Este Cádiz CF es una piña en todos los sentidos.
Este Cádiz CF es una piña en todos los sentidos.

CÁDIZ CF

Ante el dolor, una cura de realidad

El Cádiz CF ha comenzado mucho mejor esta segunda vuelta pese al tropiezo en Oviedo y los fichajes de invierno se consolidan en el equipo

Por  21:09 h.

El cadismo ha encajado con dolor la derrota en el Carlos Tartiere de Oviedo. El equipo amarillo desaprovechaba una gran oportunidad de vencer a un rival directo y dar un golpe en la mesa en sus aspiraciones de ‘play off’. Y perdía por deméritos propios más que por méritos ajenos, con errores desde el banquillo y sobre el césped, permitiendo una remontada en el marcador (2-1) y otra en la clasificación. Los asturianos ya plasman en la tabla su superioridad económica y deportiva.

Pero, enfriados los malos ánimos, reflexionado después de rubricar “una segunda parte sin alma”, como apuntó el propio Aridane, el Cádiz CF se ha procurado 24 horas después una cura de realidad. Los carbayones, obligados a pelear por el ascenso mientras los amarillos sólo tienen la obligación de la permanencia, le aventajan en un único punto. Y tras conocer los resultados de la jornada, el cuadro de Cervera aún tiene un colchón de cinco puntos, ahora con respecto al Huesca, después de doblegar al Valladolid.

Además, el equipo amarillo ha comenzado esta segunda vuelta mucho mejor que la primera, con tres puntos más. Tres victorias, dos empates y dos derrotas, por las tres pérdidas de ese inicio de campaña, que no fue malo hasta que llegó al bache justo en este instante de la temporada. Se han marcado más goles (9) y se han encajado menos (6), así que los cadistas han escapado bien a su vez de los dos encuentros consecutivos a domicilio.

Los fichajes de invierno se han adaptado bien y han sumado su aportación antes incluso de lo esperado. Jesús Imaz se ha consolidado en el once titular, con dos jornadas seguidas en la alineación y permitiendo mayor movilidad de Álvaro García por las distintas mediapuntas. Marcaba un gol clave en Soria. Ante el Numancia también anotaba Ager Aketxe, que lleva dos en 87 minutos disputados, repartidos en cuatro encuentros. Clave desde el banquillo, y aumentando la competencia.

Estas dos irrupciones (Malón apenas ha jugado unos minutos ante el Mirandés) han provocado el ostracismo puntual de Nico Hidalgo y sobre todo Rubén Cruz, titular indiscutible en los últimos meses pero sin el nivel altísimo de sus compañeros.

Asignaturas pendientes

Pese al estado de optimismo, quedan algunas cuentas pendientes a solucionar en los próximos días para evitar entrar en una fase de nerviosismo en la que coincide con la peor fase de la primera vuelta. Ya se escuchan gritos de los aficionados que demandan la renovación de Álvaro Cervera por parte de la directiva, sin la necesidad de que se prolongue el contrato de forma automática.

El míster seguirá si consigue la permanencia, pero un gesto en este momento demostraría de cara a la opinión pública que se confía en su (milagrosa) labor y aportaría tranquilidad. No habría necesidad de esperar a que las matemáticas confirmen la consecución del objetivo.

Otro asunto es la recuperación total de Jon Ander Garrido, un futbolista clave para el entrenador y que se ha perdido un mes completo de competición por una fisura en el antebrazo. Cuatro jornadas sin actuar, desde el empate a cero en Mallorca. Es decisivo porque pese a la salida de Mantecón y Abel el club no reforzó la medular y sólo cuenta con José Mari, Abdullah y el defenestrado Eddy Silvestre. Aparte, por su envergadura y fortaleza defensiva es único.

El tercer punto a subsanar en la recuperación de la fortaleza defensiva o, más bien, la obligación de mantener la concentración durante los 90 minutos. El equipo en general, la línea defensiva en particular y los dos centrales se han mostrado solventes y contundentes, pero los goles del Oviedo son dos errores de marcaje, especialmente grave el primero, obra de Linares. El propio Cervera no entendía que se encajaran dos tantos calcados cuando “nos manejamos bien” en esta faceta.

A la espera de conocer el alcance de la lesión de Salvi, el Cádiz CF dispone de una semana larga de ocho días para rearmarse e ilustrar al Rayo Vallecano que todo ha cambiado en una simple vuelta. La peor actuación de la temporada ya está enterrada, y ahora se cruzan dos escuadras con rachas completamente diferentes: los amarillos, recién ascendidos, en posiciones de ‘play off’ de ascenso; los franjirrojos, recién descendidos, en puestos de descenso. Esto es fútbol y los tropiezos no deben doler más que unas horas.