán, pero se marchan dolidos con la actuación arbitral

Por  20:05 h.

No pudo ser. Los más de cien cadistas presentes en el Municipal de Reus no pudieron celebrar la primera victoria del Cádiz CF a domicilio. Se resistió en el Estadio de los Juegos Mediterráneos de Almería, tampoco llegó en Anduva ante el Mirandés hace apenas un par de semanas y ayer tampoco fue posible en tierras tarraconenses.

Tocaba estrenar duelo ante otro recién ascendido a la categoría de plata. Duelo inédito en encuentro oficial de Liga, estadio desconocido para el cadismo, pero ahí estaba la legión amarilla preparada para animar a sus soldados. Daba igual el lugar del que procedieran. De punta a punta de la Península Ibérica llegaban algunos, otros lo hacían desde Zaragoza (‘Esto está amañao’) y el resto desde la cercana Barcelona (‘Per Sempre Cádiz’). Siempre fieles, siempre cadistas.

Todo empezó en la Plaça Tirant Lo Blanc, próxima al escenario de la cita, alrededor de las 16.00, dos horas antes del choque. Desde allí marcharon juntos al estadio para animar al cuadro gaditano. La ilusión era más que evidente con dos peñas que ya han coincidido en anteriores encuentros y han realizado un hermanamiento entre ellas.
Una vez más se encargaron de dar colorido a las gradas, con un intenso amarillo que servía para dar ánimos a un equipo, el Cádiz CF, que ayer saltaba con su indumentaria verde al rectángulo de juego. Asuntos de márketing. Fútbol moderno en estado puro.

Pero ellos, al igual que sucedió hace 15 días en Miranda de Ebro, se marcharon dolidos de Reus. Otra vez con la sensación de desesperación debido a la actuación arbitral. Y es que si el alicantino Ais Reig se erigió en protagonista en tierras burgalesas, ayer ese ‘honor’ lo recogió el colegiado navarro Prieto Iglesias.
«Tongo, tongo» gritaban desde la grada los más de cien cadistas presentes en Reus. Se escapaba un punto en un encuentro de empate. Gajes del oficio.

Vallecas, próximo destino

La próxima salida será muy especial y ahí estarán presentes numerosos cadistas en una jornada de hermanamiento con los seguidores del Rayo Vallecano. Será más cerca (en la capital de España) y llegará a principios de octubre, justo después de dos encuentros consecutivos en el Ramón de Carranza ante Numancia y Real Oviedo. Ambos durante la próxima semana.

Será, sin lugar a dudas, uno de los desplazamientos deseados por el cadismo. Vallecas, tierra prometida. Allí, en el popular barrio madrileño, la parroquia amarilla espera poner la guinda a una jornada para el recuerdo con un buen resultado sobre el césped. En la grada, al fin y al cabo, estará completamente asegurada la diversión.
La categoría de plata ya lo vive: el Cádiz CF y su afición han llegado. La prueba es evidente.