Álvaro García, en El Rosal, antes de un entrenamiento en el campo principal.
Álvaro García, en El Rosal, antes de un entrenamiento en el campo principal.

Cádiz CF

Álvaro García: “Tenemos que saber jugar con el ímpetu de los rivales”

El extremo del Cádiz CF destaca la competencia que hay en el vestuario

Por  16:26 h.

El pasado sábado estuvo muy cerca de conseguir su cuarto gol consecutivo en cuatro semanas, pero el arquero del Betis B, tras un pase que recibió de Dani Güiza, se lo impidió con su pierna izquierda. Álvaro García vive su mejor momento desde que llegó al Cádiz CF y el hecho de que aparezca en la tabla de goleadores -es el pichichi actual del Cádiz CF- con cuatro goles no es una coincidencia. Le ha costado ganarse la titularidad con Claudio, pero hoy por hoy, el extremo extremo utrerano se lo ha ganado con creces su protagonismo.

El jugador sevillano ha concedido una entrevista a los medios oficiales del club y Canal Amarillo se hace eco de sus palabras. No esconde que es el trabajo su principal virtud, pero admite que también la fortuna juega un papel trascendental en su explosión. “Creo que la suerte siempre hay que buscarla, si no, es imposible que llegue. Me queda este año marcar de cabeza. El año pasado en el Racing de Santander pude meter dos de cabeza, pero mientras que entren, da igual”, comenta sobre sus goles marcados a Cartagena, Melilla, San Roque de Lepe y Linares, alguno con la derecha y alguno con la zurda.

Preguntado sobre si ha gozado de una racha similar a lo largo de su carrera, responde que “cuando estaba en el Utrera casi todos los partidos marcaba. Tuve una racha muy buena que me valió para fichar por el San Fernando y debutar en Segunda B”.

Aunque es el actual máximo goleador del Cádiz CF, tiene la esperanza de que los delanteros comiencen a mojar con asiduidad por el bien del equipo. “Es cuestión de tiempo que haya compañeros que me alcancen porque hay delanteros muy buenos en el equipo. Estoy convencido que les llegará la racha, porque tienen muchas cualidades”.

Álvaro García es propiedad del Granada pero jugó la pasada campaña en el Racing de Santander como cedido. Por tanto, sabe un poco de la exigencia en un equipo puntero. “Allí (en Santander) había también bastante presión, la afición exigía mucho como la del Cádiz CF. Pasamos momentos malos durante la temporada, y de todo se aprende. La experiencia es fundamental”.

Aunque el año pasado competió en una categoría superior, el pequeño extremo del Cádiz CF dice que “en Segunda B es muy difícil ganar partidos. No todos los partidos pueden ser espectaculares en juego. Hay que saber sufrir fuera de casa, donde los equipos aprietan. Estando tranquilos recuperaremos el fútbol que hemos hecho”.

Las cosas ahora se están torciendo, especialmente en casa, donde no se gana desde que se goleó al Villanovense hace ya más de un mes. “Era difícil pensar que nos pudiera llegar una racha así en casa. Nuestra idea es hacer de Carranza un fortín, pero tenemos que saber jugar con el ímpetu de los rivales, porque vienen a hacer su partido.

Los informes decían de Álvaro García que se trataba de un jugador polivalente, pero Claudio no lo saca de la banda derecha. “Siempre he jugado en esa posición, pero también lo he hecho por banda derecha, de mediapunta o delantero. Mientras juegue, me da igual donde.

“Lo que es más complicado asimilar es la competencia que hay. Somos muchos jugadores y muy buenos en las posiciones de ataque. Eso hace que nadie se pueda dormir, porque entra otro y lo hace incluso mejor. Hay mucha calidad que nos tiene en tensión a los futbolistas”, comenta respecto a la competencia que hay en el vestuario amarillo.

García recuerda los inconvenientes que tuvo cuando jugó en el San Fernando, donde iba en tren cada día para entrenar. “Fue un año muy difícil en el San Fernando. Me costaba mucho trabajo ir y volver cada día en tren, casi dos horas. Ahora estoy viendo la recompensa y estoy encantado”.

El utrerano fue fichado por el Granada a mitad de temporada el año que defendía los colores del conjunto isleño. Y en un abrir y cerrar de ojos, se vio de jugar en Segunda B a hacerlo en Primera con el club nazarí. “El 2013 fue un año espectacular. En enero estaba en el Utrera y en agosto debutando en Primera División. Fue un cambio muy grande que había que saber llevar”.

Por supuesto, no puede olvidar el enfrentamiento copero que espera a inicios de diciembre frente al Real Madrid. “El Bernabéu es muy difícil de pisarlo si no estás en Primera, pero el partido bonito de verdad se va a jugar en Carranza”, comenta en cuanto a sus preferencias de jugar en Chamartín o hacerlo en Cádiz.