Los jugadores de La Hoya Lorca celebran un gol en el Artés Carrasco.
Los jugadores de La Hoya Lorca celebran un gol en el Artés Carrasco.

Cádiz CF

Análisis de La Hoya Lorca: Cuidado con estos locos bajitos

El 'brócoli mecánico' cuenta con un ataque de baja estatura y mucho peligro

Por  11:00 h.

Paco García es el entrenador de La Hoya Lorca, un equipo que estuvo muy cerca de ascender a Segunda A hace dos temporadas (fue eliminado por L’Hospitalet en la segunda ronda del ‘play off’ tras pasar la primera ante Las Palmas Atlético) y que la pasada estuvo peleando por no descender. En ambas campañas el técnico fue José Miguel Campos, que prefirió acudir a la llamada del Granada para dirigir a su filial. La directiva del ‘brócoli mecánico’ siguió apostando por un perfil bajo y llamó a Paco García, que entrenaba al Murcia Imperial, filial con el que cerca estuvo de ascender a Segunda B.

Hoy por hoy, La Hoya Lorca recuerda más al de hace dos años que al del curso pasado. El objetivo, como siempre, es la permanencia, pero si se gana en Cádiz y esos siete puntos se quedan reducidos a cuatro, quien sabe si podría comenzar a pelear por un objetivo más ambicioso. Paco García, que no ha repetido un once en todo lo que va de Liga, sí que se mantiene fiel a un sistema, el 4-2-3-1, donde varios locos bajitos son los encargados de llevar el peligro al área contraria.

La portería

Salcedo, de 25 años. Ha disputado todos los minutos que se llevan disputados. Llegó el pasado verano de La Roda para sustituir a Raúl Moreno, que se fue al Mérida, y es su primer año en el club. Este portero que ha pasado por las canteras de Albacete o Valladolid tiene como principal virtud su seguridad por alto. Además, se encuentra en racha ya que la semana pasada detuvo un penalti al Linares en la victoria en el Artés Carrasco por 2-0. Ha salvado muchos puntos. No es extraño saber que está siendo uno de los más destacados del equipo. Su suplente es Carlos Molina, un joven de 24 años que ha vuelto tres años después al club tras probar fortuna en el Murcia Imperial y el Cartagena, donde apenas jugó. Molina fue el suplente de Alberto Cifuentes en la temporada en donde La Hoya Lorca acarició la Segunda A.

La defensa

Juan Pedro Pina, capitán e indiscutible en el carril derecho. Suma su tercera campaña en La Hoya Lorca. Julián Domínguez es su sustituto aunque también Paco García lo utiliza en el interior derecho. Julián ya estuvo hace dos temporadas en La Hoya Lorca pero dio el salto al UCAM Murcia, donde jugó muy bien pese a no renovar. Este sábado puede que juegue a pierna cambiada debido a que el lateral izquierdo titular Alcántara, es duda por problemas en los isquiotibiales. Alcántara llegó procedente del Logroñés en el mercado invernal de hace un año y fue un hombre importante en la permanencia. Se ha quedado solo en el lateral izquierdo después de que su suplente, Belda, se haya ido al Jumilla en enero.

Las cosas están claras también en el centro de la defensa. El algecireño Mario Ramón no estará en Cádiz por acumulación de tarjetas y La Hoya Lorca lamentará su presencia ya que dota a la zaga de contundencia. Mario firmó este verano pasado por La Hoya Lorca tras jugar en el Tudelano. El sub’23 Grego Sierra juega en La Hoya Lorca gracias a Paco García, que se lo trajo del Murcia Imperial. Le ha costado entrar en el equipo pero ha ido sumando minutos debido a las bajas y está haciendo una temporada de menos a más. Compartirá en Carranza el centro de la defensa con Antonio López, que lleva tres goles en su segunda temporada en La Hoya Lorca. Lleva tres semanas fuera del equipo por molestias en la rodilla pero ya jugó la semana pasada ante el Linares. Ha pasado por las categorías inferiores del Levante.

