Carlos Fernández, delantero del Sevilla Atlético.
Carlos Fernández, delantero del Sevilla Atlético.

CÁDIZ CF

Análisis del Sevilla Atlético: dudas en un comienzo aterrador

En un desolador inicio, el filial sevillista se desangra por el centro de su defensa, no genera fútbol en su medular y arriba sufre una preocupante sequía

Por  18:47 h.

Apenas unos meses pueden cambiarlo todo. Eso es precisamente lo que sucede en un Sevilla Atlético que ha pasado de ser una de las revelaciones de LaLiga 123 a sufrir un pésimo y desconcertante inicio. Mandan el cambio de fichas y la adaptación.

Colista de LaLiga 123 con tres puntos y ninguna victoria en ocho encuentros, el filial sevillista no termina de ensamblar sus nuevas piezas después de dos cursos brillantes en los que al objetivo del crecimiento de sus canteranos se unieron sus resultados sobre el césped (ascenso a Segunda División y gran papel en la categoría de plata durante buena parte de la temporada).

El adiós de Diego Martínez (ahora en el Osasuna) después de tres temporadas exitosas dio la oportunidad a Luis García Tevenet de volver a casa. Teóricamente de una apuesta no muy osada a un mayor grado de atrevimiento. El sevillano regresa a una entidad de la que fue jugador y segundo entrenador del primer equipo tras sus últimas experiencias en San Roque de Lepe, UCAM, Cartagena, Huesca y Hércules. Antes ya había dirigido a Orihuela y Jerez Industrial. Eso sí, siempre en la categoría de bronce del balompié nacional.

Con una plantilla muy joven en la que ya no están piezas importantes como Bernardo, Diego González, Cotán, Borja Lasso o Ivi, el periodo de adaptación está siendo realmente duro. Las bajas pasan factura (jugadores como los uruguayos Cristian González y Felipe Carballo estaban llamados a ser importantes) y las incorporaciones no terminan de cuajar en una escuadra que se desangra por el centro de su defensa, no genera fútbol en su medular y arriba sufre una preocupante sequía. Tevenet, mientras, oscila entre el 4-4-2 y el 4-2-3-1. Las dudas crecen y, aunque en un filial los resultados suelen llegar más adelante, el tiempo no perdona. Difícil decisión en una casa en la que, por ahora, se tambalean los cimientos defensivos.

La portería

Una temporada más es José Antonio Caro ‘Churripi’ el portero titular del filial sevillista. Con planta, eficaz y con respuesta en el uno a uno, no está siendo una temporada sencilla para él, con su equipo situado en el fondo de la clasificación y recibiendo numerosas ocasiones. Clave en el ascenso a Segunda hace dos temporadas y fundamental el curso pasado con sus grandes actuaciones, ahora le toca vivir la época de vacas flacas. Pese a todo, el onubense no se amilana y trata de mantener a flote una nave que hace aguas. El último ejemplo tuvo lugar en El Molinón, donde paró dos penaltis a pesar del 3-0 final a favor del Sporting. Ha encajado ya 12 dianas. Pese a todo, es de lo poco que se salva en un inicio desalentador.

Un partido ha disputado Juan Soriano y aún no ha recibido goles. Fue en la quinta jornada ante el Rayo Vallecano. Debilidad en su momento de Unai Emery, el portero de Benacazón (en su día dio el paso del Betis al Sevilla en las categorías inferiores) está a la espera de nuevas oportunidades. Suele alternar en las convocatorias con Ondoa, que sigue sin contar para Tevenet. Se da el caso que el camerunés no entra en los planes del míster (sucedía lo mismo con Diego Martínez la temporada pasada), pero es internacional con Camerún. De hecho, no estará ante el Cádiz CF por este motivo.

En resumidas cuentas, difícil papeleta para unos porteros que quieren seguir progresando en la LFP para poder dar el salto al primer equipo. Basta con mirar que los dos guardametas de la primera plantilla del Sevilla FC proceden de sus categorías inferiores: Sergio Rico y David Soria. Ahí es nada.

La defensa

La línea de 4 del Sevilla Atlético suele estar formada por David Carmona (lateral derecho), José Joaquín Matos (lateral izquierdo), Álex Muñoz y Berrocal (centrales). Las bajas le impiden modificar la alineación.

Los laterales siguen siendo los mismos que tan buen rendimiento han dado en Segunda B y Segunda. El cordobés siempre se ha caracterizado por ser un jugador incombustible y con pundonor, mientras que el utrerano (criado en la misma escuela que Álvaro García y Rubén Cruz) es una de las perlas de la cantera nervionense. Ambos ya han debutado con el primer equipo. Aportan recorrido y son ofensivos. Bien es cierto que al no estar bien el equipo, su nivel ha bajado este curso. Todo va unido. Ahora bien, ni Borja San Emeterio (lesionado) ni el isleño Felipe Chacartegui son alternativas en este momento.

