Álvaro García, en el partido ante el Getafe.
Álvaro García, en el partido ante el Getafe.

Cádiz CF

Alvarito, de revulsivo en Segunda B a arma letal en Segunda

El extremo aparece al frente de la tabla de asistentes de Segunda con ocho pases de gol

Por  16:42 h.

La vida da muchas vueltas. Y el fútbol, el doble. Y en mucho menos tiempo, además. Ver el recorrido que lleva andado (corrido) Álvaro García es una prueba evidente de lo mucho que puede crecer un futbolista en menos de un año. Porque lo del extremo utrerano no es ni medio normal.

Alvarito no llegó a ser titular indiscutible en el Cádiz CF, donde llegó cedido el Granada con el perfil parecido a la de tantos pequeños extremos que han pasado por Segunda B defendiendo la elástica amarilla, hasta bien entrada la segunda vuelta. Claudio lo utilizaba de revulsivo, y lo cierto es que el ex del San Fernando aportó muchos goles importantes (de esos que aportan puntos) hasta que se coronó con su golazo en Santander, el que fue su noveno y definitivo en la temporada pasada. Y sí, también daba asistencias. La de más raza, la que aún se recuerda con dolor y orgullo, fue una que dio en Carranza con el tobillo como una patata. El pequeño, que se pasó jugando cojo cerca de media hora para ayudar a su equipom metió como pudo un balón al área para que Abel cabecease, el portero del filial repeliera el balón y Lolo Plá lo metiese dentro en el minuto 94. Los abrazos se los llevo el extremeño. A Alvarito le esperaba la enfermería tras salir en brazos de los médicos porque literalmente ya no podía andar. En esos momentos, Alvarito era uno más.

Era un jugador menudo. Que se presentó en el Trofeo Carranza con una camiseta XXL, o que al menos le quedaba más grande que un albornoz. Pero llegadas las últimas jornadas llegó Cervera y le encomendó la delantera en El Ferrol, donde con otro golazo comenzó a llenar de esperanza el zurrón de un cadismo deprimido.

Ha pasado medio año ya y Álvaro García es jugador del Cádiz CF y todo hace indicar que lo será por poco tiempo porque el pequeño no para de crecer.

Este año no está muy fino de cara a puerta pero sus carreras, sun presión en la defensa y sus asistencias hablan por sí solas. Marcó un gol en Lugo, el de la victoria a pase de tacón de Güiza y, ojo al parche, lleva la friolera de ocho asistencias, las que le valen para estar al frente de la clasificación de LaLiga123 junto a Julio Álvarez (Numancia) y Ady (Girona). En Soria, sumó sus dos últimas a Salvi y Ager Aketxe.