El centro del campo

El buque insignia es el elicantino Pardo, que llegó hace un año del Hércules para convertirse en el sostén de La Hoya Lorca. Fue, junto a los también refuerzos Álex Bernal e Ibrahim, clave en la permanencia del ‘brócoli mecánico’ en la categoría de bronce. Este mediocentro de contención lleva un mes sin entrar en juego pero se prevé que este sábado esté sobre el césped de Carranza. La Hoya Lorca ha tenido que hacer un esfuerzo el pasado mercado invernal para retenerlo ya que le llegaron varias ofertas para salir. El canario Airam Benito es su sustituto en las rotaciones de Paco García. A diferencia de Pardo, Benito tiene un fútbol más lento, más pausado y más de toque aunque sin apenas profundidad. Es el que menos minutos ha jugado de los mediocentros.

Álex Bernal llegó en el mercado de invierno de la temporada pasada procedente del Huesca. Este sevillano, formado en la cantera del Betis, es uno de los cerebros que hace jugar a equipo. Es el primero de los bajitos peligrosos de La Hoya Lorca, que también cuenta en el centro del campo con Gonzalo Poley. El sanluqueño comenzó muy bien la Liga, siendo el amo y señor de las jugadas a balón parado aunque sufrió un bache en su juego del que ha salido hace un par de semanas tras recuperar su mejor forma. El quinto mediocentro en discordia es Miguel Ángel Ortuño, que tiene ficha del filial y es un joven del que suele tirar Paco García para rellenar convocatorias cuando llegan las bajas. Rara vez ha participado en el juego.

Como Poley, también puede actuar de mediocentro como de interior Edu Alarte, otro de los jugadores que viene de la mano de Paco García al militar el año pasado en el Murcia Imperial. Polivalencia asegurada en el centro del campo.

Las bandas y la mediapunta

Todos ellos pueden juegar tanto en la izquierda como en la derecha, pasando por la mediapunta. De hecho, durante los encuentros suelen alternar sus posiciones. El balear Rubén Martínez, que llegó el verano pasado del Sant Andreu, es otro de los bajitos de La Hoya Lorca capaz de desnivelar un partido en sus últimos metros. Lleva cinco goles. Carlos Martínez está jugando ahora por banda, pero comenzó siendo delantero centro ante la carencia goleadora de los que pusieron a disposición de Paco García al comienzo de la temporada. De baja estatura, lo pasaba muy mal pugnando con los centrales rivales. Todo lo contrario que jugando escorado en la banda, donde sorprende con su llegada y aprovechando la velocidad. Lleva cuatro goles, tres en los últimos tres partidos. Cassama, africano de Gambia formado en el Zaragoza y que llegó del Huesca en verano, es la rapidez personificada. Tiene un buen dribling aunque le pasa como a muchos de sus paisanos, que es muy intermitente en los partidos. Marcó, saliendo desde el banquillo, el gol que le sirvió a La Hoya Lorca para ganar 0-1 en el campo del San Roque de Lepe hace dos semanas. Por último, el sub’23 Roberto Alarcón, cedido por el Murcia y traído también por Paco García. Es la perla del Real Murcia y es un virtuoso tirando faltas. Lleva cuatro goles, algunos majestuosos como uno que marcó al Melilla en la goleada en el Artés Carrasco.

La delantera

Francis Ferrón ha sido la última apuesta invernal del exdirector deportivo de La Hoya Lorca, Manolo Molina, que tras la llegada del inversor chino Xu Genbao presentó su dimisión. Ferrón llegó del Linares, precisamente, rival con el que se estrenó como goleador con su nueva camiseta la semana pasada en la victoria por 2-0 en el Artés Carrasco. Francis Ferrón ha sido el fichaje más deseado después de una primera vuelta en la que ninguno de los dos delanteros sub’23 que ya estaban pudieran destacar. Quienes más ventaja sacan de la presencia de Ferrón son los segundos líneas Poley, Carlos Martínez, Roberto Alarcón o Rubén Martínez.

Y eso que Dani Carballo, procedente del Tenerife B, comenzó con ganas estrenándose como goleador en la primera jornada ante el Villanovense. Sin embargo, con el paso de los partidos el tinerfeño fue perdiendo facultades. Menos protagonismo ha tenido el paraguayo sub’23 Pibe, que apenas ha entrado en los planes de Paco García tras recalar en La Hoya Lorca procedente del Villarreal de División de Honor. A Cádiz no viajará por un virus.