En el centro de la zaga es donde está uno de los grandes problemas del Sevilla Atlético. Álex Muñoz y Berrocal son los encargados de ocupar esta posición y no hacen olvidar a Bernardo (Lugo) y Diego González (con el Málaga en Primera). Zurdo, el alicantino cumple su segunda temporada en el Sevilla Atlético y ha pasado de ser suplente a la forzosa titularidad. Es lo que hay. Algo blando y con salida de balón es el autor de uno de los tres goles del filial sevillista hasta la fecha. Intenta complementarse a marchas forzadas con el joven Berrocal, titular desde la tercera jornada. Este último, que va bien en el juego aéreo pero acumula despistes propios de su juventud, le ha ganado la batalla al argentino Konyk, una de las incorporaciones que tuvo que salir del once debido a su pésima actuación.

A todo ello se une la lesión del central Cristian González, zaguero que estaba llamado a dar un paso al frente. Otros jugadores como Amo y Núñez, que sigue esperando su ocasión desde el Sevilla C, no entran en las quinielas hasta ahora.

El centro del campo

Fede San Emeterio y Yan Brice Eteki son los hombres del mediocentro. La marcha de Toño Cotán al Valladolid y Borja Lasso (aunque jugaba más adelantado) al primer equipo nervionense les abre a ambos la puerta de la titularidad de par en par. El primero, hermano gemelo del lateral Borja, ya fue indispensable la campaña pasada tras llegar procedente del Racing de Santander. En su momento fue campeón de Europa sub 19 con la selección española. El segundo, renovado a principios de año hasta 2019, ocupa más el perfil izquierdo y también dejó huella el curso pasado. Berizzo ya se interesó por él en la pasada pretemporada e incluso llamó la atención del Levante este verano.

Tevenet busca con ambos jugadores la contención y la fuerza. El despliegue físico de Yan Brice Eteki aparece junto a la corrección de Fede. Sin embargo, si algo le falta al filial sevillista es fútbol en la medular. Ahí radica otro de los problemas del equipo.

Por ahora las otras vías no llegan. El pivote de contención uruguayo Felipe Carballo, una de las esperanzas del verano al pagar el Sevilla FC 1,2 millones de euros por el 80% de su pase, está lesionado. Ni él ni el georgiano Giorgi Aburjania, concentrado con su selección, pueden jugar ante el Cádiz CF. De hecho, este último fue titular ante Serbia y era sustituido dejando su sitio a Vladimir Dvalishvili. Se trata de un jugador de fuerte carácter que por su polivalencia puede jugar en el doble pivote o por delante. Ahora bien, no termina de dar un golpe sobre la mesa un año más.

Desde la segunda línea son cuatro los jugadores que aspiran a hacerse con la titularidad: Curro, Olavide, Pozo y Aitor Cantalapiedra. Dos de ellos o tres suelen ser los elegidos en función del sistema empleado por Tevenet: 4-4-2 o 4-2-3-1. Ante el Cádiz CF todo apunta a la segunda opción.

Curro, uno de los grandes baluartes de este Sevilla Atlético, da un paso al frente. El onubense, autor de otro de los pocos goles sevillistas, tiene disparo y mordiente. También ha tenido sus minutos con el primer equipo durante el ejercicio anterior. Jugador a seguir que puede jugar por la derecha o detrás del punta. Eso sí, tiene una misión muy difícil: suplir a Ivi, actual jugador del Levante y baluarte del Sevilla Atlético la temporada pasada con sus goles y asistencias.

La calidad de Pozo desde la segunda línea está fuera de toda duda. El de Huévar del Aljarafe apenas tiene 18 años y ya lleva dos en la categoría de plata. Talento en estado puro que se abrió paso la campaña pasada pese a su juventud. De ser revelación ha pasado a cargar con grandes dosis de responsabilidad.

Aitor Cantalapiedra (canterano de Barça y Villarreal que puede jugar por ambos extremos) y Olavide (cedido por Osasuna) son opciones desde la banda izquierda. El primero destaca por su desborde, el segundo por su buen trato de balón.

Por otra parte, la participación del linense Juanje, Mesa y Bilal Boutobba no deja de ser testimonial.

La delantera

Dos son los delanteros con los que cuenta el Sevilla Atlético de cara a esta temporada: Marc Gual y Carlos Fernández. Tevenet intentó apostar por el 4-4-2 para incluir a ambos en el once, aunque hasta la fecha no ha tenido una respuesta favorable.

Marc Gual, autor de 14 goles desde que llegara ya iniciada la temporada pasada, no está disponible para este encuentro al encontrarse con la selección española en la fase de clasificación para el Europeo sub 21 de Italia. Rematador nato, aún no se ha estrenado. El equipo no fabrica acciones de peligro y no tiene oportunidades para demostrar su valía.

Carlos Fernández, que también ha debutado con el primer equipo en su momento, es teóricamente el líder del Sevilla Atlético en su faceta ofensiva. Como el equipo, no está rindiendo al nivel esperado. Se espera mucho más de él. Autor, de penalti, de otro de los goles del equipo.

Sin Carrillo como tercera vía (ahora en las filas del Cádiz CF), Rubén (Sevilla C) podría aparecer en un futuro como alternativa. De momento, nada.